ESPERAR CONTRA TODA ESPERANZA


Tal vez, lo único que queda es la Esperanza.

Esa, que, según el mito, esperaba para salir al final del ánfora de Pandora*, luego de todos los males del mundo…

Esperanza en que algo sucederá, que se impondrá la cordura y todo será una pesadilla, un mal sueño…

Tengo la Esperanza de que el Perú despierte y todo el desbarajuste quede atrás…

Dicen que la Esperanza es lo último que se pierde, pero me aferro a ella, porque siento que no puedo hacer nada…

Que la Esperanza sea una realidad, y el salvavidas en este mar embravecido…

*El mito de Pandora, cuenta que Zeus hizo crear a Pandora, una mujer bella que llevaba una jarra (y no una caja, como recién se menciona en una versión de la época renacentista) que contenía bienes. Al abrirse, la jarra, los bienes volaron volviendo a las mansiones de los dioses, dejando a los hombres afligidos por los males y lo único que pudieron conservar de los bienes, fue la Esperanza.

Imagen: http://www.larepublica.net

CONEJOS DEL SOMBRERO


Siempre salía con una ocurrencia, una novedad, la respuesta inesperada…

Sacaba conejos del sombrero” y era famoso no solamente por lo oportuno, sino por la “pirotecnia” que usaba al hablar, para argumentar o aseverar algo.

Era ducho en asombrar y lo hacía eficientemente, dejando con la boca abierta al auditorio, que sentía ganas de aplaudir su gran habilidad…

No importaba el número de los oyentes, los temas que se trataran o la situación: Palabras que parecían cuidadosamente elegidas, los pensamientos “irrebatibles” y la actitud pacífica, pero triunfadora, eran sus “armas”.

Se jactaba de que nunca, nadie, le había ganado en una discusión o en un debate. Era veloz, brillante y muy popular…

Pero había un problema:  Era parlamentario y únicamente hablaba.

Imagen: es.vecteezy.com

LOS PUTUTUS DEL APOCALIPSIS (Que se viene con todo…)


Y los siete ángeles que tenían los siete pututus se dispusieron a tocarlos.

El primer ángel tocó el pututu y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó y se quemó toda la hierba verde.

El segundo ángel tocó el pututu y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.

El tercer ángel tocó el pututu, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.

Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.

El cuarto ángel tocó el pututu, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche.

Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: “¡¡Ay, ay ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de pututu que están para sonar los tres ángeles!!”

NOTA: El texto es del “Apocalipsis”, sustituyendo las trompetas, que aparecen en el original, por “pututus” o “pututos”, que son un instrumento sonoro de origen andino.

Imagen: http://www.elpopular.pe

CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE


CUANDO EL DESTINO

A estas alturas en el Perú, nadie sabe precisamente lo que va a pasar, pero por los indicios, el destino de nuestro país no es bueno para nada…

Llegamos al Bicentenario después de una larga y agotadora carrera de doscientos años y parece que no alcanzaremos la meta, sino en un estado calamitoso, que ha ido poniéndose peor en los últimos tiempos…

Hoy más que nunca, la frase de Jorge Basadre, acerca de que el Perú es un “País de desconcertadas gentes”, cobra realidad y si miramos las últimas encuestas electorales, que llegan hasta el domingo pasado, veremos que un porcentaje muy elevado de votantes no tiene ni idea de por quién votar o no querría hacerlo, porque no le interesa y que aquellos que se deciden por alguien ni siquiera llegan, individualmente, a un 20% en su preferencia.

Y si esto es para voto presidencial, la atomización en lo que sería el voto congresal es peor aún y nos condena a un congreso tan fragmentado que “mayoría” rima con “utopía”, lo que hace que el panorama sea ófrico.

Ya el “Chapulín Colorado”, falleció y la frase conocida, repetida en voz alta “¿Y ahora, ¿quién podrá salvarnos?” queda flotando en el aire, sin ninguna respuesta.

Imagen: http://www.storyblocks.com

PARECE QUE VA A LLOVER, EL CIELO SE ESTÁ NUBLANDO…


“…Parece que va a llover, ¡Ay mamá me estoy mojando!”

Parte de la letra de la vieja canción se adecúa perfectamente al “clima” electoral que vive el Perú.

Si el cielo se nubla, es que va a llover y el cielo peruano se oscurece, porque lo que se viene, a no ser que algo suceda en contrario, va a ser una copiosa lluvia de cinco años de duración.

Una lluvia que hará que lo sucedido hasta hoy sea un goteo, una lloviznita limeña y no el aguacero serrano o selvático que se avizora…

Creo que no queda otra cosa que prepararse para resistir el embate de las aguas, que, con la precipitación desencadenada, aumentará, produciendo un huayco o aluvión desastroso, que promete no dejar piedra sobre piedra en un país donde las piedras ya estaban muy flojas…

Nos espera un congreso fragmentado, atomizado e ingobernable que se unirá solamente para su beneficio y así terminar de destruir lo que el huayco haya “olvidado” …

¿Hacer qué…?

Prepararse para lo peor.

Saber que la inestabilidad nacional arreciará, encomendarse al santo preferido, esperar que este escuche, recordar que hemos vivido otras crisis terribles y aplicar los recursos que esos días aciagos nos enseñaron a usar.

Más vale prevenir que curar”, dicen y ojalá estemos a tiempo de hacerlo, porque tal como van las cosas… ¡No hay quien nos cure!

Imagen: http://www.zazzle.es