TOMADOS DE LA MANO PARA SIEMPRE


 

TOMADOS DE LA MANO 5000

Se encontraron los restos de una pareja, en las cercanías del lago Baikal a 250 kilómetros de Irkutsk, en Siberia,  Rusia, determinándose por estudios de radiocarbono, que la antigüedad de esos restos era de 4,500 a 5,000 años.

Era una pareja y estaban tomados de la mano.

 

Además de lo importante del hallazgo para la arqueología, resulta hermoso imaginar que se trata de un amor que sobrevivió a la muerte y que hoy, miles de años después, nos recuerda que es posible amar más allá del tránsito natural; claro que se podría pensar que se trata de una escena arreglada desde antiguo y que el deceso de uno de los personajes pudo deberse a un asesinato ritual, para que siguiese a quien acompañó su vida.

No importa lo que sea, me parece que lo que se halló dice que se creía en la trascendencia del amor hace 5000 años y tal vez eso sí debería hacernos pensar ahora, tanto tiempo después.

MÚSICA LA DE MI TIEMPO


TOCADISCOS

 ¡Eso no es música!” dijo y apagó de un manotazo el reproductor de CD´s que sonaba a todo volumen.

El muchacho lo miró y retrucó: “¿Entonces qué es música para ti…?” Furibundo se fue del cuarto y por un instante recordó a su padre, rompiendo su disco preferido; ése que ya se había gastado de tanto tocarlo en la vieja radiola y diciendo que estaba harto de oír porquerías.

Dudó un instante y volvió sobre sus pasos: “Discúlpame, lo que pasa es que no entiendo cómo te puede gustar eso…

Eran justo las palabras que le hubiera gustado oír a su padre luego de romper el disco. Pero nunca las dijo y él en vez de aprender bien a tocar la guitarra, aprendió a manejar el camión.

LA NARANJA MECÁNICA


A CLOCKWORK ORANGE LOGO

Es la traducción aceptada del inglés al castellano, del título de la famosa película, que es realidad una interpretación, porque debiera haber sido “Un reloj naranja” o “El reloj naranja”.

Me parece que entre algo que sea mecánico solamente y un reloj, hay diferencia: el mecanismo del reloj está minuciosamente construido y mientras se le dé cuerda, funciona (uno antiguo claro, porque los de hoy, a pila, no la necesitan).

“La Naranja Mecánica” se le llamaba al equipo de fútbol holandés, que funcionaba a la perfección y era asombrosamente preciso.

 

Lo que enlaza a estas disquisiciones con el tema del post es tal vez la coincidencia del color naranja.

 

Alberto Fujimori ha vuelto a presentar una solicitud de indulto y la maquinaria de color naranja, precisa como la de un buen reloj, se ha movido para que todas las piezas contribuyan con sus movimientos sincronizados a un fin.

 

Un congresista de Fuerza Popular declara que el indulto para Alberto Fujimori debería concederlo en próximo presidente, como una muestra de “reconciliación”. Alberto Fujimori presenta la solicitud de indulto; se genera una marcha pidiendo la excarcelación de Alberto Fujimori; la bancada naranja ante el congreso jura frente al congresista Kenji Fujimori; hay una invocación a la excarcelación de Alberto Fujimori por parte de una congresista de Fuerza Popular recién elegida y los voceros del partido político con mayoría en el congreso, que es Fuerza Popular, declaran a los medios  no saber nada del asunto. Convenientemente, la candidata Keiko Fujimori está de viaje y no puede responder a las preguntas que saltan de inmediato.

 

¿Azar, casualidad o sincronismo?

 

El pedido de indulto tardará un tiempo en ser procesado por las instancias respectivas y a este presidente le quedan pocos días de vida útil como tal, por lo tanto será el próximo quien tenga que decidir sobre el asunto.

 

¿Azar, casualidad o sincronismo?

 

En política, dicen, no existen las casualidades y el azar es un desconocido.

Tal vez el puñal de la ilustración sea un símbolo.

 

 

MENTADAS DE MADRE


 

MENTADA DE MADRE

Se acaba de nombrar al primer gabinete de ministros del nuevo gobierno y no han tardado los comentarios que por una u otra cosa los descalifica, de manera individual y como colectivo.

Supongo que quienes opinan, expresan temores o desconfianza. No creen que tal o cual “dé la talla”; se los ve como un grupo de amigos que están dispuestos a servirse del banquete estatal. No se concede nada, desde esa óptica, teniendo una visión terriblemente pesimista del futuro gobierno…

Me pregunto si no será a lo que están acostumbrados y creen que este grupo hará más o menos lo mismo que ellos.

Me pregunto si no conocen otra cosa o sucede que de pronto sienten lo que consideran una competencia…

No se trata, por si acaso, de creer a pie juntillas en que son lo mejor de lo mejor, pero me parece que al menos el beneficio de la duda deberían tener. No han hecho sino aparecer en el escenario y ya empezaron los silbidos de descontento; de allí a tirar botellas vacías, huevos y tomates podridos no hay sino un trecho. Eso, aunque no empezaron a actuar; ni siquiera dijeron claramente lo que harán. Se trata de “ganarles la moral” de “bajárselos”. Se trata de hacer eso que es tan común en el Perú y que busca descalificar a alguien por el solo hecho de hacerlo.

El concierto no puede empezar si a los cantantes les mientan la madre.

LOS DESCONTENTOS


cara-infeliz

Todos lo hemos estado en algún momento, pero para algunos se convierte en un estado. En un permanente estado.

No se puede pedir que todo el mundo esté contento siempre y habrá quienes disientan y no lo estén por alguna razón.

Lo lógico será analizar la causa del descontento y si es posible, ponerle remedio; sin embargo siempre hay quienes están contentos con el descontento de otros y medran de ello.

Son los “profesionales” del descontento que suelen pescar a río revuelto, jalar agua para su molino (cualquiera que este sea) y muchas veces lucrar.

Creo que los descontentos no advierten es que hay quien puede estarlos manipulando para servir a sus propios fines.

La Historia está llena de ejemplos, de cómo unos pocos logran mucho a costa de otros bastantes. Sin embargo, en lugar de buscar soluciones, nos enojamos y hacemos saber nuestro descontento. Hay que tener cuidado con quienes se acercan mostrando una fraterna comprensión y mostrando “solidaridad desconténtica”, porque por lo general buscan algo que está más allá y les servimos de carne de cañón.

A veces, es bueno desconfiar…

EL DIABLO ES BLANCO, PELUDO Y ME MIRA


Pierce. 7.10.2014

 Hace un rato, desde mi ventana escuché una señora que hablaba con un niño y le  decía “El gato no; el gato es el diablo. No me gustan los gatos y tampoco a ti…” De inmediato pensé que eso era superstición o ignorancia, pero al verla caminando con quien era posiblemente su nieto, reflexioné y la palabra “estupidez” me vino a la mente.

Tal vez no sea justo, pero escuchar que una persona mayor, tal vez para que el niño no se acerque a un gato, decir algo que no tiene sentido y creer que porque menciona al “diablo” (figura que representa al mal) para meterle miedo a una criatura (que no sé si sabrá lo que son el mal y su representación) se me antojó eso: ¡una estupidez!

De pronto, nuevamente, no soy justo, porque los gatos me parecen criaturas admirables (tengo a uno de ellos, Pierce, que es hembra, en casa) y aprendo cada día algo nuevo. Muchas veces Pierce me mira fijamente y parece que me preguntara si me siento bien. Otras veces, cuando me recuesto encima de la cama para ver televisión (en realidad para escuchar, porque veo poco y mal) viene y se pone a mi lado, contra mi pierna, hecha un ovillo y se duerme. Ya conté alguna vez, que todo el tiempo que estuve enfermo, en cama (unos meses) la gata no se movía del lado de la cama y solamente salía para comer, tomar agua y (supongo) para hacer sus necesidades. Después volvía, me miraba como asegurándose que yo todavía estaba allí y ponía su cabeza entre las patas delanteras. Creí que dormitaba, pero cualquier pequeño ruido era captado por sus orejas móviles, que se orientaban y si era el caso, se ponía totalmente en alerta.

Definitivamente, no creo que el diablo hiciera eso, a no ser que me estuviera cuidando porque era de su propiedad. Si siguiese el razonamiento de la señora, podría decir que le acaricio la cabeza al diablo y Alicia le da agua y de comer. El “sucio” diablo resulta ser muy limpio, porque se asea meticulosamente con la lengua y las patas y sus necesidades las hace siempre en la caja de arena que tiene para el efecto y las tapa. Diría que tengo domesticado al diablo…

La señora de esta historia me recordó a lo que oí sobre que en el medievo, los gatos (sobre todo si eran negros) eran considerados el demonio y matados, quemándolos vivos. Eran los compañeros de las brujas, que morían de la misma manera.

Eran víctimas de esa ancestral estupidez humana, que rechaza lo que no entiende o es distinto. Que si es posible lo mata.

Tengo que confesar, que de acuerdo a lo que piensa la señora de marras, hace quince años que Alicia y yo vivimos con el diablo. Resulta que somos tan tontos o ingenuos que no nos hemos dado cuenta.

Espero que el niño, tal vez nieto de esa señora, no provoque a ningún gato, porque lo natural es que a este no le guste y en caso extremo se defienda dando un manotón (que técnicamente en este caso es un zarpazo) a quien lo molesta. Y claro, no es bueno recibir un zarpazo del diablo.

¿UN MENUMENTO O UNA ESTUATA?


FOTO PERÚ 21 Monumento a Ollanta II
COMISION DE FISCALIZACION. CASO AGENDAS DE NADINE HEREDIA

¿UN MENUMENTO O UNA ESTUATA?

 

Es un busto y con mucho gusto, lo develó.

El hasta ahora Presidente del Perú, ha “inaugurado” su efigie inmortalizada no sé si en bronce o arcilla. Curioso caso, porque ya había sido inmortalizado por sus desbarres y los de su gobierno.

Sin embargo, aceptó (y develó) su propia figura, dejando con un palmo de narices a todos.

Lo curioso es que hace un tiempo nada más, arremetía contra monumentos y estatuas que sin estilo, orden, ni concierto, se erigen por todas partes en nuestro país, diciendo que el dinero empleado en ello debía ir a obras para el desarrollo de la población.

Caben, creo, dos posibilidades:

  • Se olvidó de lo que dijo.
  • Su estatua no costó un centavo a nadie.

Parece que los refranes atacan de nuevo: “El pez, por la boca muere”, “En boca cerrada no entran moscas”, “Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla”.

 

Francamente, solo por decir algo, lo que me parece un asunto de muy mal gusto o es que con este hecho aprovecha para que mañana se acuerden de él, aunque no de lo que hizo.

 

Tal vez, ponerle su nombre a una avenida en alguna ciudad del país, sirva para que los niños digan mañana: “Mira, se llama como la calle”.