ESPERAR CONTRA TODA ESPERANZA


Tal vez, lo único que queda es la Esperanza.

Esa, que, según el mito, esperaba para salir al final del ánfora de Pandora*, luego de todos los males del mundo…

Esperanza en que algo sucederá, que se impondrá la cordura y todo será una pesadilla, un mal sueño…

Tengo la Esperanza de que el Perú despierte y todo el desbarajuste quede atrás…

Dicen que la Esperanza es lo último que se pierde, pero me aferro a ella, porque siento que no puedo hacer nada…

Que la Esperanza sea una realidad, y el salvavidas en este mar embravecido…

*El mito de Pandora, cuenta que Zeus hizo crear a Pandora, una mujer bella que llevaba una jarra (y no una caja, como recién se menciona en una versión de la época renacentista) que contenía bienes. Al abrirse, la jarra, los bienes volaron volviendo a las mansiones de los dioses, dejando a los hombres afligidos por los males y lo único que pudieron conservar de los bienes, fue la Esperanza.

Imagen: http://www.larepublica.net

CONEJOS DEL SOMBRERO


Siempre salía con una ocurrencia, una novedad, la respuesta inesperada…

Sacaba conejos del sombrero” y era famoso no solamente por lo oportuno, sino por la “pirotecnia” que usaba al hablar, para argumentar o aseverar algo.

Era ducho en asombrar y lo hacía eficientemente, dejando con la boca abierta al auditorio, que sentía ganas de aplaudir su gran habilidad…

No importaba el número de los oyentes, los temas que se trataran o la situación: Palabras que parecían cuidadosamente elegidas, los pensamientos “irrebatibles” y la actitud pacífica, pero triunfadora, eran sus “armas”.

Se jactaba de que nunca, nadie, le había ganado en una discusión o en un debate. Era veloz, brillante y muy popular…

Pero había un problema:  Era parlamentario y únicamente hablaba.

Imagen: es.vecteezy.com