EL UTERO DE MARITA lo dice claramente: Reproduzco íntegro su post.

1. Sobre este spot, Luis Felipe Gamarra se pregunta, y yo con él: “¿Por qué no ejecutaron este mismo esfuerzo para señalar que la leyes que dictó el Gobierno no van a afectar la soberanía de la selva? ¿Acaso porque los pobladores de la selva no ven televisión? ¿A quién se dirige el comercial? ¿Qué comunica, qué busca legitimar? … ¿Acaso trataron de resolver un problema de más de 55 días con un spot hecho en menos de 24 horas?”

2. Otra respuesta típica: cerrar las radios que “incitan a la protesta”. Hombre, no aprenden.

3. ¿Se han dado cuenta que la versión de la prensa extranjera es diametralmente opuesta a la nacional? No había visto algo así desde la Guerra del Cenepa (la que perdimos mientras todos los medios peruanos informaban cómo íbamos ganando). Con razón Yehude está afectado.

4. De todas formas la desinformación viene de ambos lados. La Telesur de Hugo Chávez reportaba el hallazgo de 15 civiles muertos más, que la Defensoría ha desmentido. De todas formas, las cifras oficiales no cuadran con los testimonios gráficos. Habrá que esperar.

5. ¿Y Pizango? Pidiendo asilo a Nicaragua. Esa dirigencia responsable, caramba. Cuando las cosas se salen de control, somos fuga. ¿Y las bases? Que se las arreglen como puedan.

6. ¿Y con quién cuernos se negocia ahora? se preguntan en Mil Demonios. Aquí viene la pepita. Amiguitos de este blog nos cuentan que el gobierno ha formado un comité de crisis formando por Rosario Fernández, Joselo García Belaúnde y Meche Aráoz. Se están juntando con representantes de iglesias, ONGs y de asociaciones indígenas -incluido Gil Inoach, ex presidente de Aidesep- para buscar una solución. Ojalá.

7. Un entremés. Aldo dijo hoy:

¿Saben quiénes son los dos congresistas por Amazonas? La aprista Fabiola Salazar y el humalista José Maslucán.
¿Alguien ha escuchado sus voces?

Si el popular y telegénico Alditus empieza a escuchar a Fabiola Salazar, debería preocuparse: falleció hace unos meses.

8. De nuevo, en serio: Los policías. Degollados, mutilados, torturados. ¿Vieron ayer el reportaje de Andrea Llosa con sus familiares? Unas casas paupérrimas, sueldos de 800 soles, un trato miserable. Y eran Dinoes, o sea, élite. No se equivocaban los que culpaban, también, al gobierno que los envió al matadero.

9. Los veinticuatro policías caidos conforman “la mayor matanza de policías en la historia del Perú“, como nos recuerda Fernando Rospigliosi. En el Andahuaylazo murieron cuatro policías y allí, cuando Meche era congresista, saltó como una fiera a la yugular del entonces ministro del Interior.Miguel Ramírez, de El Comercio, ha revelado que hace dos (02) semanas Inteligencia de la Policía había advertido de este posible desenlace. ¿Qué hizo Meche?

10. Nada. Nadie hizo nada. Insisto: ¿no es raro? La cronología de acontecimientos indica que todo esto se pudo haber solucionado ¡desde febrero! por el Congreso de la República pero que la mesa directiva de Velásquez Quesquén y la bancada aprista de Mulder fueron las principales trabas. ¿Por qué? Coincide Carlín en un inusual post:

Lo que los hechos muestran es que desde Palacio se habría instado a los acólitos de la bancada oficialista del Congreso a que suspendan la derogatoria del decreto 1090, puesto que se había tomado la decisión de entrar “a saco“ a debelar la revuelta indígena.

Es escalofriante comprobar que, conforme a la secuencia de los hechos, la soberbia, el narcicismo y la falta de escrúpulos de Alan García hayan llegado al extremo de provocar, de manera premeditada, este macabro operativo, que merecerá, sin duda, entrar en los anales universales de la infamia.

11. El Comercio pide la renuncia del gabinete en pleno. Cuando el Mercioco se pone los pantalones, más que una medida de presión, es un síntoma de lo inevitable. Yehude ya fue, por más que se desgañite en el Congreso. ¿Serán tan torpes de poner a Meche?

12. MARCHA PACÍFICA ESTE JUEVES 11. En la Plaza Dos de Mayo desde las 2 de la tarde. No sólo por los policías y civiles caidos en Bagua. Por el intento de estatizar un canal. Por los petroaudios sin investigar. Por los chuponeadores. Por los faenones. Por Rómulo, Quimper, Mantilla, Nava, el tío George, Garrido Lecca. Por Pisco. Por Puno. Por si no fuera ya suficiente. Puro blog son ustedes.

QUÉ ESTÁ PASANDO?


6-dedos

Leer los diarios, escuchar la radio y ver la televisión en sus versiones noticiosas, salvo raras excepciones, resulta un ejercicio donde el deja vu se entroniza.

Tal vez sea la cercanía de las elecciones (ediles, presidenciales) lo que hace de las promesas, las frases grandilocuentes  y las acciones efectistas una constante.

Malo, porque significa tomar atajos que suelen llevar al precipicio. Malo, porque olvidamos que estamos haciendo buena letra y empezamos a dibujar palotes y a garrapatear incoherencias. Malo,  porque volvemos a las andadas.

La plaza pública, el verbo florido y la acción truculenta sólo traen más de lo que ya tuvimos, nos hizo daño y retrasó. Las buenas acciones de los últimos años están siendo borradas para devolvernos a la imagen de país que falta a sus promesas, que evita los compromisos contraídos y resuelve los temas “a su modo y manera”.

Cómo va a haber confianza para enfrentar la crisis si los incendios críticos se multiplican?

El país que no aprende de su historia está condenado a repetirla. Y como diría el poeta: “Ya se oyen los claros clarines”.*

*Frase fuera de contexto y usada sólo por el tema anunciador. Perdón Rubén.

OPORTUNIDAD


oportunidad

El mundo está lleno de oportunidades.

A veces nos quejamos, porque sentimos que la desgracia cae por todas partes sobre nosotros, como lluvia ácida.

Sin embargo no vemos que al reverso también están lloviendo oportunidades.

Lo digo, porque cada vez que converso con un taxista que tiene título universitario y tuvo que buscárselas porque perdió su trabajo que creyó estable, o hablo con alguien que tiene un pequeño negocio y busca la manera de crecer, me doy cuenta de que a pesar de las trabas y las dificultades, las oportunidades están ahí, para el que se anima a buscarlas; para el que no teme engrasarse las manos y meter los zapatos en el barro o mojarse íntegro.

Oportunidades que muchas veces dejamos pasar porque no se nos ocurre vernos  desarrollando tal o cual actividad, o ejerciendo aunque sea temporalmente un oficio determinado. Lo que sucede, pienso, es que creemos que las cosas deben venir a nosotros. Nos acostumbramos a la espera. Y de pronto se trata de salir a buscar: tocar puertas, pasar la voz, ofrecer. Estamos habituados a que nos pidan algo y entonces empezar el ciclo.

Nos hemos olvidado que afuera hay un mar de necesidades  de todo tipo y en vez de preguntarnos cómo podemos satisfacer algo de ésa demanda, nos asombramos con la habilidad de otros,  contentándonos con mirar y muchas veces envidiar.

Esto, por supuesto, no nos ayuda en nada. Primero, porque no tenemos en cuenta las necesidades, sino lo que ofrecemos. Es que, insisto, nos quedamos en la etapa en que venían a nosotros a pedir; y dábamos lo que teníamos, porque éso era lo que buscaban.

En segundo lugar, porque nos hemos vuelto pasivos. Se ha perdido nuestro espíritu cazador del principio.

La gran pregunta es si lo que yo ofrezco es valioso para las necesidades que existen;  si no lo es tal como está, debo adecuarlo. Y la acción importante a emprender es el retorno a la búsqueda.  Sin una oferta clara y adaptable,  y sin la suficiente audacia para buscar las oportunidades, seguiremos vegetando;  quejándonos y mirando como otros sí pueden cruzar las aguas caminando. Porque creen en ellos mismos. Porque saben que si dudan, se hunden.