LA ESPERANZA


Un amigo, viendo lo que había escrito últimamente, me comentaba, que había que tener Esperanza. Y le doy toda la razón …

Lo que me sucede y debe pasarle a casi todo el mundo, es que el día a día va acumulando una carga de realidades que no son agradables y van aplastándonos con algo que nos dificulta o a veces, impide movernos …

Entonces, esperar que algo bueno, diferente suceda, parece muy lejano o tal vez imposible y así, esa “mochila” de acontecimientos cada vez pesa más … Pesa tanto, que sentimos que no podemos cargarla y entonces, en mi caso, como una especie de catarsis, hago lo único que puedo hacer y escribo …

  • Y como ya ha sucedido otras veces, el mito de Pandora regresa a mi memoria para recordarme que después de salir   todos los males, que inundan el mundo y afectan más tarde o más temprano a todos por igual, la Esperanza, tímida, emerge a la luz. Es lo último en la caja de Pandora, que en realidad, parece ser que era una bolsa, porque lo de caja, según sé, es una transformación medieval …

Y entonces, después de todo lo malo, queda la Esperanza, tal vez tímida, como digo, apocada, cauta … La Esperanza es quien nos hace sobreponernos al Mal y no piensen que lo que escribo, supone haberla perdido, sino que su cautela, impide que nos grite “¡Aquí estoy!” y a veces es difícil de notar. Pero no significa otra cosa que el barullo nos agrede y distrae; la Esperanza está ahí, esperando … “Esperando”, porque la Esperanza es paciente y espera, aunque digan que “es lo último que se pierde” …

La Esperanza espera que nos demos cuenta de su presencia, y entonces, sonreirá y vendrá para salvarnos.

¡Abrazo para todos!

Imagen: https://losvalores.org

Anuncio publicitario

Y SON LAS GOLONDRINAS NUEVAMENTE…


De pronto, hoy, en la mañana, por la primera vez en este año he visto desde mi ventana a las golondrinas volar, como pequeñas saetas aladas, cruzando sobre el jardín y recortándose contra un cielo que a veces todavía es medio gris, pero que poco a poco deja pasar el sol, que se convertirá –ya pasó en otros varios días- en antorcha brillante, recordando que un febrero veraniego nos visita …

Y son las golondrinas las que parecen celebrarlo, con sus chillidos y volar entusiasta que, de pronto, dan alegría estos días difíciles …

Imagino que traen en sus pequeños picos, trocitos de esperanza, que, en medio de sus cabriolas voladoras, irán dejando caer, y como un bálsamo, aliviarán las penas de mi tierra.

IMAGEN: Sótano de las golondrinas. http://www.youtube.com/watch?v=ZomtZyTpyTs

GOLONDRINAS


El sábado, un piar extremo me llamó la atención, miré por la ventana y sería muy poético decir que el cielo estaba negro y latía, pero en verdad es que una verdadera nube de golondrinas volaba, como ellas lo hacen, yendo y viniendo, en elegantes y rápidas evoluciones…

¡Golondrinas! Hace muchos años que no las veía y mi entusiasmo hizo que recordara, que no las veía, por lo menos cuarenta años, lo que no causó mayor admiración en quienes me escuchaban, porque seguramente pensaron que exageraba y ahora que escribo, pienso que tal vez eso sea cierto, pero lo que pasaba era que yo no las notaba, no les hacía mayor caso…

Lo cierto es que ver a las golondrinas volar y piar el sábado por la mañana, despertó en mí un extraño entusiasmo, como el que experimenta alguien que encontró de repente, lo que no pensaba hallar; tal vez fueron recuerdos, tal vez maravillarme de esa alegría que transmiten, quizás, amarrado a la tierra y ahora confinado, sentí una cierta envidia de su libertad…

En realidad, no lo sé, solamente que me acordé –por supuesto- de Bécquer y sus “oscuras golondrinas”, del dicho ese de “una golondrina no hace verano” y que, si no me equivoco, las golondrinas anuncian el verano (francamente, no sé si en este o en el otro hemisferio) …

Sentí que la semana iba a terminar bien y que esas golondrinas eran un buen anuncio, el de tiempos mejores.

Ojalá que así sea.

Imagen: mx.depositphotos.com

NO ES MÁS QUE UN HASTA LUEGO


NO TE DIGO ADIÓS, SINO HASTA PRONTO

Por qué perder las esperanzas

de volverse a ver…

Por qué perder las esperanzas

si hay tanto que ver.

 

No es más que un hasta luego

No es más que un breve adiós…

Muy pronto junto al fuego

Nos reunirá el Señor.

 

Con nuestras manos enlazadas

y en torno al calor…

formemos esta noche

un círculo de amor.

 

No es más que un hasta luego

No es más que un breve adiós…

Muy pronto junto al fuego

Nos reunirá el Señor.*

*Canción de despedida de los Scouts.

 

Te vamos a extrañar, Javier, pero sabemos que pronto volveremos  a estar todos juntos en un recreo eterno, donde no importan   los goles pero siempre se necesitan jugadores y barristas.

Manolo.

INKY DINKY ARAÑA


INKY DINKY ARAÑA

Escuché a un niño pequeño que estaba jugando con sus papás,  cantar en su “media lengua” la antigua canción infantil “Inky Dinky” araña”; lo que me pareció hermoso es que los padres, que debían ser jóvenes, le hubiesen enseñado al chiquito una canción inocente en estos tiempos de Avengers y Transformers.

 

Me hizo pensar y desear que volviéramos a la ingenuidad que permite considerar a Inky Dinky una amiga y no imaginar arañas gigantes que invaden el planeta; debo decir que –como a mi padre- no es que me gusten las arañas y sea un fan de ellas, pero el cantito produjo por un instante la magia de aceptar a estos bichos como un animal más, sin anteponer lo que pueden ser prejuicios atávicos.

 

Tal vez, si recuperáramos esa mirada inocente e incontaminada del niño pequeño, las cosas irían mejor y todos seríamos amigos… ¡hasta de las arañas!: «Inky Dinky Araña, subió por un palito…”.

 

Imagen: viyoutube.com