EL DRAGÓN RAMPANTE


Hace mucho tiempo, en una agencia de publicidad, para un cliente que fabricaba postres en polvo (gelatinas y flan), se nos ocurrió crear, entre varios personajes dibujados, un dragón, simpático, alegre y amigable, al que llamamos “El Dragón Tragón” …

Hoy, de pronto, veo que el dragón imaginario se ha hecho realidad, pero o es amable ni simpático, sino una bestia mítica y pesadillesca que avanza, al parecer incontenible, satisfaciendo su apetito voraz, dejando a su paso una estela desolada y la rabia e impotencia de quienes sufrimos sus embates. Es decir, de todos…

Este es el dragón de la corrupción, el que come sin importarle el tamaño del bocado y crece impune, casi normalizándose para convertirse en un inocente animalito doméstico …

¿Qué es lo que nos pasa? ¿Por qué la desidia frente a una bestia asesina que ataca, muerde y destroza …? ¿Por qué permitimos que se esconda …? ¿Por qué no vamos hasta su guarida y acabamos con ella, con el Mal …? ¿Será que el dragón tiene guardianes? ¿Es que tal vez necesitamos de un San Jorge que mate a la bestia, que la liquide …?

Imagen: https://es.123rf.com

EL AÑO DEL AGOTAMIENTO


Este podría ser el “motto” oficial peruano del año 2,022, el de este año que todavía no acaba porque solamente va por la mitad, y que sin embargo tiene el aspecto de un decenio de años desgraciados …

La pandemia, el encierro que ha dejado secuelas imprevisibles para el futuro; el caos nacional, creado por un Ejecutivo inepto, indolente y ocupado en intereses subalternos; por una clase política deleznable y por un Legislativo de vergüenza, que da leyes en su propio beneficio, anula aquellas que funcionaban bien y representa a intereses privados, informales y corruptos …

Todo, más una guerra, no por lejana menos amenazante, que nos predice hambre y carestía, se junta para agotar al ciudadano, para desconcertarlo, para producir esa anomia que es la ausencia de las normas sociales y se traduce en indiferencia, desesperanza, en una rabia que se transforma en resignación y conformismo letal …

Este es el año del agotamiento, que ojalá sea también el del agotamiento de la paciencia ciudadana, el de la reacción, el de no dejar que nos pisen el poncho, el de volver a ser un país y no un botín.

Imagen: https://christianmendoza33.wordpress.com

EL HOMBRE QUE CRIABA GALLINAS


El sol salía, calentaba un poquito y las gallinas lo esperaban.

Él llevaba una bolsa con maíz y caminaba hasta donde las aves se aglomeraban, queriendo cada una ser la primera en picotear los granos; los esparcía un poco al voleo, mirando cómo correteaban, se cruzaba de brazos, esperaba un rato y luego volvía a tomar un puñado de maíz de la bolsa y caminando nuevamente, seguido por algunas que preferían la nueva entrega a disputar con las demás por la comida …

Este era el ritual de cada día, repetido temprano en las mañanas y al atardecer. Le gustaba el alboroto y las correteaderas de las ponedoras, que luego iban hasta el bebedero, que siempre mantenía abastecido de agua limpia, que sacaba del pozo.

Le gustaba sentirse esperado y magnánimo; su reacción era como un pequeño temblor, que erizaba un poco su cuello y le hacía encoger los hombros …

Las gallinas ponían huevos, él los recogía pacientemente, los colocaba en una canasta y en la cocina, con sus manos ya expertas por hacerlo siempre, los limpiaba y lavaba bien, para que, como decía, “estuvieran presentables”; después los vendería su esposa – a la que confiaba las finanzas-  a quienes venían a comprarlos. Era bien conocido en el pueblo y muy popular, le decían “el huevero”.

Imagen: https://www.diariofemenino.com

EL DESPARAMPAMPÍNGULIS


Con el perdón de don Guido Monteverde, autor de la recordada columna: “Antipasto Gagá” del diario “Última Hora” (y del que aprendí –leyéndolo- la palabra) por usarla para el título y sobre todo por cambiarle el sentido, porque si no me equivoco, significa algo así como extraordinario, sumo, el “no va más” de algo… Ya el 23 de setiembre del 2016, en este mismo blog, usé la palabreja como título de un artículo y en “Código” también publiqué algo con ese título, hace bastante tiempo. Ambos artículos diferían en contenido, pero la sonoridad de la palabra me sigue fascinando…

Bueno pues, el Perú de hoy es un “desparampampíngulis”, el “no va más” del desmadre, del despelote. Es un “saco de gatos”, un “todos contra todos” que no sé si es algo que resulta difícil de entender, es la pintura de El Bosco, “La nave de los locos”, salida de su marco y hecha realidad, o qué sé yo…

Es que creo que estamos siendo testigos asombrados de la materialización de una película de cuarta, con actores de quinta y bonitos paisajes que, si uno se fija bien, están llenos de basura; el Perú, mi país, es una especie de pesadilla de la que se quisiera salir y no se puede, porque todas las puertas están cerradas y no hay ventana alguna…

¿Qué hacer?, me pregunto, como estoy seguro que se preguntan muchos ¿Será tal vez que la pandemia nos acojudó de tal manera a todos, que no vemos salida y la protesta tiene flojera de gritar su descontento…?

No lo sé, pero quisiera despertar en el Perú de hace años, bastante más amable y nada “peleonero”; no perfecto, es verdad, pero no TAN desastre, tan ruina, tan escombro, tan detritus, tan feble… ¡Tan desesperanzado!

Imagen: https://lamenteesmaravillosa.com

LA HEDUKASYON O LA AUTONOMÍA DE LA BILLETERA


“La mentira tiene patas cortas” y una vez más se valida perfectamente con un hecho, que –otra vez- involucra a la máxima autoridad del país.

Sé que quienes siguen y leen este blog, en su gran mayoría no viven en Perú y tal vez frente a la guerra, la pandemia (que no termina) y los desastres naturales y sociales del mundo, los problemas peruanos no sean sino una mota de polvo en el terral de los sucesos mundiales, pero aquí está mi voz, pequeña y terca, que trata de vez en cuando de opinar y poner al corriente sobre una situación calamitosa…

No es que lo diga yo, es que está sucediendo, día tras día y la sensación de hundirse en un pantano succionador, es tan real como que, en Lima, mi ciudad, casi nunca llueve. Por eso comparto estos “links” –si no me equivoco de hace pocas horas- donde quienes están informados, dan a conocer lo que está pasando en un Perú que se desmorona por causa de algunos que anteponen el dinero, el poder y los intereses más mezquinos a ser verdaderos peruanos. Disculpen la extensión y el tiempo, pero aquí están sin editar (porque no sé cómo, ni quiero hacerlo) las voces de esos informadores …

«EL DIARIO DE CURWEN»/PROGRAMA EN INTERNET
«PANORAMA»/TELEVISIÓN ABIERTA
«LA ENCERRONA»/PROGRAMA EN INTERNET

FUENTE: YOUTUBE