LOS HUEVOS Y LA TORTILLA


El gabinete obtuvo el voto de confianza, a pesar de la grita, las manifestaciones y sus lemas, las declaraciones altisonantes, a pesar de opiniones que daban por hecho lo contrario. A pesar de todo, ganaron la confianza, a pesar de echar fuego porque Bellido habló en quechua…

Pero creo que esa es solamente una parte de este sainete tragicómico, que se proyecta peligrosamente, en el que los actores son bastante malos y donde, cosa curiosa, el presidente Castillo parece ser un personaje de gran importancia, pero sin parlamento (o sea que es una especie de “mudo” y sin “parlamento”, visto este como una institución) …

Es un personaje que quiere contentar a todos, que sonríe, inaugura alguna obra popular y cumple el papel de “bueno”, de conciliador y amigo preocupado, lo cual está bien, pero me parece que debería saber –y si lo sabe, ponerlo en práctica- que no se puede hacer una tortilla sin romper huevos. “Sabiduría Popular” le dicen y como él menciona cuando habla, al “Pueblo” todo el tiempo…  

Digo, ¿Reestructurará el gabinete?

Imagen: vitonica.com / es.123rf.com

¿COLOR Y PREDESTINACIÓN?


La palabra “bermejo”, significa que algo es de color rojo o rojizo y me parece curioso que un congresista peruano, izquierdista por confesión y que es el más entusiasta seguidor (junto con el líder de su partido político y de algunos otros), de la aplicación de conceptos, hoy trasnochados y dejados de lado, que yo sepa, salvo tal vez por el infausto líder de Corea del Norte, se apellide así.

Creo que basta escucharlo hablar en alguna entrevista o leer lo que publica en “sus” redes sociales, echar una ojeada a los cargos que pesan sobre él (de los que se encargará el Poder Judicial), para darse cuenta de que su pensamiento camina por un borde estrechísimo y peligroso, que linda con la delincuencia (sospechada judicialmente) y está teñido del color que su apellido delataría.

Imagen: es.123rf.com

PUBLICIDAD, POLÍTICA Y OTRAS HIERBAS


Por si acaso, aquí comparto una entrevista que me hiciera, amablemente, hace poco, mi amigo y ex alumno, Joan Manuel Flórez, para «Mente Mochilera«.

Es larga y noto que mi voz y las dificultades de pronunciación (que es una secuela de infarto cerebral, nomás), no son lo que eran y le agradezco a Joan Manuel por tenerme en cuenta y pensar que a alguien le puede interesar lo que pienso…

Gracias muchas a quienes tengan la paciencia de escucharme.

¡Un abrazo!

Manolo.

LAGARTIJA REPARTIJA


La lagartija es un bicho de movimientos rápidos, bastante astuto, silencioso y que puede quedarse inmóvil por mucho tiempo…

La “repartija” no necesita definición, pero se trata del nombre que se le da a una distribución arbitraria de algo, una especia de “reparto a manos llenas”. Lo que sí habría que decir es que, como práctica, a pesar de que al parecer existió siempre, la “repartija” se hizo popular en el Perú, gracias a la escandalosa repartidera de “comisiones” en un Congreso pasado, entre miembros de una misma argolla, vinculada por intereses “políticos”, de un tipo nada inocente y sí más bien delictivo…

Pero cada vez que un gobierno empieza, la “repartija” lo hace, y quiénes se alzaron con el triunfo, distribuyen puestos públicos en pago a personas que contribuyeron al éxito electoral de algún modo, y a los “amigos”, a los “simpatizantes” y a los “miembros del clan”. Copan así el Estado, para asegurarse que lo que ven como botín, se reparta y todos los posibles reclamantes, se encuentren satisfechos…

Mi experiencia personal, es que al día siguiente de empezar a trabajar como Secretario de Comunicaciones, de la Presidencia del Consejo de Ministros, en el segundo año del gobierno del presidente Toledo, recibí directamente una llamada telefónica: “¿Manuel Echegaray?  ¿qué haces ahí si no eres hermano y ese puesto no es para ti…? Si sigues, te vamos a matar…” Respondí: “Si me vas a matar, no me avisas…”. Hubo silencio y colgué el teléfono. Nunca más me volvieron a llamar…

Huelgan comentarios.

Puede sonar a algo cínico el reconocer que esto suceda, pero es la realidad real. Hace un tiempo, el carnet del partido, funcionaba como una tarjeta doble: de presentación, a la vez que de representación. El carnet agilizaba trámites, hacía merecedores de puestos, otorgaba prebendas y gollerías. Todavía debe seguir funcionando esto, que fue notorio en gobiernos pasados, pero ahora se suma de manera notoria el “amiguismo”, los “tarjetazos” y las “recomendaciones” vuelan y están a la orden del día….

Antes se “guardaban un poco las formas” y se llamaba a “gente que sabía”, para ocupar puestos visibles e importantes, o se contaba con “cuadros” del mismo partido que fueran eficientes y no tuvieran “peros”. Pero… ¡Todo cambia! Ahora se siguen –a duras penas- manteniendo algunos nombres tranquilizadores, pero como la lagartija, la “repartija” se mueve veloz y nerviosamente, amontonando nombramientos a “nn”, que resultan ser más bien, unos peligrosos “xx”, porque, como se dice, en vez de currículo, tienen prontuario…

Empezó la temporada de la “repartija” en el Estado y el poder ejecutivo y el legislativo se agitan, bullen y nadie parece querer perderse una “pieza”, lo que caiga está bien …

Cacería, safari, caza furtiva, … ¡Es temporada, y hay que aprovecharrrrrr…! ¡A comerrrrr…!

Imagen: freepng.es

«DECISIONES…,TODO CUESTA… SALGAN Y HAGAN SUS APUESTAS… ¡CIUDADANÍA!»


Rubén Blades…

Ahora me viene a la mente la canción suya, que fue tan popular, porque aquí en el Perú, lo que se esperan son decisiones, precisamente, ya que se vive en una incertidumbre ominosa…

De uno y otro lado hacen y se equivocan, o no hacen y se equivocan; pareciera que la única constante es equivocarse, no sé si adrede o por azar…

Mientras tanto, en la mitad de este mar agitado y tormentoso de las idas y vueltas, de los “trascendidos”, las especulaciones, los “gestos” y la desinformación o la información interesada, navega la barca frágil de la ciudadanía, expuesta a los peligros, tratando de resistir a las olas gigantes, causadas por el viento inmisericorde de los intereses personales…

No se avizora puerto y la tormenta arrecia, mientras los “elementos” son, como siempre, ajenos al destrozo, porque no les importa que la barca se hunda y que se ahoguen todos…

Decisiones, indecisiones…

¡Apuesten, hagan juego en la ruleta, señores…!

En la “ruleta rusa”.

Imagen: http://www.angelinifarmacias.es