EL CASO DEL POLÍTICO DESMEMORIADO.


Ayer me comentaba un amigo, que conoce a fulano, que es candidato a la Presidencia de la República, pero que él dice no conocerlo. Incluso en un mensaje enviado le pregunta si quiere ser su “amigo”. Me consta que ambas personas se conocen, pues mi amigo es público y notorio y su accionar no sólo nunca ha sido un secreto sino bastante publicitado.

El tema lo resolveríamos como un caso de mala memoria, pero en un político ello es imperdonable. La memoria es una de las características importantes en alguien que está en política. Y el caso se agrava porque a través de la computadora le pregunta si quiere ser su “amigo”. Es decir que él no parece supervisar a quienes se envían los mensajes y está corroborando su mala memoria.

Esto, que parece anecdótico, es una triste, constante y peligrosa realidad. Internet llega bien, selectivamente pero, en teoría, nunca hará lo que no queremos que haga. “Error  humano” le dicen, pero en una persona dedicada a un tema donde los “errores humanos” deben reducirse a su mínima expresión, es verdaderamente peligroso. Me dirán que solo acarrea la pérdida de un posible voto. No es así.

La opinión de mi amigo se multiplica y así como me lo contó, puede haberlo hecho con otros. Eso es muchos votos y la parecer de gente que suele ver su opinión tenida en cuenta. El error de este ejemplo puede reproducirse en proporciones geométricas.

El “caso del político desmemoriado” es real y debe servir para llamar la atención sobre lo importante que es saber lo que está pasando. Nadie puede permitirse el lujo de ignorarlo y menos alguien que aspira a regir los destinos del país. E Internet se presta a que las puntas se pierdan. Internet, que es la mejor forma de llegar uno a uno y evitar el ridículo “Señor/a/ita” que nos llegaba en cartas supuestamente personales. Una manera muy buena de segmentar finamente, que está siendo usada como un medio masivo cualquiera. ¡Qué desperdicio de todo! Internet suele ser barato y su “costo por mil” ínfimo. ¿Eso da derecho a descuidarse? No, es la respuesta. Internet obliga a un trabajo de selección de los recipientes y su concordancia con el material que ellos reciben. Lo que sucede es que la velocidad hace cometer errores. Errores, que en política suelen ser irreparables.

Cada medio tiene sus características propias y debe ser usado teniéndolas en cuenta, sin confundir uno con otro. Nadie lee un texto de TV, que necesita de imágenes que apoyen y silencios propios, en radio. Hasta la situación de exposición es otra.

Mi amigo debe estar molesto. Al político no debe importarle. Sin embargo debería.

Anuncios

POR UNA WWW LIBRE.


ES MUY IMPORTANTE ESTE MANIFIESTO. PROVIENE DE ESPAÑA Y HACE REFERENCIA, POR SUPUESTO A SU PROPIA CONSTITUCIÓN, PERO LOS DERECHOS DE LOS INTERNAUTAS SON UNIVERSALES. COMO LO ES LA DECLARACIÓN DE LOS DRRECHOS DEL HOMBRE (DEL SER HUMANO, EN REALIDAD).


1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

ME FACEBOOK…YOU TUBE?… TWITTER…TWITTER!


La jerga socialmediera de Internet se ha convertido en parte del habla general y los políticos no podían ser ajenos a éste fenómeno. Por éso el título del post. Casi la gutural comunicación del Hombre Mono: “Me Tarzán, tú Jane” (el twitter, twitter es una licencia sonora que dice de la alegría de un pajarito, curiosamente azul).

Las redes sociales están de moda y su crecimiento exponencial así como el éxito que tienen son indudables. Su uso racional demuestra que son una poderosa herramienta de comunicación. Entonces “hay que usarlas” y allí se lanza todo el mundo a colgar historias, enviar mensajes instantáneos y a llenar cuanto espacio se pueda para que lo electrónico esté al día y uno “sea moderno”.

No Me refiero aquí a quienes desde su curiosa y compulsiva personalidad envían mensajes vía TWITTER acerca de lo que van a comer, lo tristes que se sienten o cuán mala es la película que están viendo. No. Tampoco a quienes convierten su FACEBOOK en una ventana abierta a sus vidas y después se quejan de una invasión de intimidad que ellos mismos (con poco oculta satisfacción personal y complaciente placer masoquista) provocaron. No lo hago con quienes han encontrado en TOUTUBE una manera de enseñar sus momentos “interesantes” y volverse famosos a costa del ridículo medido por miles de visitas.

Quiero tocar un tema que debería ser tomado con el cuidado con el que se tratan las posibilidades de un nuevo medio masivo que ya ha demostrado hasta la saciedad su eficiencia. El uso de las redes sociales de Internet (RS) por quienes son usuarios que requieren de ellas para llegar a un público objetivo bien segmentado . Ya miles de empresas a nivel mundial lo están haciendo. Ya muchos personajes políticos también las usan; el ejemplo más vasto y eficiente ha sido el del actual presidente de los EEUU. Sobre el manejo de las RS por el equipo de comunicaciones de Barack Obama se ha escrito muchísimo. Hay cantidades de libros y más de un gurú ha hecho su aparición “para decir cómo se hizo” y para contar exactamente cuales son las fórmulas ganadoras, como si en comunicación existieran las fórmulas.

La melodía no es nueva: lo que ha cambiado es alguno de los instrumentos de la orquesta para mejorar la recepción y enriquecer el total escuchado. Lo que no ha variado para nada es la “madre del cordero”. Los medios son éso: medios a través de los cuales pasa la comunicación. La novedad es que ahora contamos con medios interactivos; es decir que hay algunos que son de ida y vuelta, a través de los cuales el receptor puede responder, preguntar, dudar, negar o hasta insultar. Pero éso son los medios y en el caso que nos ocupa, una parte de lo que se usará totalmente en materia de comunicación política. No cabe duda que son importantísimos (porque ofrecen una alternativa diferencial) pero no son los únicos.

Lo que suelen olvidar los políticos que buscan estar a la moda y ser las estrellas de las RS, es que sin una estrategia integral no hay comunicación política posible que valga. Esto que suele parecer un “flop tecnológico” frente a la parafernalia mágica que se compone de smart phones, laptops, netbooks, ipods y una larga lista de adminículos muy útiles pero que a veces complican la vida y convierten al usuario en un personaje de cómic, no lo es.

Las RS son éso, redes de personas que se relacionan entre sí; suelen tener intereses similares y buscan cosas parecidas. Así vemos que son grupos objetivos específicos que se agrupan y que están prestos a escuchar e intervenir en aquello que los convoca. Hasta aquí, nada nuevo: Las redes sociales se llamaban clubs, clanes o a veces tribus. Existen desde que el hombre decidió unirse a otros para cazar al mamut de manera eficiente.

Lo verdaderamente interesante de estas redes sociales que se crean gracias a Internet,  es que no sólo traspasan fronteras, sino que permiten un acceso nunca antes soñado a quienes siempre quisieron participar de algo y no pudieron. Las RS acortan distancias y unen cabos que luego forman redes y que están a la pesca de todo el material existente seleccionándolo de las más variadas maneras y poniéndolo al alcance fácil de quien lo quiera.

Nada de lo que aquí digo es nuevo. Solamente reflexiono frente a un hecho incontrovertible y que sin embargo no es tomado en cuenta seriamente en el Perú por lo que deberían ser redes sociales como los partidos políticos; ni tampoco por aquellos que desde la política necesitan crear RS para difundir sus ideas y lograr lo que se proponen.

Repito que se usan las herramientas, pero no concertadamente, de acuerdo a un plan estratégico. Las usan como juguetes tecnológicos que proyectan modernidad, sin darse cuenta de que son sólo una parte y que la comunicación es mucho más que herramientas, aunque necesite usarlas.

No pongamos la carreta delante de los caballos. Sin un verdadero plan estratégico, la comunicación política no tiene impulso porque es una serie de acciones dispersas sin un norte común.

Supongo que seguiré con este tema, pero por ahora punto.