PIERCE HA SALIDO


pierce-entre-ropa

Esperemos que regrese.

Esta mañana no andaba por ningún lado. Supongo que aprovechó que la puerta de atrás estaba descuidadamente abierta anoche para salir a explorar. Eso significa irse por el techo y seguramente bajar en alguna casa vecina.

Su poca experiencia de gata techera puede haber hecho que no sepa cómo regresar.

Ya sucedió hace un tiempo y anduvo tres días desaparecida, hasta que volvió cansada, sucia y hambrienta.  No sé si arrepentida.

De todos modos, ahora esperaré para escribir el post que pensaba poner anoche y que tenía por título “La gata y el cardenal”. Esperaré a que regrese y deslice su presencia blanca por mis pantalones negros, necesitados de una escobillada luego de su paso.

A veces uno se preocupa aunque no parezca. Y siente un pequeño vacío cuando otros se van en busca de aventuras.