LOS PISCOSOCIALES.


Raro no? Deberían ser psicosociales, pero resultan “piscosociales”.

Montesinos nos tuvo acostumbrados a las vírgenes que lloraban, las colegialas endemoniadas de la selva, la boa monstruosa que para abrirse camino derribaba árboles y dejaba lista una nueva carretera marginal. Eso y muchas cosas más.

Psicosociales; actos mediáticos inventados para distraer la atención en situaciones críticas o adormecer la vivacidad de los ciudadanos y excitar la fantasía y la avidez por noticias estrambóticas. Finalmente la realidad superó a la imaginación, como suele suceder.

Hoy asistimos a una oleada de eventos de este tipo; algunos evidentemente originados y otros reales que han sido magnificados para que el eco resuene en todas partes. En el caso de los reales, la oportunidad de utilización me parece magistral. Así como también pareciera que a quien los está necesitando, le llueve la suerte y como a la oportunidad la pintan calva…

Sin embargo también existen estos  piscosociales, tan mal planteados, que parecen producto de una tranca individual o una mona colectiva. Ya muchos se han ocupado de todo ésto. Incluso yo he escrito algo en un par de posts, pero a veces es tan evidente que no sé si nos toman por tontos o es que hay una colección de argumentistas que planean temas que quedarían bien a los Hermanos Marx, a Los Tres Chiflados o al despistado Boris Grushenko de Woody Allen.