EL IGNORANTE ANALÓGICO


eltigredepapel

EL ANALÓGICO IGNORANTE

¿Qué puede saber un conductor de bus (con perdón de los conductores de ómnibus) acerca de sistemas digitales si el vehículo que él manejaba no tenía nada de eso y lo único que podía decir es que a los números se les llama también dígitos?

¿Qué puede saber –si algo de mecánica y electricidad automotriz sabe – más allá de carburador, batería, bujías y relé– un señor para el que escanear con un computador el motor del vehículo a fin de detectar y diagnosticar fallas y luego cambiar una “tarjeta” en lugar de “bajar el motor” sin consultar al “pajarito” que seguramente tampoco lo sepa?

¿Qué puede saber el señor Nicolás sobre ataques cibernéticos a una central eléctrica que es analógica, que es vieja, que no ha tenido el mantenimiento adecuado y que son por lo tanto imposibles?

¿Cómo…

Ver la entrada original 165 palabras más

EL COLOR DE LAS HORMIGAS


EL COLOR DE LAS HORMIGAS

Siempre decían que “las cosas se ponen color de hormiga” y estaba intrigado porque las que había visto eran las que a veces circulaban del jardín a la cocina, sobre todo cuando había algo de comer que las atraía: restos, basura o azúcar regada en el repostero; decían también –o lo leyó en algún sitio- que las hormigas “huelen” con sus antenas y que “se pasan la voz” para ir en fila, como columnas de soldados obedientes, donde anduviera lo que pudiesen comer.

 

Siempre pensó que eran medio marrón-clarito-amarillento-casi-transparente, o sea “rubias”, pero un día observó unas más grandes y de color marrón oscuro, casi negro; un amigo que vino de la selva le habló de las hormigas rojas y esto lo confundió más.

 

Si las hormigas eran de diferentes colores ¿el famoso “color hormiga” no tenía mucho sentido? ¿Era distinto el color de las hormigas chinas, al de las ugandesas o al que tenían las hormigas polacas? ¿Era algo así como los colores de las varias razas de los hombres?

 

Buscó en Internet y era una frase que se decía cuando las cosas se ponían muy difíciles pero no había nada específico sobre el color de las hormigas; finalmente, roció el polvo blanco que veía en el envase de plástico que decía “Hormiguicida” y su madre le pidió que echara por donde las viera.

 

Imagen: galería.dibujos.net