CUANDO EL GATO LE GANÓ A LA PLANCHA


 

 

La noticia es breve pero debe concernir a cientos de miles de personas (y tal vez me quedo corto). Monopolio, el popular juego de Parker Brothers y ahora de Hasbro, ha reemplazado una pieza por otra. Esto no llamaría la atención si no fuera por la popularidad de un juego que  James Darrow un desempleado vendedor de calefactores eléctricos  patentó de la versión de Atlantic City del juego, basado en una creación de 1903, de Elizabeth Maggie.

Este juego que tiene como tema la compra y venta de bienes raíces ha atravesado el siglo y las diversas lenguas, permitiendo que el mundo se entretenga.

La sustitución de la pieza ha sido consultada con los fanáticos de Monopolio a través de Internet y así la plancha (no eléctrica, por supuesto, sino de las de peso, que se calentaban) ha cedido su lugar al gato, que con pasos sigilosos, ha entrado en el juego mundial.

Una vez más el gato hace historia, trayendo, esperamos suerte, a los jugadores que lo elijan, o a los que les toque. En una época de juegos de apretar botones, mover, pensando, las fichas en un tablero parecerá anacrónico, pero es divertido. Pregúntenselo a los fanáticos de Monopolio.