SEAN MALDITOS


Si yo fuera brujo, les lanzaría una maldición de tal tamaño que ni con lejía se la podrían sacar de la piel. Una maldición por los siglos que vendrán, hasta el fin de los tiempos.

Pero no lo soy y lo único que puedo es maldecirlos, deseándoles lo peor, en una escala minúscula –la mía- esperando que, como las ondas se forman en el veneno líquido, al caer una gota o una piedrecita y se expanden, así este post sirva para que quienes lo leen, me acompañen y hagan coro.

Me refiero con esto, a los nacidos de mala manera que han propalado el que la vacuna de Sinofarm NO es efectiva, o si lo es, resulta mínima su efectividad, por boca de “periodistas” y usando algunos “medios”, a quienes debe alcanzar la maldición y que no menciono, porque no tengo desinfectante para la boca, ni el alcohol necesario para limpiarme los dedos con los que escribo y hacerlo con las teclas de la computadora.

De todas partes les han dicho que mienten y que al hacerlo crean miedo y zozobra en muchas personas que ya no quieren vacunarse y ellos, asesinos, en su estúpido afán de desestabilizar al Perú y ganar réditos para detentar el poder y hacer mierda al país, aprovechando terribles momentos de crisis, no se detienen ante nada y creen poder triunfar. La frase “Miente, miente, que algo queda” es muy antigua y se atribuye a Voltaire o a Goebbels, que fue, en la Alemania nazi, su perfecta encarnación… Entonces, aquí, mienten una y otra vez, haciéndolo con total desparpajo, en los medios, para echar a rodar la bola y que las redes “suciales” puedan jugar en pared. Aquí entran a tallar esos delincuentes anónimos llamados “trolls”, sicarios que reciben un pago por esparcir mierda con ventilador.

Mi maldición puede que sea pequeña, pero creo que, si se llega a replicar, les acarreará por lo menos cien años de desgracia y para ese entonces, serán unos malditos muertos desgraciados.

Imagen:es.wikipedia.org

ASESINOS AL TIMÓN


LA REP REP CIUD

No es difícil adivinar de qué trata este post. Es algo repetido muchas veces, que vemos en los noticieros de la noche en TV y ocupa cada vez más espacio en los periódicos.

Cadáveres regados en las pistas, heridos, miles de papeletas entre graves y muy graves, SOAT vencidos o que no existen, dosajes etílicos culpables que se arreglan con plata, denuncias y sobre todo IMPUNIDAD.

Aquí no pasa nada y los asesinos siguen empuñando el timón para después fugar, pedir disculpas o perdón y de nuevo matar. Un grupo de choferes agremiados dice que las papeletas son injustas y que los precios que han de pagar por ellas es muy alto. Y me pregunto yo ¿cuánto es que vale una vida humana? Es injusto que circulen asesinos en vehículos varios, que no respeten normas, crean que la velocidad y la ebriedad son signos de alegría y machismo.

Pegan a policías, manejan sin brevete, invaden las veredas y en el servicio público hacen carreras a ver quién recoge al pasajero que al final es la víctima que matan.

¿Hasta cuándo Lima será la ciudad donde manejar es suicida, lo es cruzar la calle y pararse en la esquina?

¿Hasta cuándo veremos las noticias que vemos, enterraremos muertos, consolaremos a inconsolables viudas y huérfanos?

¿Hasta cuándo los asesinos del volante se reirán de todos para seguir matando?

¿Son los privilegiados a quienes nada pasa? ¿Es que tienen “corona”, son los “reyes” de algo? ¿Tienen como el agente secreto de novelas permiso de matar?

No entiendo, ni creo que esto pase y nadie reaccione.

Los asesinos deben ir a un lugar del que nunca jamás puedan salir. ¡Limpiemos nuestras pistas de asesinos ahora!

Que la muerte no maneje jamás.

 

Foto: “La República” Reportero Ciudadano.

 

 

VOLVER AL PASADO


20130128-caos-_basura_y_delincuencia

Mucha gente piensa que “todo tiempo pasado fue mejor” sin darse el trabajo de mirar lo que sucede a su alrededor y avizorar en algo el futuro.

A través de un juez que adelantó opinión y como diría Cervantes “de cuyo nombre no quiero acordarme”, se retornará a un estado de cosas que ya creíamos superado.

Lo de “La Parada” no termina y como dije en un post anterior, la Hidra renueva cabezas, porque el incentivo es muy grande. El poder que parece llamarse Poder Perjudicial, falla en favor del caos, la suciedad y el desorden. Falla en favor de quienes agreden a Lima y a sus ciudadanos, haciéndonos creer que “la justicia actúa”, sin importar que con una institución como esa los narcotraficantes salgan de prisión impunemente, los asesinos caminen por las calles y la delincuencia ponga en jaque a la sociedad.

La ambición personal, el dinero como acicate y la absoluta falta de vergüenza logran este “volver al pasado”. A un pasado nefasto donde el crimen impera y bajo capas de mugre y desperdicios se esconde lo peor. ¡Pobre nuestra ciudad! Estará condenada mientras no se mate a la Hidra, porque cortando sus cabezas solo se logra que le nazcan otras nuevas. La corrupción es la Hidra a la que hay que matar. Urgentemente.