CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE


CUANDO EL DESTINO

A estas alturas en el Perú, nadie sabe precisamente lo que va a pasar, pero por los indicios, el destino de nuestro país no es bueno para nada…

Llegamos al Bicentenario después de una larga y agotadora carrera de doscientos años y parece que no alcanzaremos la meta, sino en un estado calamitoso, que ha ido poniéndose peor en los últimos tiempos…

Hoy más que nunca, la frase de Jorge Basadre, acerca de que el Perú es un “País de desconcertadas gentes”, cobra realidad y si miramos las últimas encuestas electorales, que llegan hasta el domingo pasado, veremos que un porcentaje muy elevado de votantes no tiene ni idea de por quién votar o no querría hacerlo, porque no le interesa y que aquellos que se deciden por alguien ni siquiera llegan, individualmente, a un 20% en su preferencia.

Y si esto es para voto presidencial, la atomización en lo que sería el voto congresal es peor aún y nos condena a un congreso tan fragmentado que “mayoría” rima con “utopía”, lo que hace que el panorama sea ófrico.

Ya el “Chapulín Colorado”, falleció y la frase conocida, repetida en voz alta “¿Y ahora, ¿quién podrá salvarnos?” queda flotando en el aire, sin ninguna respuesta.

Imagen: http://www.storyblocks.com