UNA VOZ SENSATA


El periodista Marco Sifuentes, en «La Encerrona», su programa que «camina» por las redes sociales con gran éxito, es una voz sensata y alertadora especialmente para el Perú y para quienes, fuera de él, se interesen por lo que ocurre en este país, especialmente. De verdad, no solo vale la pena oírlo, sino que creo que hay que agradecer que «La Encerrona» exista…

Fuente: «LA ENCERRONA» / YOUTUBE

GUIDO «EL EMPUJADOR»


En el Perú, la moneda norteamericana fluctúa y Guido hace unos esfuerzos increíbles porque suba y suba, a pesar de que algunos enemigos suyos (porque él los considera así), dan declaraciones para que baje, tranquilizando a tutilimundi y logrando que el sol no comience a ponerse, tiñendo de color rojo el horizonte, en los atardeceres este año conmemorativo (y poco celebratorio) del bicentenario patrio …

Lo hace, ocultando los gestos de alegría y satisfacción que le producen los resultados que logra, bajo una mascarilla que le cubre la mitad de la cara y son los movimientos de las cejas (que se ven), los que delatan, para los fijones de siempre, los gestos escondidos….

Cuando Guido llega a su oficina, se quita la mascarilla, la echa al basurero (está mojada por el sudor esfuércico) y sentado en su sillón, sonríe, mientras “tuitea” desde su celular, a fin de completar la faena de ascenso de la moneda gringa, para que el sol se siga hundiendo en el ocaso rojo…

Aunque Guido sea gramaticalmente un adjetivo, un germanismo, que significa “bueno en su género” (su género parece ser la farsa), él se siente el famoso Daniel, al que arrojaron al foso de los leones, por la leonera que se arma, cada vez que abre la boca, o su dedo inicia un “tuit”; se siente profeta y está convencido de que un ángel, enviado desde el Castillo, lo protege divinamente…

Guido teje, urde “tuits” bombásticos y asustadores que hacen subir al dólar y declinar al sol, que cada vez se oculta más, para desesperación del respetable…

Aunque a Guido le repugne todo lo que huela, suene o sepa a realeza, habría que decirle lo mismo que le dijo al comandante Chávez, el hoy ex y hasta hace algún tiempo rey de España: “¿Por qué no te callas?”

¿Hasta cuándo abusarás Catilina (léase Guido, por favor, amables lectores) de nuestra paciencia?

Imagen: https://twitter.com/guidopuka

NUNCA DEBEMOS OLVIDARLO


En este caso, creo que a Trump y lo que hizo, como corolario de su desastrosa presidencia en los EEUU, no debe olvidársele, pero tampoco perdonársele.

Es muy fácil decir que está loco, que es un insano mental, cuando lo que verdaderamente, lo que ha demostrado, hasta la saciedad ser, es un incompetente, mediocre, mentiroso. racista y homofóbico individuo que ni siquiera debía haber venido a este mundo. El reportaje de Raúl Tola es del día de ayer, pero su actualidad hace que me permita compartirlo.

¡Nunca más, ni olvido ni perdón para un ser despreciable!