LA TORTURA


La-tortura.jpg

Las fiestas o fechas tradicionalmente señeras que marca el calendario y que se repiten cada año, son signo de alegría y diversión para la mayoría, pero para los creativos publicitarios creo que son épocas de sufrimiento por la tortura que significa encontrar algo nuevo, atractivo, interesante y realmente creativo, para unas efemérides que, inmutables, se repiten repartidas en un lapso de 365 días (salvo en los años bisiestos, como este, que trae 366).

Ser creativo no es fácil y siempre digo que no es lo mismo que ser “ocurrente”, “chispeante” o “chistoso”; ser creativo publicitario implica estar informado, trabajar para algo específico, atraer, gustar y convencer.

La creatividad no crece en los árboles y es un fruto que hay que conseguir con paciencia, que se tiene que cultivar y tratar con sumo cuidado, porque es frágil. La línea divisoria entre la creatividad y el sensacionalismo barato y corriente, es muy delgada… A veces se cree que para ser creativo solamente basta con llamar la atención y que cuanto más estridente se sea, es mejor…

El viejo dilema de la hoja en blanco, que es tan común para los creativos, se convierte en una especie de espada de Damocles que pende sobre él en cada fecha importante que se repite año a año… ¿Qué decir que no se haya dicho ya? ¿Cómo evitar esos mortales lugares comunes? ¿Qué ángulo o qué lado nuevo se puede presentar? No es fácil y que conste que lo digo porque cumplí 50 años de creativo publicitario en diciembre pasado.

Publicado por codigo.pe 15.1.2020.

CUANDO EL PRODUCTO ES LA VIDA


Encuestas-Violencia_de_genero-Espana_261735754_53926920_1706x960

En mi caminar como creativo publicitario me ha tocado participar en miles de campañas, crear miles de guiones, escribir más de cien mil avisos y material para publicidad de muy diverso tipo para innumerables productos, marcas y servicios, pero francamente nunca me he sentido mejor y más a gusto que cuando se trataba de la Cruz Roja, la donación de órganos o de sangre, la lucha contra el cáncer, además de algo para crear conciencia sobre la ecología.

Recuerdo vivamente alguno de los pedidos que venían a las agencias en las que trabajé, llenos de esperanza porque confiaban que la comunicación publicitaria pondría de su parte todo lo que sabía para luchar por la Vida, no solamente la humana, sino esa Vida que nos permite a todos, siendo parte del planeta, existir.

Publicitar productos, marcas o servicios es lo usual, por eso cuando se presenta una oportunidad para hacerle publicidad a entidades o emprendimientos que no buscan el lucro sino crear conciencia sobre un tema de tanta y capital importancia como es la Vida, no solamente es un deber hacerlo sino un verdadero placer.

Mi experiencia personal –y disculpen que la mencione, pero ha sido personalmente vivida- cuando dictaba el curso “Proyecto de Publicidad” en la universidad Católica, más gratificante era comprobar como los alumnos recibían y desarrollaban con verdadero entusiasmo y comprobado éxito la tarea semestral que consistía en desarrollar campañas reales del llamado “bien social”, en las que, con clientes que eran entidades que no podían pagarse comunicación y difusión publicitaria y que seleccionábamos al iniciar el curso, durante seis meses, aplicarían REALMENTE lo aprendido en las aulas.

Era de ver cómo se relacionaban con los solicitantes para obtener información, procesarla, crear las campañas y trabajar para obtener que salieran a la luz en medios que colaboraban desinteresadamente y la reacción positiva de las entidades que eran beneficiadas por grupos de estudiantes de último año de Comunicaciones (especialidad de Publicidad) que ponían verdadero empeño profesional en algo importante, que no fuera un champú o una mayonesa – sin que hacer publicidad para productos sea “malo”- que sería el tipo de publicidad más común que efectuarían durante su carrera.

Es que, perdónenme, pero personalmente creo que no hay nada más importante que la Vida.

Publicado en codigo.pe 29.8.2019

Imagen: “Violencia en España/encuesta” publicada por codigo.pe