TODO TIENE FECHA FINAL


Todo-tiene-fecha-final.jpg

Es verdad, todo tiene fecha final, nada se eterniza haciéndose y menos en publicidad, donde los tiempos suelen ser cortos y los plazos están siempre por vencer.

Una vez, el recordado Carlos Barreto, con quien tuve el honor de trabajar en JWT, me preguntó durante una especie de conversatorio que teníamos en la agencia y que estaba destinado a que todos supiéramos lo que hacía el otro, escuchando sus propias palabras, “¿Cuánto pules un texto antes de considerar que está listo…?”.

Yo me quedé pensando y le respondí: “Es como si a una piedra la sobas y la pules muchísimas veces: en un momento la piedra se convertirá en arena y dejará de ser piedra. Ya no tendrás piedra y a la arena, Carlos, se la lleva el viento”.

Me acostumbré a “pulir” los textos y a trabajarlos con el fin de mejorarlos, pensando siempre en que había una fecha final inamovible y para ese entonces el texto debía haber pasado todas las pruebas a las que pudiera someterlo y estar a tiempo en manos del director de arte si se trataba de un aviso y si era un guion para spot de televisión o uno para radio, mi parte (el texto y la visualización sugerida, de ser necesaria), debían estar con antelación a la fecha final, en manos de los que producirían el material.

La fecha final era exactamente eso y no había ni vuelta que darle: se trabajaba siempre con esa fecha en mente; por eso me resulta raro cuando alguien le da largas a un asunto cualquiera; todo tiene su término y como decía mi padre: “La hora es la hora, ni antes, ni después…”

Todo tiene fecha final.

Publicado en codigo.pe 6.12.2019.

PAGUE CON SENCILLO


PAGUE CON SENCILLO.jpg

Era cobrador de microbús y en las horas punta dupleteaba como acróbata o equilibrista y desafiando al peligro, al grito de “¡lleva, lleva…!” o al de “¡al fondo hay sitio…!” se colgaba de la puerta, mientras el vehículo aceleraba, dribleando a la competencia, para ganar pasajeros.

 

Imagen: siyahenperu.wordpress.com

 

LA TRAVIATA


LA TRAVIATA.jpg

Siguiendo con la ópera, esta, también de Verdi, se traduciría al español como “La Extraviada”, aunque aquí en el Perú se dice “¡La Traviata…!”, queriendo decir “¡El acabose!”.

 

El título de esta obra le viene muy bien a la Cultura peruana, porque aunque el ministro tenor ahora sea un ex, la Cultura parece que se les perdió y no les importa mucho a los del gobierno; es pues, propiamente, “La Extraviada”…

 

No se entiende de otra manera el que haya habido tantos ministros que se han sucedido en la cartera y francamente ya perdí la cuenta, pero creo que son ocho o nueve…  Barrunto que lo que pasa es que ninguno ha encontrado a La Extraviada y cuando alguno estaba sobre la pista, fue cambiado para que se empezara de nuevo con la búsqueda: “Cultura… Where are you?”

 

La Cultura es tan poco importante que se pierde, como un clip en el cajón del escritorio; tanto, que en el Perú se reduce al parecer a Machu Picchu (porque se cobra entrada, atrae turistas y da renta), a un par de ruinas más y al vals criollo ese que se titula “Si te vas… ¿Qué me queda?”.

 

Patito feo de la gestión presidencial, a La Cultura se la ningunea, se la pierde y se prenden velitas a San Blando (ése que “no se sabe cuándo”), para que no aparezca nunca, porque la Historia que se enseña es histeria y el tema parece ser tan peligroso que, como dijo el nazi Hermann Göring: “Cuando oigo la palabra cultura, echo mano a la pistola”.

 

Dicen que somos un país culturalmente riquísimo pero sin embargo el presupuesto del ministerio de Cultura es ínfimo… ¿Un sinsentido? ¡Nooo…! Lo que pasa es que se ahorra para que los teleféricos puedan ser construidos, las pistas que llevan hasta los despojos históricos sean asfaltadas y los vendedores de recuerdos nativos, “Made in China”, no tengan problemas para llegar a ofrecer su culta mercancía a los gringos que llegan para probar el “sabor nacional” de la “Inca Kola”…

 

Miren lo que es la vida, empecé con “La Traviata (repito “La Extraviada”) y me perdí un  poco, pero ahora creo entender este asunto de extravíos, porque parece que el Presidente leyó ayer este blog…

Vizcarra: Francesco Petrozzi presentó su renuncia al Ministerio de Cultura y lo hemos aceptado

 

 

Ha mandado al ministro Pavarozzi allí donde está la cultura peruana…, o sea, a la mierda.

 

Imagen: elblogdepablogallo.blogspot.com /  titular diario: “Gestión” 4.12.2019.