Sucesos del diluvio


SENDERO blog

La lluvia arreciaba. Eran los primeros días del diluvio y el arca bamboleaba a mitad del océano. Quedaban algunos promontorios visibles.Rachas de viento, olas coronadas de espuma se levantaban, cuando Noé salió a la cubierta sus oídos se llenaron de un bello canto, que envolvía la nave. La sirena cantando le suplicó que le diera posada. La tibia luz enmarcó la perfección de sus pechos y la fina cintura que hacía resaltar la voluptuosidad de sus caderas. Le volvió a pedir refugio, invocando el nombre de Dios. Noé estuvo tentado a decirle que sí, pero recordó su hermoso y perturbador canto, las sinuosidades y redondeces de su cuerpo y la amenaza de los felinos que estarían tras ella. Ya se retiraba sollozando, cuando Noé le gritó: “¡detente!, cerrando los ojos la recorrió con sus manos y poco después la agregó en el mascarón de proa.

sirenaaa.

Ver la entrada original

Anuncios

MÁS ALLÁ DE LOS LÍMITES


Extreme_sports_1200x627

Suena fuerte, pero eso es lo que debe hacer la creatividad: ir más allá de lo usual: ir más allá del “más allá”; forzando al máximo para obtener algo bueno y empeñarse en conseguir siempre algo mejor.

Siempre recuerdo la frase: “Seamos realistas, pidamos lo imposible” y es que la creatividad es eso, el ir tras lo que no parece posible y obtenerlo y no hablo solo de la creatividad publicitaria, que sería reduccionista, sino de esa facultad que solo posee el ser humano: la creatividad, eso que lo diferencia del resto de seres vivos.

La creatividad ha hecho posible el desarrollo de la especie, desde los simios que empezaron a pensar y se fueron convirtiendo en humanos, hasta los miles de millones que hoy pueblan el planeta, de los que algunos querrán siempre ir más allá; romper los límites de esta Tierra que gira en el espacio.

El tránsito ha sido largo desde las lianas de los árboles o las cavernas pre históricas hasta las “caminatas espaciales” y sentimos que nuestro destino está más allá y que podremos alcanzar una meta y luego otra, sin mostrar cansancio; el hombre es un animal creativo y qué duda cabe que lo que ha conseguido hasta ahora lo demuestra.

Por eso cuando escucho decir “¡Es que no soy creativo…!” pienso que está negando su condición humana y que en realidad es un ocioso consumado.

Publicado en codigo.pe 13.8.2019.