EL MUERTO CON LA VENDA EN EL CUELLO


Recientes descubrimientos sugieren que el faraón Ramsés III habría muerto degollado, en un atentado que cobró su vida e instauró a otro soberano en el trono de Egipto.

La momia, a la cual al parecer no se le retiraron las vendas que cubrían el cuello para no deteriorarla más, ocultaba, debajo de un gran vendaje, una profunda herida, que de seguro le causó la muerte.

La noticia dice que…

 

“Los rayos X han revelado una profunda herida en el cuello de Ramsés III que había permanecido oculta hasta ahora por una capa de vendas que nunca se han retirado para no empeorar el estado de conservación de la momia, según un estudio de expertos italianos.

El examen de los restos del segundo faraón de la dinastía XX, que gobernó Egipto entre 1.186 y 1.155 a.C., apoya la teoría de que fue víctima de una conspiración liderada por Tiyi, una de sus dos esposas, y su hijo el príncipe Pentaur, ávido por heredar el trono de su padre.

La hipótesis de la conjura para matar al faraón se basa en un papiro datado en el año 1.155 a.C. que da cuenta de un proceso judicial contra miembros del harén de Ramsés III para derrocarlo y hacerse con el poder…”

Es decir que al parecer al faraón lo mataron en una conjura porque alguien, posiblemente su propio hijo anhelaba el poder total. Hace 3,000 años de esto. La historia ha seguido y las ambiciones continuaron produciendo muertos en el camino de querer tenerlo todo. Es terrible comprobar que el ser humano no cambia y que es capaz de todo con tal de obtener lo que quiere. Tres mil años después parece comprobarse un parricidio real, con todas las implicaciones que trajo, seguramente, para el país del Nilo y nos damos cuenta que todo llega a saberse: por lo menos hoy ratificamos que como dicen los documentos, Tiyi, su esposa y Pentaur, su hijo, conspiraron mortalmente contra Ramsés III.

La investigación para esclarecer la muerte del faraón se completó con el estudio de una momia de un varón de entre 18 y 20 años que comparte el linaje parental con Ramsés III, según los análisis de ADN, lo que “sugiere firmemente que ambos eran padre e hijo”, apuntó Zink.

El presunto príncipe Pentaur no fue embalsamado con el método habitual que se seguía con la realeza, sino que se cubrió su cuerpo con piel de cabra, considerada “impura” en la época, lo que se puede interpretar como un castigo hacia el fallecido, según los investigadores.”

Al final Pentaur murió (o lo mataron) y todos recuerdan a Ramsés III. Nadie a su asesino, salvo algunos antiguos documentos.

Ramsés III

Anuncios

ALTO A LA VIOLENCIA!!!!


20080516115836

Pronunciamiento del Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y la Defensoría del Pueblo sobre los últimos hechos de violencia sucedidos en la Selva Peruana
 

 ¡ALTO A LA VIOLENCIA!
 
El Presidente de la Conferencia Episcopal del Perú y la Defensora del Pueblo lamentan profundamente el descenlace violento que viene ocurriendo en el departamento del Amazonas, ciudades de Bagua Chica y Bagua Grande, entre otras, que ha ocasionado la muerte de civiles y policias y un saldo de varios heridos.
 
La vida es un valor supremo que en cualquier circunstancia debe ser protegida y privilegiada, tanto la de nuestras comunidades nativas históricamente desatendidas, como las que quienes, en cumplimiento de su deber constitucional, procuran el restablecimiento del orden.
 
Hacemos un clamoroso llamado a la serenidad y demandamos que, de manera inmediata, cesen los enfrentamientos entre compatriotas. Es urgente que se atienda sin distinción a las personas heridas y a las que se encuentran en riesgo y que se proceda en el más breve plazo a restablecer el canal del diálogo, que nunca debió ser interrumpido, y que debe ser utilizado como la única vía para resolver pacíficamente los conflictos.
 
Concientes de nuestro deber de protección de la vida y de los derechos fundamentales de las personas, invocamos a todas las autoridades y dirigentes a optar por el diálogo y la paz y nos mantenemos a disposición del país para colaborar en lo que nos sea requerido, a fin de devolver la tranquilidad a las poblaciones afectadas y a todo el Perú.
 
 
+ Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM.
Arzobispo de Trujillo
Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana
 
Dra. Beatriz Merino Lucero
Defensora del Pueblo