PEQUEÑO DRAMA


Estoy en la cocina, doblando servilletas de papel. Al lado, tengo un café que bebo a sorbos de cuando en cuando, casi como un descanso, como un pequeño premio…

Hace un poco de calor y he abierto la ventana que está a mis espaldas, para refrescar algo el ambiente…

De pronto, un insólito golpe de viento hace que los leves trozos rectangulares de papel, vuelen, y también algunos ya doblados, con forma triangular. Los ya doblados terminan esparcidos por la mesada, en desorden total.

El suelo está cubierto de servilletas ya inservibles, aunque aparentemente nuevas y sin doblar, que irán a la basura. Reúno las que estaban dobladas y les pongo encima un platito para que no se vuelen. Hago un bollo con las servilletas caídas y las echo en el basurero…

Cierro la ventana por precaución y al querer tomar un sorbo de café, veo que, en el mug de café calientito, ha naufragado una de las servilletas voladoras. No hay más café listo, solo quedan unas tres servilletas sin doblar y las ya dobladas, en forma de triángulo, no son más de seis.

Hay que pasar café y comprar servilletas.

Imagen: webphotos.org