EL PÁJARO AZUL


EL PÁJARO AZUL

No se trata del cuento o del libro de cuentos y poemas de Rubén Darío; tampoco de la película soviético-norteamericana de 1976, dirigida por  George Cukor basada a su vez en la obra de teatro (1909) del mismo nombre de Maurice Maeterlinck, ni siquiera de la canción clásica de la trova yucateca cuyos autores son Díaz y Domínguez o la otra que canta “Extremoduro”…

 

Este es otro pájaro azul, digamos un pajarito, como ese que vio Nicolás Maduro y resultó ser su antecesor  y mentor Hugo Chávez, ornitoformado,  que desde el más allá venía para soplarle porque el chofer de un ómnibus no es que tenga mucha experiencia manejando un país…; este es un pajarito azul, ultra popular mundialmente en la actualidad y que simboliza a Twitter, esa “red social”, “chat”, o como quieran llamarle.

 

Uno “tuitea” (perdonen la vulgar castellanización-sonora- facilitadora) y se comunica con millones de “tuiteros” sobre un  montón inimaginable de temas alrededor del mundo. Twitter está de moda, de híper moda, de ultra moda; todos parecen usarlo y lo que antes se declaraba a la radio, la tele o prensa escrita hoy permite al “tuitero” decirlo en un “tuit”, con poquitas palabras y al instante. Se ha convertido en un “arma” de comunicación poderosísima, rapidísima, extendidísima y diría yo que peligrosísima si es que no se sabe usar o se expresan tonterías.

 

Después de esta larga introducción que espero resulte clarificante, vamos al tema y es que don Alan García Pérez (más conocido como AGP) parece en su infinita sapiencia, haber decidido cambiar el viejo y algún tiempo usado por los apristas, símbolo de la paloma (blanca e inmaculada) por el dibujito-símbolo (o logo, como quieran llamarlo)  de un pajarito azul, porque el compañero-jefe (título que le dan y él niega, por eso de la igualdad) “tuitea” a toda hora y desde donde esté; su verborragia se ha convertido en una tuiterorragia, si es que se permite el neologismo, avasalladora; tal vez por eso en una anterior entrada a este blog lo puse “tuiteando” el exabrupto que en vivo y directo dijo y recogieron los periodistas…

 

Hasta hace poco (creo que antes del episodio de su ingreso a la residencia del embajador uruguayo, pidiendo asilo por ser un “perseguido político”) “tuiteaba” a diestra y siniestra – pero no confieso no estar seguro de que lo siga haciendo- sus “verdades”, que reemplazaban a su extensa palabrería habitual; ahora, luego de llamar imbéciles a los que le acusaban, escribe largas cartas donde la fantasía prima y parecen estar orientadas a confundir, haciendo que el negro sea gris clarito y lo que está abajo se ubique arriba.

Esto empezó con pajaritos antes del episodio “asílico” y ahora, muchos días después, retomo el tema que dejé porque los acontecimientos, como sucede siempre con el que escribe (salvo a los “pitonisos”), ganan; me detuve, porque no tenía suficiente información y no se trataba de simple  “pajaritología”.

 

Termino como empieza la canción infantil: “Pajaritos a volar…”

 

 

Imagen: http://www.iconanarchive.com

Anuncios

TODO SE VE Y SE OYE


TODO SE VE Y SE OYE

El Gran Hermano de Orwell está por aquí hace tiempo, ubicuo, omnividente y a la escucha.

 

Nos mira, oye y sabe sobre nosotros más que nosotros mismos.

 

Colaboramos entusiasmadamente con su conocimiento.

 

Es un monstruo todo ojos y oídos con una sola boca que sonríe atractiva.

 

Pasa por invisible para la mayoría pero cuando por casualidad se le vislumbra produce miedo.

 

Tiene nombres inofensivos y hasta simpáticos.

 

Parece un buen vecino que riega su jardín.

 

Se mueve sin dejarlo, pero su rastro son las manchas de sangre.

 

Siempre viaja montado en la tecnología.

 

Si te viene a buscar… ¡no abras la puerta!

BAJAR


 

Si pongo “bajar aplicaciones” en el título, se pensará que se trata de servicios útiles para el teléfono celular. No es así, el mío es antiguo, bastante sencillo y nunca lo he “cargado”; tiene todo con lo que que vino. Ni siquiera navego en Internet, porque pienso que hacerlo (al menos para mí), necesita de la tranquilidad y espacio visual que me da una pantalla donde puedo mirar y un lugar tranquilo (mi mesa de trabajo). Es cierto que antes entraba en Internet a veces para navegar novedades en momentos de ocio y lugares distintos con mi ahora viejo Communicator de Nokia. Era una bala entonces, antes de los smartphones y las pantallas táctiles. Ahora está donado a un museo que yo no sé si existe, en la Universidad Católica. El tiempo ha pasado y cobró su peaje. El celular ahora sirve para llamar y que me llamen. No “uso” aplicaciones y me veo como un cavernícola ante las maravillas de la rueda. Sin embargo, sí “bajo” muchas cosas usando Internet en mi computadora. Tengo facilidades que me ayudan; me traen las noticias, me cuentan de la temperatura ambiente y brindan esas cosas que a veces son inútiles pero que entretienen.

Internet es para mí un parque de atracciones y me subo a los juegos, los miro, experimento y si es que me gustaron, repito. Me fasciné con Facebook y hoy entro bien poco, más que nada, para saludar los cumpleaños de amigos y ver alguna novedad. Estoy en Linkedin, YouTube, Google+, Twitter y WordPress. Es bastante “trabajo” si además veo algunos periódicos y uso News Square. Es que también escribo para mi blog y dos sitios de la Web (son asuntos distintos cada uno) un artículo diario del lunes hasta el viernes. Sí, ocupo mi tiempo y leo un poco “en físico” (no como antes), pero lleno las horas. ¿Me canso? Sí, me canso, ¿pero descanso?: cuando duermo.download

No sé si es que hago bien, pero a estas alturas con un libro, el parque de atracciones electrónico y escribiendo un poco, los días van pasando.

Antes los días eran largos y las noches muy cortas, lo que ahora se invierte. Es que cuando se ha caminado un poco y te duelen los pies, el caminar agota y de pronto dan ganas de sentarse a la sombra y nada más pensar.

Bajo” aquello que me gusta o llama la atención. Son para mí como juguetes nuevos a los que de repente les pescaste los trucos y entonces busco o van llegando cosas que me atraen. Y “desarmo” el juguete hasta que puedo ver la raíz de su magia. ¿Qué quieren? ¡Soy feliz!

 

PEQUEÑO DESCANSO


 

Hasta el próximo jueves.

Una semana de descanso para que leer no sea aburrido.

¡Hasta entonces!descanso

PONERSE DE PIE


Ponerse de Pie

Hoy, 14 de febrero, me gustará formar parte de ese billón de personas que se ponen de pie por la mujer, rechazando la violencia contra ella.

Es un acto que implica ser consciente de la decisión que se toma. Un acto que debe repetirse siempre, todo el tiempo, en todas partes.

Es un acto que reafirma al ser humano en su condición.

No puede ser algo meramente lírico, sino un acto que traiga consecuencias inmediatas y positivas.
Allí donde la violencia contra la mujer y la violencia de cualquier tipo parezcan sordas, deberemos conseguir que escuchen, se detengan y desaparezcan: todo tipo de violencia. Luchar por erradicarla es luchar por la supervivencia de la especie humana.

 

¡QUÉ BUEN TÍTULO PARA UNA REALIDAD TAN TRISTE!


g 2

Ayer, en el diario “La República” aparece la columna de Carla García (“Esquinabaja”) con el título de “GRINGASHOW”.

Clara, aguda y muy bien escrita, aborda el tema “estrella” del momento, que se ha convertido como su autora misma lo dice, en el primer reality en tiempo real, multimedia además.

Un vulgar delincuente y presumiblemente asesino, se convierte en la “amenaza pública número uno” gracias a la cobertura que se le da porque bajo el pretexto de informar, llena páginas, ocupa espacios televisivos y radiales, además de alborotar las redes sociales de Internet. Algo parecido al estruendo causado por las “predicciones” mayas, pero a escala nacional.

Hasta el presidente de la república opinó y tuvo la desafortunada idea de meter a los padres de este señor en la danza, acusándolos.

Al fin y al cabo es un delincuente y se quiere convertir su precaria historia en una novela llena de ingredientes que aseguren el favor popular. El “plot” se extiende y los “sub plots” aparecen de inmediato: el tío, la novia, los amigos…

No aprendemos  que lo importante es lo importante. Ahora, seguramente, se desatará una competencia mediática por ver quien muestra más sangre y violencia, como el caso de un canal de TV que “promociona” una miniserie, “levantando” las declaraciones de un delincuente nacional vinculado otrora con el protagonista (otro delincuente al que liquidaron las fuerzas del orden en su país).

No quiero decir que el caso que motiva este post no sea preocupante, pero coincido plenamente que se lo está tratando como un show donde todo el mundo parece “sacar mantecagringashopara aparecer aunque sea a empujones en una foto para la posteridad. Es un sainete de hechos que involucra especialmente a las autoridades en este plato mediático.

El morbo busca vivir paso a paso lo que sucede y las ventas de la “información” suben como la espuma. Mientras estamos distraídos con las aventuras de una especie de antihéroe-héroe, desaparecen ineficiencias del sistema, corrupción y flagrantes delitos que se han cometido y se cometen, para achacarle el asunto a la “astucia del sicario”.

Creo que el Perú tiene mucho en qué pensar en este caso, es cierto, pero no puede quedarse en el regodeo del tema.

 

LEER MENOS


 

Viendo las estadísticas de mi blog, me doy cuenta que en estos días de fiesta la visita ha caído yblancolo primero que se me ocurrió es que los temas que ofrecía no eran interesantes, con títulos poco atractivos; pero pensándolo bien y mirando otros sitios y las frecuencias de visita, me doy cuenta que el “bajón” es bastante general, y aunque “mal de muchos consuelo de tontos”, creo que es un fenómeno propio de esta época, en la que parece no haber tiempo para nada y en la cual, lo que menos hacemos es leer.

Digamos que “me alivia” una cosa así y no siento que sea mi única y exclusiva culpa el tener pocos visitantes…

Facebook muestra poca actividad y lo mismo pasa con Twitter. Supongo que en general esta actividad de la red baja por estas fechas y quiero creer que es porque estamos ocupados en relacionarnos unos con otros en forma personal. Parece pues que el abrazo físico prima sobre los temas virtuales.

Hoy, seguramente, se volverá a los niveles “normales” y este será un indicador de que todo vuelve a su nivel. En el fondo lo lamento, porque siempre es preferible el calor de un abrazo a la frialdad de oprimir teclas; sin embargo, también pienso que nunca abrazaríamos a todos a quienes electrónicamente podemos. Son cosas que me hacen pensar que muchas veces la eficiencia resta calidad y que es algo que no debemos permitir que suceda, sino poner un poco de nuestra parte para lograr en vivo, lo que se ve bonito en una pantalla de computadora.

P.D.: Hoy es cumpleaños de mi padre, que si estuviera vivo, tendría 108 años. De él y de mi madre, aprendí el valor de los abrazos.