EL MIEDO HA LLEGADO


LeilaAbidar

PUBLICADO EL 10 marzo, 2019

 63 horas, el miedo ha llegado

 

Los alimentos refrigerados han comenzado a dañarse, no se consigue gasolina para desplazarnos y menos para alimentar la pequeña planta de un vecino que mantiene el congelador de otro y que se hizo pequeño para guardar lo poco que hemos podido salvar de nuestras neveras.

Escribo y pienso en mi mama y mis sobrinos pequeños, siento miedo de que esto se prolongue. No hay noticias al respecto, no informan sobre lo que realmente ha ocurrido en nuestro central hidroeléctrica del Guri, se ha limitado el sátrapa a sacar el ejército a la calle… creo que lo que se viene en la próximas horas es el saqueo, la desesperación marcará la pauta. Ayer dos amigas quedaron atrapadas en un minimarket por una turba que rodeó el local. Los nefastos colectivos (fuerzas de choque del régimen) amenazando al pueblo y aterrorizándolo, haciendo disparos al aire en Caracas en las zonas populares para sembrar miedo…

¿Qué nombre ponerle a esto que nos pasa?

Ruego al cielo no enfermarnos, que no nos falte comida, al menos a los mas vulnerables, que no quedemos incomunicados, que no tengamos que salir de noche por una emergencia…

Control de daños, administración de recursos, solidaridad vecinal, cuidarnos en extremo para no enfermar, no estar solos mucho tiempo, tratar de reír a pesar de…

¿Cómo estarán en los barrios?

¿Qué más tiene que pasar?

Ya no tengo ni ganas de hablar…

 

REPRODUCIDO DEelblogdeleilaabidar.wordpress.com

Anuncios

Emociones… Rabia 😤 (2)


Las emociones nuevamente…

Las que no son, ni buenas, ni malas; simplemente son parte de nosotros los humanos, y quizás de lo que más nos mantiene en esa condición… humana.

Hemos escuchado hablar muchas veces acerca de “la rabia ” y su potencial de hacer daño, de las co secuencia negativas que puede traer en las relaciones y hasta en nuestro propio organismo; sin embargo en este momento, ella es propicia.

Rabia, al no entender como se puede querer tan poco a una Nación y su gente para dejarla sumergida en la más profunda indignidad.

Rabia, de la impotencia que da el saber que muchas personas (más de las que pueden recogerse en las redes sociales) están muriendo segundo a segundo por falta de alimentos, medicinas y ahora por falta de la electricidad oportuna en los centro asistenciales.

Rabia, de luchar con los precios mas altos en…

Ver la entrada original 236 palabras más