LLEGAN LOS MARTES


HOJA CALENDARIO

No sabría decir exactamente de qué manera se había enterado: solamente lo supo y asumió que así pasaría en adelante y que antes también había sucedido pero él no estaba enterado y como no se le había ocurrido hasta esa madrugada…

 

Apenas se preparó un café y excitado, buscó un block grande que tenía, para dibujo, con las hojas de papel medianamente grueso y en blanco y con un lápiz de color azul, escribió con letras mayúsculas: “LLEGAN LOS MARTES”; desprendió la hoja y con cuatro chinchetas la puso en la puerta de madera de su ropero, debajo de la imagen de la Virgen, asegurándose que cada esquina quedara bien fijada; retrocedió un poco para apreciar lo que había hecho y luego buscó un calendario, de esos que mostraban cada mes y marcó con una equis, esta vez con lápiz rojo, ese mismo día, que era martes.

 

Hacer esa primera marca lo llenó de satisfacción y sonrió: no tenía la seguridad de que fuera el único en saberlo, pero se sentía importante, como aquellos que se saben depositarios de información privilegiada: sabía que llegaban los martes y que él marcaría cada uno de esos días, conforme se sucedieran, con una equis roja.

 

Los marcianos llegaban cada martes: no le importaba cuántos ni a dónde, porque no había soñado eso; lo que sí, es que no se lo contaría a ninguna persona, pero se fijaría si alguien daba muestras de saberlo también, para así, disimuladamente, ir formando una red, por si acaso.

 

 

 

Imagen: http://www.todocoleccion.net

Anuncios

REFLEXIONANDO…


A. SHUA

SIEMPRE ES INTERESANTE

RE-BLOGUEAR…

¡LEER ES IMPRESCINDIBLE!

Reflexiones de Ana María Shua

“Me da igual que algo sea corto o largo; me importa la calidad”*
El microrrelato, según lo definen los críticos, es un texto narrativo que no tiene más de veinticinco líneas. Cuando yo empecé a trabajar el género, se lo llamaba de una forma más simple: “cuento brevísimo”. Igual que en cualquier otro género, se puede utilizar para hacer buena literatura o chaupucerías de poca monta. El ingenio es un peligro siempre latente: la frontera con el chiste es muy delgada. Encontrar la idea para un microrrelato es un trabajo de minero: se pone uno la lámpara en la frente y va por el socavón buscando algo que parezca brillar. Cuando lo encuentra, lo desprende con el pico y se lo lleva al salón de tallado. En la tarea de joyero, tallado y pulido, se sabe si se trataba de una piedra preciosa, que va a brillar como una joya, o si hay que tirarla y volver al socavón. La inspiración surge leyendo otros microrrelatos. Este género no puede considerarse un paso previo a la novela. De hecho, yo terminé mi primera novela (Soy paciente) antes que mi primer libro de microrrelatos. No todos los novelistas son capaces de escribir este tipo de obras. Y desconfío de los microrrelatistas que no escriben otros géneros y se refugian en este porque lo creen más fácil. A mi criterio, este auge es casi una fantasía. Al menos en el campo literario, al menos en la Argentina. Nunca se va a encontrar un libro de micros en la lista de best sellers. Y las editoriales no los quieren publicar. Soy una de los poquísimos autores que no se han visto obligados a pagarse su propia publicación. En cuanto a la influencia de las tecnologías, no hay nueva tecnología capaz de convertir en escritor a alguien que no lo es. Y por otra parte, la literatura ya conocía el formato breve. Los haikus, por ejemplo, tienen diecisiete sílabas y miles de anos. Son más breves que un SMS o un tweet. A mí me da exactamente igual que un film, una obra teatral o un texto literario sean cortos o largos. Lo que me interesa es la alta calidad: la capacidad de decir algo nuevo, perturbador, acerca del ser humano. La poesía siempre fue breve y no tiene que dar tantas explicaciones. La mala poesía, las malas películas, el mal teatro, las malas novelas son peores cuanto más largas.

*Por Ana María Shua.

Ana_María_Shua

ALGO PARA PENSAR…


nuestrasraicesblog.wordpress.com

UN COMPAÑERO DE CLASE EN ELCOLEGIO ENVIÓ ESTE CORREO, QUE ME GUSTARÍA COMPARTIR…

 

“Si observamos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene entre cincuenta y setenta años.

A este grupo pertenece una generación que ha echado fuera del idioma la palabra “envejecer”, porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de hacerlo.

Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la “adolescencia”, que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del S. XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.

Este nuevo grupo humano que hoy ronda los cincuenta, sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria.

 

Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto del trabajo.

Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos buscaron y encontraron hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganan la vida con eso…

Supuestamente debe ser por esto que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse.

Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro. Disfrutan el ocio, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos bien vale ver el mar con la mente.
Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de “cincuenta, sesenta o setenta”, hombres y mujeres, maneja la computadora como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail o un WhatsApp.

Hoy la gente de 50 60 o 70, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben. La gente de 50, 60 y 70 de hoy celebra el Sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo…hacen planes con su propia vida, no con la de los demás. Quizás por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los del siglo XXI.   La juventud se lleva por dentro.
La diferencia entre un niño y un adulto; simplemente es el precio de sus juguetes”.
 

IMAGEN: nuestrasraicesblog.wordpress.com

LIMA.


Lima plaza de armas. WIKIPEDIAjpg

Si alguien me preguntara como es Lima, le diría es una hermosa ciudad, grande, que tiene al mar como vecino y aunque por muchas partes está descuidada, posee tesoros que vale la pena ver; es Lima tierra de santos, tradiciones e historias.

 
Lima, en la que casi nunca llueve (solo garúa o llovizna)  según decía don Héctor Velarde, escritor y arquitecto limeño  por supuesto, no tiene invierno sino “inviernito”, ni verano, sino “veranito”; en ella casi no se conocen los extremos y el diminutivo resulta una constante: “un ratito”, “ahorita”, “caramelito”, “una estampita”…

 

 

Podemos encontrar una calle llamada “Pericotes”, otra “Pelota” o la “Siete Jeringas”; irnos al barrio de “Mirones” o ver ponerse al sol, que parece bañarse, desde “La Punta”.

 

 

Debe ser porque soy limeño, pero me gusta mucho Lima,  esta ciudad repleta de pasados, con un hoy gastronómico y su cielo, el de siempre, color “panza de burro”.

lima-peru yainis.com-jpg

www.elcomercio.es

 

Imágenes: www.elcomercio.es / Wikipedia/perupassion/yainis.com/geo4

 

CON Ñ COMO ÑATO, ÑANDÚ, ÑORBO Y MÁS DE 300 PALABRAS…


 

YOGURT NESTLÉ ANO

 Tal vez este post debería titularse “Al mejor cazador se le va la paloma”, pero el error cometido por una transnacional de alimentos al etiquetar un producto dirigido  -supongo- al mercado peruano, donde se habla español y la “Ñ” es la decimoquinta letra del alfabeto, es bastante más que una palomita escurridiza.

 

Esto ha sido objeto de “memes” y bromas en la red, pero supongo que habrá más de uno al que no le causará mayor gracia…

 

¡La diferencia que puede hacer una tilde!

 

 

Imagen: Internet

sophy detalles

Hacemos de tus eventos un momento único e inolvidable

Mauricio Garay Cid

Guitarrista & Compositor

Radio Libre Albemut

Emitiendo desde el otro lado

CON LIBROS Y A LO LOCO

Literatura, cine y series.

DE COSAS SUELTAS

...Algunas cosas no se dicen, se leen...

Naci para viajar

Viajar es contar la vida de otra manera.

Stefhany10

Mochileando y aprendiendo idiomas

César A. Navarrete Vázquez

Escritor | Traductor | Profesor | Fotógrafo | Productor audiovisual

César Navarrete: Contraducciones

Poesía | Minificción | Aforismo | Traducción

emporio86

para niños y adultos servicios y asesoria

Libertad Financiera para toda la Vida

Acaba con tus DEUDAS de CRÉDITOS

Easy Way of Programming

Programming Trends and News