ROCHE CON “R” DE RICHARD


El recién nombrado embajador del Perú en Venezuela, señor Richard Rojas García, (que suma cuatro eres –las de Richard, en su nombre y el primer apellido y la de García, en el segundo-), es un tema de esos que, en jerga, se llama “rochoso”; es un “roche” para el gobierno nacional, o sea da vergüenza, o debería darla …

Tal vez se diga que cuatro erres en nombre y apellidos, “cuatrijustifican” que el señor sea embajador, porque esta palabra termina con ere (y las cuatro eres del señor Richard Rojas García, son más y para mejor, dos son mayúsculas, no una sola erecita minúscula y al final, como en “embajador”.

  Por si fuera poco, el canciller (una sola ere) Oscar Maúrtua De Romaña, tiene solamente tres eres en sus nombres y apellidos y una sola es mayúscula o sea que de acuerdo a la “lógica de las erres”, no debería ser ni embajador ni canciller, pero da la casualidad que es diplomático y aunque la palabra no tenga eres ni por asomo, resulta que califica para ambos cargos. Pareciera que es una cuestión de eres, como roche, rochoso, Richard, Rojas y García.

Al señor (con ere), lo nombraron embajador en Panamá y desde el país del istmo, no dijeron nada por un mes, lo que en “diplomatic language”, significaría “no” o un cortés “no se oye padre” …. Sin embargo, ahora va como representante oficial peruano para Venezuela, pero resulta que la fiscalía está pidiendo su impedimento de salida del país, porque es investigado por un asunto dinerario sospechoso …

Pero si de eres se trata, ni Venezuela ni Panamá tienen eres en sus nombres, pero como son Repúblicas, Cantinflas diría… “¡Ahí está el detalle!”.

Imagen: https://www.deperu.com

Nota: Cuando es una “r” mayúscula, o está al empezar la palabra, se “duplica” fonéticamente, acentuándose el sonido (o sea que “suenamás importante…)

GUIDO “EL EMPUJADOR”


En el Perú, la moneda norteamericana fluctúa y Guido hace unos esfuerzos increíbles porque suba y suba, a pesar de que algunos enemigos suyos (porque él los considera así), dan declaraciones para que baje, tranquilizando a tutilimundi y logrando que el sol no comience a ponerse, tiñendo de color rojo el horizonte, en los atardeceres este año conmemorativo (y poco celebratorio) del bicentenario patrio …

Lo hace, ocultando los gestos de alegría y satisfacción que le producen los resultados que logra, bajo una mascarilla que le cubre la mitad de la cara y son los movimientos de las cejas (que se ven), los que delatan, para los fijones de siempre, los gestos escondidos….

Cuando Guido llega a su oficina, se quita la mascarilla, la echa al basurero (está mojada por el sudor esfuércico) y sentado en su sillón, sonríe, mientras “tuitea” desde su celular, a fin de completar la faena de ascenso de la moneda gringa, para que el sol se siga hundiendo en el ocaso rojo…

Aunque Guido sea gramaticalmente un adjetivo, un germanismo, que significa “bueno en su género” (su género parece ser la farsa), él se siente el famoso Daniel, al que arrojaron al foso de los leones, por la leonera que se arma, cada vez que abre la boca, o su dedo inicia un “tuit”; se siente profeta y está convencido de que un ángel, enviado desde el Castillo, lo protege divinamente…

Guido teje, urde “tuits” bombásticos y asustadores que hacen subir al dólar y declinar al sol, que cada vez se oculta más, para desesperación del respetable…

Aunque a Guido le repugne todo lo que huela, suene o sepa a realeza, habría que decirle lo mismo que le dijo al comandante Chávez, el hoy ex y hasta hace algún tiempo rey de España: “¿Por qué no te callas?”

¿Hasta cuándo abusarás Catilina (léase Guido, por favor, amables lectores) de nuestra paciencia?

Imagen: https://twitter.com/guidopuka

“CUANDO ESCUCHO LA PALABRA CULTURA…¡SACO MI PISTOLA!”


El señor don Ciro Gálvez es notario, recordado porque cuando le impidieron ir en un bus por estar presuntamente ebrio, sacó su arma de fuego y la disparó “al aire”; también es el ministro de cultura del gobierno peruano…

La frase del título, es atribuida, parece que erróneamente, a Goebbels, ministro de propaganda nazi (y que provendría en realidad de “Schlageter”, obra teatral del autor, también nacionalsocialista, Hanns Johnst), podría haber sido dicha por don Gálvez, al confundir en lo que, podría ser, una neblina alcohólica, la palabra “ebrio” por “cultura”: ¡Sacó su pistola y disparó! ¡No faltaba más, porque a un notario se le respeta!…

Las vueltas que da la vida (y la influencia que tienen algunos): don Gálvez es ahora ministro de cultura y en lo que quisiera atribuir a la neblina, ha “desinvitado” recién, a escritoras y escritores peruanos de reconocida trayectoria, para asistir como representantes del país a la Feria del Libro de Guadalajara, en México. Feria que, además, tiene al Perú como invitado especial y oficial …

Hay que decir que la lista fue anunciada por el Ministro de Cultura, del gobierno que antecedió a este… ¡En Julio!

Pero para demostrar quién manda, don Gálvez ha mandado hacer una lista, “desinvitando” a unos (¿“limeñitos” tal vez?)  y nombrando a otros poniendo como pretexto que los escritores conocidos y famosos (¿“limeñitos” tal vez, otra vez?), no necesitan promocionarse en un evento, cuyos pasajes y gastos paga el gobierno, y en su lugar deben ir otros, para que se hagan conocidos y que además provengan de diversas regiones del Perú, o sean nativos de “pueblos originarios”. Además, hace ampliar la lista, para que haya más representantes mujeres (y todos los “desinvitados”, menos uno, fueron mujeres) …

Bueno, en primer lugar, me parece que el asunto no se trata de “promocionar” a escritores en particular, sino al Perú. Supongo que, por eso, porque representaban a nuestro país como escritores, en la lista estaban los que don Gálvez “desinvitó”. En un evento cultural de este tipo, se debe mostrar lo mejor, esto, sin menospreciar para nada a quienes don Gálvez dejó como integrantes de la lista de “invitados” (representantes, en verdad), ni a quienes agregó…

Lo curioso, es que entre los “desinvitados”, están además de otras personalidades de la literatura, Renato Cisneros, que no parece tener una muy buena y clara opinión sobre este régimen y también la historiadora Carmen McEvoy, que tampoco parece muy “oficialista” que digamos…

De pronto han empezado a “desinvitarse” muchos otros escritores que “quedaron” en la lista, solidarizándose con los “desinvitados” por don Gálvez y considerando lo hecho como una falta de cortesía (malacrianza, vulgaridad) de parte del ministerio de cultura, lo que yo llamaría, una falta de cultura…

Hechos como este, además de proyectar una imagen de m … acerca  del Perú en el exterior, ser algo descortés al máximo, poco inteligente y zafio, retratan una “política” de la que es mejor correr… El ministerio no volverá a tener una estatura mayúscula hasta que don Gálvez no regrese de entre la neblina, a su notaría y no elijan a un Ministro, con mayúscula que le dé a la Cultura su verdadero lugar y no solamente un cambio de nombre como el propuesto (su primera “acción”) por don Gálvez, el notario de la presunta neblina alcohólica y los tiros al aire…

Imagenhttp://ciencianet.com

LA VIOLENTA INTOLERANCIA


Imagen: RPP

COMUNICADO

El Colegio de Periodistas de Lima se dirige a sus miembros y a la opinión pública, para expresar lo siguiente:

1. En la fecha, durante la cobertura periodística de la visita del Presidente Pedro Castillo al Alcalde Jorge Muñoz en el municipio de Lima, personal de seguridad del jefe de estado agredió a la reportera de TVPerú Tifanny Tipiani, quien trataba de buscar información sobre la coyuntura política.

2. Nuestra Orden, lamenta que este tipo de maltratos al periodismo, se esté convirtiendo en un estilo recurrente de vulneración a la libertad de expresión y el derecho a la información.

3. Aún, cuando la presidencia del Perú, a través de un mensaje por twitter ha lamentado la situación que afectó a la reportera Tipiani, ofreciéndole las disculpas del caso, el Colegio de Periodistas de Lima deplora y censura estas malas prácticas contra la prensa y exige una investigación sumaria para sancionar a los responsables de dicho vejamen, dando a conocer a la opinión pública los correctivos adoptados.

4. La prensa, quiere recordar al gobierno que el acceso a la información en una democracia, es un derecho ciudadano y una obligación de las autoridades, proporcionarla con transparencia y libertad.

Lima, 18 de agosto de 2021

Consejo Directivo

“LA ÚLTIMA CHUPADA DEL MANGO”


La única Coca-Cola en el desierto o el último huevo duro en la canasta del pic-nic… ¡El “no va más”!… Pareciera que eso se cree la señora Alva, presidenta del congreso…

  • Primero, recién inauguradita, no recibió al – hasta entonces- presidente de la república, Francisco Sagasti, desairándolo y dejándolo en la calle, enviando a un subalterno hasta la puerta, para recoger la banda presidencial que tradicionalmente a él le tocaba entregar y colocar a su sucesor (al de él, claro) …

En segundo, e infortunado lugar, la señora Alva lucía una banda presidencial hecha a su medida, con la que se hizo fotografiar en su despacho y fue ELLA, la que le colocó la banda presidencial a Pedro Castillo…

Para abreviar, su “su tercer acto”, por numerarlos, aunque estoy seguro que entre su “auto designación presidéntica” y este, hay muchos más, está lo sucedido últimamente en el congreso con la visita del presidente Castillo, que terminó con un gesto con la mano, de la señora Alva, que, al parecer ante algo que el señor Castillo quería decirle , hizo con la mano algo así como “no”, “basta” o “es suficiente” …

Resumiendo, digamos que la señora es una persona evidentemente malcriada y yo, que fui amigo de su papá, lamentablemente hoy fallecido, no puedo creer que ella sea así, porque Miguel pudo engreírla, seguramente, pero no maleducarla…

Imagen: sp.depositphotos.com

“B” Y “C” CONTRA “A” Y VICEVERSA ¿Y LA “P”?


Parece una guerra de letras, pero en realidad es una guerra sórdida, cruenta, estúpida, que libran Bellido, Bermejo, Cerrón y Castillo, contra Alva…: Ejecutivo versus Legislativo.

¿Y dónde queda la “P”? …, ¿El Perú?…

Todo mal, con alguna posible señal positiva, pero para variar, el Perú, la “P” de esta “guerra de letras”, es la única perdedora. El Perú es la última rueda del coche en medio de una pandemia mortal, un desastre económico que aterra a inversionistas propios, extraños y a los peruanos, además de una fractura social no vista antes, sin mencionar a una educación incierta y expectante…

Mientras tanto, la guerra continúa, con amenazas de “bombardeo”, “bomba atómica” y sobrevuelos rasantes de ambos bandos y sobre ambos bandos, para asustar al otro…

Parece que nunca se va a aprender y el Perú va a ser una “casuality of war”, una casualidad de guerra, la única que creyó que la guerra era por él y no por los intereses bastardos de las otras letras.

Imagen: http://www.abc.com.py