LA VIOLENTA INTOLERANCIA


Imagen: RPP

COMUNICADO

El Colegio de Periodistas de Lima se dirige a sus miembros y a la opinión pública, para expresar lo siguiente:

1. En la fecha, durante la cobertura periodística de la visita del Presidente Pedro Castillo al Alcalde Jorge Muñoz en el municipio de Lima, personal de seguridad del jefe de estado agredió a la reportera de TVPerú Tifanny Tipiani, quien trataba de buscar información sobre la coyuntura política.

2. Nuestra Orden, lamenta que este tipo de maltratos al periodismo, se esté convirtiendo en un estilo recurrente de vulneración a la libertad de expresión y el derecho a la información.

3. Aún, cuando la presidencia del Perú, a través de un mensaje por twitter ha lamentado la situación que afectó a la reportera Tipiani, ofreciéndole las disculpas del caso, el Colegio de Periodistas de Lima deplora y censura estas malas prácticas contra la prensa y exige una investigación sumaria para sancionar a los responsables de dicho vejamen, dando a conocer a la opinión pública los correctivos adoptados.

4. La prensa, quiere recordar al gobierno que el acceso a la información en una democracia, es un derecho ciudadano y una obligación de las autoridades, proporcionarla con transparencia y libertad.

Lima, 18 de agosto de 2021

Consejo Directivo

SOLAMENTE PUEDO DECIR “¡GRACIAS!”


Ayer fui incorporado al Colegio de Periodistas de Lima, junto con otros cuatro profesionales, que son verdaderas personalidades.

La única palabra que encuentro es “¡Gracias!”, que aunque corta, contiene dentro toda mi alegría -que comparto- y ese sentimiento que es una mezcla de orgullo y el de saber que es una distinción, inmerecida en mi caso, pero la hermosa realización de un sueño. Un sueño, en el que siempre tuve sana envidia de mis amigos periodistas, que son tantos y tantos. Ellos eran periodistas y yo solamente un juntaletras. Ahora, sigo siéndolo, pero además les puedo decir “colega” y eso me da mucha satisfacción, porque ser colega, además de amigo, me pone en la categoría de hermano, lo que es muy hermoso.

Repito que esta distinción es inmerecida -sin falsa modestia- porque yo, en mi vida, solo me divertí mucho escribiendo y también gocé enseñando… Si ello merece algún reconocimiento… ¡bienvenido sea!, porque demuestra que no me equivoqué.

Nunca voy a olvidar este honor.