LA SATISFACCIÓN DE GANAR


 

 

Perú campeón sudamericano en vóley de menores: un triunfo, la consecuencia de entrega, decisión, coraje y hacerlo bien.

Es una satisfacción que recorre el Perú. La sensación, confirmada de haber ganado algo, de compartir un momento de triunfo. Gracias a las chicas y a su entrenadora podemos sentir, que como nación- grupo humano-se ha conseguido algo de valor. Esto debe alentarnos a todos a seguir adelante y esforzarnos por cumplir nuestras metas. Los millones de metas personales que el Perú representa. La gran meta colectiva de ser.

Este es un signo para un país necesitado de afirmación y triunfos que viene bregando contra la noche oscura del terror y la corrupción. Un buen signo, porque hace público que el esfuerzo logra alcanzar cimas y que nada positivo se consigue sin trabajo.

El aplauso general a las “matadorcitas” y a su corajuda entrenadora es un reconocimiento que significa que sí podemos, que la cooperación rinde frutos, que es cuestión de proponerse algo y “entrenar” hasta el cansancio para conseguirlo.

Nada es fácil y lo demuestra Natalia Málaga que a punta de trabajo, fe y compromiso nos devuelve la esperanza de ser mejores. ¡Gracias, carajo!