DOLOR.


tratamiento del dolor

Le dolía el brazo derecho y pensó que podría ser, como lo había oído o leído, el aviso que daba un infarto al corazón; dudó si era ese brazo el que dolía o el otro y mientras se preocupaba, el dolor que había comenzado de la nada fue desapareciendo; él se levantó, incorporándose en la cama, cuando volvió el dolor.

 

Asustado, despertó a su mujer y le dijo lo que creía, pero ella abrió los ojos y mirándolo, le dijo que seguramente era ese trabajo que le obligaba a acomodar, durante todo el día, frasquitos de mermelada en las cajas; que tomara un analgésico, durmiera tranquilo y la dejara dormir.

 

Él, mientras iba al baño a buscar una pastilla, pensó que por suerte estaba casado.

 

Publicado el 27.12.2017 en “El poder de las letras”.