ME TOMO EL PERMISO PARA REPRODUCIR.


 

Me he tomado el permiso de reproducir este post  de “Desde el Tercer Piso”.

No tengo nada que agregar, porque creo que todo está en él. Más de un Mariátegui debe estar rojo de vergüenza por algo que no es una palomillada sino una palabra que rima.

LA CONGRESISTA SUPA Y ALDO MARIATEGUI

Escrito por: Jose Alejandro Godoy en Uncategorized

Esta es la portada del diario Correo de hoy. En la misma, tanto como en una nota en su sección política, como en la columna de su director, Aldo Mariátegui, se hace escarnio de las faltas ortográficas de la congresista nacionalista Hilaria Supa, a quien se le tomó una fotografía escribiendo notas en su cuaderno, durante una de las sesiones del Pleno.

Varias cosas que comentar en relación con este paquete de hoy, emitido por el diario de la familia Agois.

En primer lugar, cualquier indagación preliminar y básica le habría bastado al periodista de Correo que hizo la nota para averiguar que la señora Supa es quechuahablante, es decir, que su lengua materna no es el castellano. Y, además, que tiene severas dificultades para escribir, dado que la señora padece de artrosis. Creo que estos datos le permitirían comprender tanto al autor de la nota como a Mariátegui la historia personal de la parlamentaria.

En segundo lugar, la humillacion de una persona no es la mejor manera para reclamar que “mejore” el nivel de los congresistas. Y, menos aún, diciendo que la congresista “necesita un Coquito”, en alusión al libro con el que muchos peruanos han aprendido a leer y escribir. Se olvidan los chicos de Correo que cualquier persona, sin necesidad de saber leer o escribir, puede acceder al Congreso. Se olvida, también, que el Congreso es representativo y que los votantes optamos por ellos, sin importar el idioma materno o, también, porque no, importándonos. Y basta ver a muchos de nuestros parlamentarios, con títulos y maestrías de por medio, para darnos cuenta que el nivel del Congreso no va a mejorar necesariamente poniendo una valla de formación superior.

En tercer lugar, bien lo anotó Guido Lombardi en el debate parlamentario, aquí también hay una cuestión de derecho a la intimidad. Puso el parlamentario como ejemplo el hecho de que cualquiera de ellos podía estar anotando temas personales y a nadie tenía porque interesarle que anotaba la parlamentaria.

Finalmente, no es la primera vez en que Mariátegui se refiere en términos destemplados a esta congresista. Aquí, una selección:

Ya, ya, están Torres Caro, Nancy Obregón, las disforzadas Sumire y Supa, que juegan siempre a las víctimas, y algunos que prometen emular a los anteriores peruposibilistas para el futuro como Abugattás (uno nunca sabe cuándo regresará a las lisuras), Juvenal Ordóñez, Werner Cabrera, Miró Ruiz, etc… pero parece –cruzo los dedos– que no se va a llegar al fondo del water como otrora, donde hubo hasta violadores. (16 de marzo de 2006)

¿Más ejemplos? Pues allí tienen a la congresista Hilaria Supa saboteando el TLC en su etapa más crucial, con cartas que adivino no ha escrito (demasiado bien redactadas). Le importan un bledo los empleos que crearía y la vital inversión que atraería. (10 de abril de 2007)

-Nuestro Congreso es LSD al 100%: ayer se guardó un minuto de silencio por los revoltosos caídos. ¿Cómo quedará la moral de la Policía tras esto? ¡Qué falta de sindéresis! Lamento sus muertes, pero ese homenaje no venía a cuento. Sugiero un minuto de silencio por el tino de nuestros congresistas y dos minutos de silencio por las neuronas de la congresista Sumire, quien fue la autora de la genial y pertinente iniciativa (vaticino su respuesta: “racista” o alguna sandez así. De eso vive políticamente, junto a su yunta la Supa). (21 de febrero de 2008)

Ya tuvimos este sistema de renovación parcial durante la huachafamente llamada “República Aristocrática” (1895-1919) y fue un fracaso, con problemas eternos (como la fallida prórroga arbitraria en 1910 del tercio que debía cesar en 1911) en Congresos que encima eran infinitamente superiores a los actuales al ser integrados por unos señorones muchísimo más cultos y preparados (el destacado filósofo Javier Prado o jurisconsultos de nota como Mariano H. Cornejo, Francisco Tudela y Varela, Alberto Ulloa, Arturo Osores, J. Matías Manzanilla, entre otros) que los actuales tan penosos como Yonhy Lescano, Supa, Sumire, Sasieta, Cajahuanca, Miró Ruiz, Otárola, Mekler, Abugattás, etc. No existe el menor punto de comparación entre esos eruditos de antaño y estos iletrados que tenemos ahora. (4 de marzo de 2009)

Y claro, el editorial de hoy:

Pues aquí lo que se pone realmente en debate es si es sano para el país que pueda acceder al Congreso alguien con un nivel cultural tan bajo, cuya ortografía y gramática revelan serias carencias y sin aparente ánimo de enmienda, porque no me digan que no es evidente que Supa rara vez agarra un libro, ya que está probado que la gente que lee poco es la que peor escribe al estar menos familiarizada con las reglas más elementales de redacción. Nadie pide que cada congresista sea una Martha Hildebrandt, pero, por Dios, tampoco pueden escribir peor que un niño de ocho años.

Esto, aquí y en la China se llama falacia ad hominem. ¿Se rectificará Mariátegui? No lo se, pero al paso que va, se va pareciendo más a cierta periodista de ampays que no verifica la información y se deja llevar por sus prejuicios.

ACTUALIZACION (02:40 PM): El Congreso cerró filas y aprobó este comunicado:

El Congreso de la República expresa su más enérgico rechazo y condena, en todos sus términos, respecto del contenido de la agraviante información publicada hoy en el diario Correo en contra de la legisladora Hilaria Supa Huamán, en la cual se trasluce una actitud discriminatoria en perjuicio de la condición de quechuahablante de la mencionada representante del Cusco.

Recogiendo el sentir unánime de la Representación Nacional, el Congreso de la República está evaluando la situación creada a raíz de la falta de respeto inferida a la congresista Supa, tras lo cual adoptará las medidas a que haya lugar, considerando también el plano legal.

El Parlamento Nacional, al tiempo de solidarizarse con la congresista Hilaria Supa Huamán, llama a la reflexión a los responsables de la información publicada en la fecha y al periodismo en general a mantener una actitud constructiva en su quehacer cotidiano a fin de contribuir con la formación de un país mejor para todos los peruanos.

Reiteramos nuestro respeto a la libertad de prensa y de expresión, pero solicitamos responsabilidad y respeto hacia los derechos fundamentales de las personas, consagrados en la Constitución Política del Perú.

Lima, 23 de abril de 2009