“CUANDO ESCUCHO LA PALABRA CULTURA…¡SACO MI PISTOLA!”


El señor don Ciro Gálvez es notario, recordado porque cuando le impidieron ir en un bus por estar presuntamente ebrio, sacó su arma de fuego y la disparó “al aire”; también es el ministro de cultura del gobierno peruano…

La frase del título, es atribuida, parece que erróneamente, a Goebbels, ministro de propaganda nazi (y que provendría en realidad de “Schlageter”, obra teatral del autor, también nacionalsocialista, Hanns Johnst), podría haber sido dicha por don Gálvez, al confundir en lo que, podría ser, una neblina alcohólica, la palabra “ebrio” por “cultura”: ¡Sacó su pistola y disparó! ¡No faltaba más, porque a un notario se le respeta!…

Las vueltas que da la vida (y la influencia que tienen algunos): don Gálvez es ahora ministro de cultura y en lo que quisiera atribuir a la neblina, ha “desinvitado” recién, a escritoras y escritores peruanos de reconocida trayectoria, para asistir como representantes del país a la Feria del Libro de Guadalajara, en México. Feria que, además, tiene al Perú como invitado especial y oficial …

Hay que decir que la lista fue anunciada por el Ministro de Cultura, del gobierno que antecedió a este… ¡En Julio!

Pero para demostrar quién manda, don Gálvez ha mandado hacer una lista, “desinvitando” a unos (¿“limeñitos” tal vez?)  y nombrando a otros poniendo como pretexto que los escritores conocidos y famosos (¿“limeñitos” tal vez, otra vez?), no necesitan promocionarse en un evento, cuyos pasajes y gastos paga el gobierno, y en su lugar deben ir otros, para que se hagan conocidos y que además provengan de diversas regiones del Perú, o sean nativos de “pueblos originarios”. Además, hace ampliar la lista, para que haya más representantes mujeres (y todos los “desinvitados”, menos uno, fueron mujeres) …

Bueno, en primer lugar, me parece que el asunto no se trata de “promocionar” a escritores en particular, sino al Perú. Supongo que, por eso, porque representaban a nuestro país como escritores, en la lista estaban los que don Gálvez “desinvitó”. En un evento cultural de este tipo, se debe mostrar lo mejor, esto, sin menospreciar para nada a quienes don Gálvez dejó como integrantes de la lista de “invitados” (representantes, en verdad), ni a quienes agregó…

Lo curioso, es que entre los “desinvitados”, están además de otras personalidades de la literatura, Renato Cisneros, que no parece tener una muy buena y clara opinión sobre este régimen y también la historiadora Carmen McEvoy, que tampoco parece muy “oficialista” que digamos…

De pronto han empezado a “desinvitarse” muchos otros escritores que “quedaron” en la lista, solidarizándose con los “desinvitados” por don Gálvez y considerando lo hecho como una falta de cortesía (malacrianza, vulgaridad) de parte del ministerio de cultura, lo que yo llamaría, una falta de cultura…

Hechos como este, además de proyectar una imagen de m … acerca  del Perú en el exterior, ser algo descortés al máximo, poco inteligente y zafio, retratan una “política” de la que es mejor correr… El ministerio no volverá a tener una estatura mayúscula hasta que don Gálvez no regrese de entre la neblina, a su notaría y no elijan a un Ministro, con mayúscula que le dé a la Cultura su verdadero lugar y no solamente un cambio de nombre como el propuesto (su primera “acción”) por don Gálvez, el notario de la presunta neblina alcohólica y los tiros al aire…

Imagenhttp://ciencianet.com

PALABRAS, PALABRITAS, PALABREJAS… ¡SSHHH…!


Me da la impresión que hasta ahora, lo del señor Castillo, presidente constitucional del Perú, son solamente palabras. Bonitas palabras, arengas o desafíos palabristas, emocionantes palabras, pero puras palabras y un silencio sospechoso que habla por sí solo.

Habla sin llegar a nada concreto y calla con un silencio largo que parece estar lleno de dudas, de retrocesos imperdonables y de errores tapados a la mala…

No se gobierna con palabras, las que, según el dicho, “se las lleva el viento” …. Y el congreso responde con palabras, con bravatas, con gritos…

Pareciera que estamos en el reino de las palabras, en un va y viene de sonidos que son o no escuchados y a nadie parecen importarle; mientras tanto, la mayoría del país, ese “pueblo” tantas veces mentado, espera… ¿Hasta cuándo?

¿Dirá algo notable e importante en México y USA…?

Imagen: http://www.semana.com

¿Y LA AUTORIDAD…? BIEN, GRACIAS


LO SUCEDIDO EN LIMA, PERÚ, QUE AQUÍ RESEÑA PEDRO SALINAS, NO TIENE CABIDA EN UNA SOCIEDAD CIVILIZADA. EL MINISTRO DEL INTERIOR, LA FISCALÍA, LA POLICIA Y CUALQUIER AUTORIDAD, DEBE REACCIONAR, ANTES QUE DE LOS INSULTOS SE PASE A LOS HECHOS, COSA CON LA QUE YA AMENAZARON.

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS


Es el título de un libro y su adaptación al cine, y me apropio de él, para este post, acerca del mutismo sobre temas urgentes y trascendentes para el país, del señor Pedro Castillo, presidente del Perú. Sí, habla, pero sobre lo importante, no dice nada concreto, salvo generalidades y alguna promesa de “sorpresas” …

Y este callar, contrasta, frente a la verborrea “entrevística” y en redes sociales, del jefe del partido político por el cual llegó a la presidencia de la república –hay que decirlo- con una aceptación mayoritaria en una votación que, en números totales, fue sumamente baja …

Digamos, citando la frase, que “El que calla otorga” que resulta muy sospechoso, por decir lo menos, el silencio del jefe de estado… ¿Es un “cordero”, silencioso y resignado seguidor de una alocada, “passé”, rama del pensamiento, que aún cree que “Salvo el poder, todo es ilusión” y la trata de poner en práctica, sin querer ver su fracaso mundial, que significó la caída de la Unión soviética, del infame “Muro de Berlín”,  el desmoronamiento moral y material de regímenes como el de Ortega, Maduro y Castro…?

Las señales no son nada buenas y el silencio presidencial parece arropar un barullo que hace pensar que lo que sigue, es la destrucción. Creo importante decir, que con la señora Fujimori, habría sucedido la misma destrucción nacional, pero “guardando las formas” de la descomposición, que inició su padre, Alberto.

Imagen: cuerpomente.com

LOS HUEVOS Y LA TORTILLA


El gabinete obtuvo el voto de confianza, a pesar de la grita, las manifestaciones y sus lemas, las declaraciones altisonantes, a pesar de opiniones que daban por hecho lo contrario. A pesar de todo, ganaron la confianza, a pesar de echar fuego porque Bellido habló en quechua…

Pero creo que esa es solamente una parte de este sainete tragicómico, que se proyecta peligrosamente, en el que los actores son bastante malos y donde, cosa curiosa, el presidente Castillo parece ser un personaje de gran importancia, pero sin parlamento (o sea que es una especie de “mudo” y sin “parlamento”, visto este como una institución) …

Es un personaje que quiere contentar a todos, que sonríe, inaugura alguna obra popular y cumple el papel de “bueno”, de conciliador y amigo preocupado, lo cual está bien, pero me parece que debería saber –y si lo sabe, ponerlo en práctica- que no se puede hacer una tortilla sin romper huevos. “Sabiduría Popular” le dicen y como él menciona cuando habla, al “Pueblo” todo el tiempo…  

Digo, ¿Reestructurará el gabinete?

Imagen: vitonica.com / es.123rf.com