¡DIN-A-LING, DIN-A-LING, DIN-A-LING, TILÍN!


DING

“Noche de paz”, “Rudolph the red nosed raindeer”, “Navidad, navidad, blanca navidad” y otros clásicos de la temporada suenan desde las siete de la noche o un poco antes (o sea desde que empieza a oscurecer) hasta lo suficientemente tarde como para que anoche, después de las doce, siguieran lanzando su músico mensaje desde los juegos de lucecitas que, intermitentes, se encienden y se apagan alrededor de los múltiples arbolitos y postes que hay en el condominio.

 

No me malentiendan, por favor, no es que tenga nada en contra de la Navidad, pero esta costumbre ornamental músico-luminosa, me saca de quicio; los temas navideños repetidos monótonamente con un sonidito que quiere imitar campanitas o a una cajita de música durante horas, en vez de –como quizá debiera ser- convertirse en la parte sonora del paisaje, se tornan en un suplicio decembrino que altera los nervios.

 

Yo casi no salgo, pero sé que por esta época todo bicho viviente “celebra” de la misma manera y tanto los supermercados, las tiendas y hasta la bodeguita del barrio se unen con las mismas canciones repetidas, las lucecitas que se prenden y se apagan para que nadie, en algún lugar, pueda ignorar la efeméride.

 

Están bien las lucecitas, los villancicos y la “nieve” de a mentira en esta Lima que va entrando en el calor veraniego, pero… ¿podría ser menos monótono el asunto? Sé que “las tradiciones se respetan” y que este post es una nota falsa en el jolgorio navideño o una lucecita quemada en las decoraciones, pero siempre la Navidad ha sido la celebración del nacimiento de Jesús, por lo menos para mí, mis padres y mis hermanos; además estoy seguro que para muchísimas personas es así…

 

La Navidad se lleva dentro y se festeja, claro, pero por favor ¿podrían bajar el volumen a la musiquita o hacer que las alegres lucecitas intermitentes enmudezcan aunque sea por un ratito?

 

Imagen: navidad.es

BUEN HUMOR INTERNÁUTICO.


Divertido post de Blogueando con Francesc Josep que tiene tanto de verdad, que da risa!

Nuestros padres (o abuelos, dado el caso) definitivamente no son una buena fuente de opinión acerca de los fenómenos de Internet. Para ellos es más confusa que el Amazonas, cuando creen que ya tienen dominado algo, todo cambia. Por eso desconfían y ven a Facebook, Twitter y otros con recelo.

Por mucho que nos esforcemos en explicarles pacientemente la importancia del “Twi-no-sé-qué”, será difícil eliminar la idea que se han hecho. Según ellos…

Humor Original: La Internet según nuestros padres

Humor Original: La Internet según nuestros padres

Humor Original: La Internet según nuestros padres

Humor Original: La Internet según nuestros padres

Y un bonus dedicado a nuestros lectores taringueros -) .

Humor Original: La Internet según nuestros padres

FUENTE: Blogueando con Francesc Josep