COMENTAR INCIDENTES


Taza-de-cafe-1

Cuando escribo sobre algo, si se trata de algún incidente ocurrido y notorio, trato de informarme bien y dejar que el asunto “repose” para no comentarlo de inmediato con riesgo a equivocarme. He aprendido que muchas veces las cosas no son lo que la primera impresión dice y que es mejor tomar cierta distancia tratando de ser así mucho más objetivo.

Generalmente, cuando ha pasado el tiempo, las luces son más claras y mejor se definen los colores. ¿Le quita inmediatez” a lo que escribo? Por supuesto. Tampoco se trata de estar tocando siempre lo que los periodistas llaman “inactuales” pero sí de ofrecer una opinión pensada. Este, todos sabemos, no es un blog de noticias, que para eso hay muchos y muy buenos. Es un humilde aporte que combina los temas tratando de darles una mirada personal – la mía- que pienso les puede interesar.

Hago toda esta introducción porque a veces, como hoy, reviso lo que he escrito y me pregunto si lo ofrecido está correcto, bien. Bien, no lo sé, pero es mi visión de ciertas cosas, el viaje por interioridades personales y lo que el tiempo ha ido dejando en mi memoria. Eso es lo que comparto.

Hay ocurrencias sobre las que siento las ganas inmediatas de manifestarme y escribir algo; sin embargo prefiero que la cosa se asiente porque así se separan los líquidos y sólidos, saliendo a flote mucho.

Este batiburrillo resultante que explora los campos más diversos, fue ganándose el nombre que al principio le puse al blog: “Manologo”. Sin acento es la marca o el nombre (el logo) de Manolo. Con acento es un soliloquio de Manolo (o sea yo) sobre temas que cambian y siento que merecen compartir opinión. Un acento puede cambiarlo todo y pero estoy seguro que yo soy lo que pienso, o sea que en este caso resulta ser lo mismo.

Entonces a lo dicho, reflexionar primero y después escribir. Si es que no están de acuerdo, me lo dicen.