EL CABALLO


EL CABALLO

Puede  ser posible que un departamento de este condominio tengan un caballo, lo alojen en alguna cuadra fuera del recinto y que el dueño sea aficionado a la crianza y a las carreras de estos animales (a propósito nunca entendí porque el más popular “datero”, antiguamente, un periodiquito especializado, se llamaba “Estudie su polla”, cosa que para los hombres españoles significaría “mirársela con detenimiento”, además de que las pollas (aves) no tienen nada que ver con los caballos, salvo que se trate de las crías de los  “guardacaballos”, unos pájaros de color negro que rondan los lugares por donde los equinos andan).

 

He preferido poner punto aparte porque la digresión ha sido larga y lo más probable es que el lector se haya perdido; decía que es posible que aquí en el condominio alguien o más de uno, sea aficionado al turf y tenga ejemplares propios que compiten, pero resulta que en el segundo piso, justo encima del departamento donde vivo y sobre mi habitación, se aloja un caballo.

 

Lo digo porque el ruido que provoca con sus carreras (que deben ser cortas, porque si la habitación es como la mía, no es muy grande que digamos) o  cuando va a paso lento: “¡clop-clop-clop-clop!” es un poco insoportable,  pero de pronto, como el espacio es reducido lo que tienen arriba es un “pony”, pequeño caballito que podría acomodarse mejor; lo que pasa es que no he oído relincho alguno y –o se trata de educación- o el animal es mudo.

 

Ahora que pensándolo bien y reflexionando un poco podría tratarse de un niño que corre, juega, salta –y sí- trota; la pista puede darla algo que suena a veces al rebote de una pelota más bien dura (una bola de goma, diría) y su rodar por el piso de la habitación que queda inmediatamente encima de mi cuarto.

 

Tal vez el enigma no sea tal, no exista caballo alguno y la bulla provenga de un humano pequeño que, como está haciendo frío, no tiene permitido salir al parque, se aburre y se entretiene a costa del vecino, que soy yo.

 

Imagen: http://www.dibujoswiki.com

Anuncios

…BUM – BUM – BUM – BUM…


BUM

Es el sonido de un bajo eléctrico, amplificado, me da la impresión que a la enésima potencia porque remece el departamento, atraviesa la puerta, rebota en las paredes y produce una vibración sistemática –“rítmica”, dirían algunos- que se generaliza por todo el cuerpo y lo somete a una tortura que supongo será una de las que usan para “quebrar” a un prisionero y que confiese cualquier cosa, aunque sea que en realidad es primo de su madre e inventor de la bicicleta.

 

Emite el tal sonido un altavoz (o dos) del equipo de música que ubico por inevitable orientación sónica (y vibración insoportablemente física) al abrir, alarmado, la puerta que da al hall del piso y comprobar que tras la puerta cerrada del departamento opuesto, “algo” (porque me niego a darle la categoría de “alguien”) debe estar teniendo un orgasmo bajístico.

 

Primero, como ya dije, fue alarma, luego de un “tranquilízate Manolo” musitado por mí mismo y repetido como mantra a ver si me auto convencía de no tocar el timbre o patear la puesta de enfrente (“cosa que no puedo hacer porque me caigo” pensé); resistí la tentación de llamar por el intercomunicador a la vigilancia y comunicar (eso es lo que uno hace por el aparatito) que tenía el cuerpo involuntariamente rítmico, tembloroso y aguiñapado por el “bum bum bum” vecino, con los nervios hechos pomada negra para lustrar zapatos, pero me dije que dirían: “ahí está otra vez el viejito, (omito el “maldito” que rima con viejito) quejándose por algo” y regresé a sufrir el “bumbardeo” forzándome a pensar que peor lo deben pasar quienes son bombardeados de veras.

 

Y aquí estoy, con un café cargado por tomar, sufriendo en silencio, conociendo de primera mano – por experiencia propia – lo que es el acoso sicológico y escribiendo esto, esperando que acabe el raid sonoro y extrañando la música que esos imbéciles – gracias a Alan García por recordarme la palabra- no me dejan oír.

 

Imagen: musicaprofana.wordpress.com

ASESINATO EN EL CONDOMINIO


asesinato en el condominio

El domingo pasado a la hora del almuerzo, se perpetró un asesinato en el condominio donde vivo; los alaridos se escuchaban muy fuerte y era evidente que estaba ocurriendo en el área común, esa en la que se realizan celebraciones y fiestas, que está en el subsuelo y que se llama ZUM.

 

Gritos destemplados atronaban el ambiente y alarmado, le pregunté a mi hija qué podía ser aquello, aunque no me cupiera duda alguna de que fuera algo terrible; “Creen que cantan” me dijo y entonces me percaté que los gritos, los alaridos tenían discordes de guitarra como acompañamiento y palmadas.

 

“Creen que cantan” repitió y lo que Juan Gabriel concibió como una canción y cantó muchísimas veces, estaba siendo berreado por un grupo dedicado entusiasta y minuciosamente a destrozar la letra, que improvisaban sin reparo y  a patear la música que, discordante y errática parecía pedir auxilio; estaban asesinando a un Juan Gabriel que, muerto ya, se resistía a que lo mataran otra vez.

 

Minuciosos, estaban asesinando hasta el recuerdo y para que no quedaran dudas atacaron una tras otra a varias composiciones hasta dejarlas reducidas a polvo y a un penoso eco que a cualquier oído (salvo los de ellos, claro) le sonaría al graznido de gallinazo en celo; algo jocosamente mi hija comentó que “no sabía que teníamos un club de fans de Juan Gabriel en el condominio”, para ser informada de inmediato y corregida, por el griterío disonante que estaba equivocada, porque ahora mataban a más: “Vilma Palma E Vampiros”.

 

Ha sido un almuerzo sazonado con muertes el de este domingo, porque fueron asesinados cantantes, compositores y… ¡La Música!; más tarde el velatorio fue amenizado por una radio o tocadiscos, con el acompañamiento incansable de voces estentóreas que mal decían (que no es lo mismo que maldecir o proferir maldiciones) los trozos de letra que creían conocer.

 

En fin, almuerzo necrológico de domingo, con café, de ese que se acostumbra a tomar en los entierros.

 

Imagen: http://www.cubanet.com

¡DIN-A-LING, DIN-A-LING, DIN-A-LING, TILÍN!


DING

“Noche de paz”, “Rudolph the red nosed raindeer”, “Navidad, navidad, blanca navidad” y otros clásicos de la temporada suenan desde las siete de la noche o un poco antes (o sea desde que empieza a oscurecer) hasta lo suficientemente tarde como para que anoche, después de las doce, siguieran lanzando su músico mensaje desde los juegos de lucecitas que, intermitentes, se encienden y se apagan alrededor de los múltiples arbolitos y postes que hay en el condominio.

 

No me malentiendan, por favor, no es que tenga nada en contra de la Navidad, pero esta costumbre ornamental músico-luminosa, me saca de quicio; los temas navideños repetidos monótonamente con un sonidito que quiere imitar campanitas o a una cajita de música durante horas, en vez de –como quizá debiera ser- convertirse en la parte sonora del paisaje, se tornan en un suplicio decembrino que altera los nervios.

 

Yo casi no salgo, pero sé que por esta época todo bicho viviente “celebra” de la misma manera y tanto los supermercados, las tiendas y hasta la bodeguita del barrio se unen con las mismas canciones repetidas, las lucecitas que se prenden y se apagan para que nadie, en algún lugar, pueda ignorar la efeméride.

 

Están bien las lucecitas, los villancicos y la “nieve” de a mentira en esta Lima que va entrando en el calor veraniego, pero… ¿podría ser menos monótono el asunto? Sé que “las tradiciones se respetan” y que este post es una nota falsa en el jolgorio navideño o una lucecita quemada en las decoraciones, pero siempre la Navidad ha sido la celebración del nacimiento de Jesús, por lo menos para mí, mis padres y mis hermanos; además estoy seguro que para muchísimas personas es así…

 

La Navidad se lleva dentro y se festeja, claro, pero por favor ¿podrían bajar el volumen a la musiquita o hacer que las alegres lucecitas intermitentes enmudezcan aunque sea por un ratito?

 

Imagen: navidad.es

LAS NIÑAS DE NIGERIA


FUENTE mimorelia.com

El horror no conoce fronteras ni límites.

El crimen cometido por delincuentes que operan bajo la cobertura de “extremistas islámicos” merece no solo el repudio y la condena universales, sino que la horda que en el nombre de Alá y al grito de “Dios es grande” desafía impunemente a los seres humanos, debe ser castigada.

No hay razones religiosas, territoriales, políticas o culturales que condonen los hechos, que armen y pertrechen a gavillas que so pretexto de una religión, dan rienda suelta a sus bajos instintos.

Alá los juzgará, los hallará culpables y tendrán su castigo. Un terrible castigo. Alá es Dios y Mahoma, que nunca fue asesino ni violador de niñas, es su Profeta.

 

Fuente  foto: mimorelia.com

¿RONDAS ASESINAS?


rondas

Las rondas campesinas y las posteriores “rondas urbanas” cada vez son más noticia.

Lo tremendo es que lo que fue concebido como una especie “comités de autodefensa” populares, especialmente en zonas donde la policía no aparecía por ninguna parte cuando era necesaria, parece haberse convertido en cruel instrumento de quienes creen que solo la violencia combatirá a los violentos y a la delincuencia.

Lejos están los esforzados ciudadanos, que sin más amparo que su valentía se enfrentaban a un sendero luminoso asesino e inmisericorde y lo vencían. Hoy nos enteramos que si bien persiguen a ladrones y los capturan dándoles escarmiento, son capaces de acciones tipo “fuenteovejuna” donde se diluyen las responsabilidades individuales y son una “justicia popular” malentendida, que llega a determinar la sentencia y luego a matar.

Las rondas están reconocidas y son respaldadas, con el fin de colaborar con un Estado que es lento e incapaz de operar en ciertas partes del país. El reconocimiento y el respaldo tienen que estar acompañados por una vigilancia que asegure un accionar legal y no impulsivo. Que no sea la venganza de muchos contra algunos tan solo por sospechas.

¿Y la justicia? Bien, gracias. Delega sus funciones sabiendo que se cometen excesos invocando su nombre. Mira desde un balcón como es “impartida” con látigos, pedradas, insultos y violencia, abdicando de lo que le compete y dejándolo en manos de quienes, con razón o sin ella, no atienden argumentos, llegando muchas veces a la muerte.

Es el cargamontón primario, sin identificar a nadie, que a todos los culpables hace inocentes. Eso no es justicia.

Las rondas están bien y el ciudadano debe defenderse, pero no actuar con la impunidad del que sabe que puede escudarse en una multitud. Las rondas han de cuidar  la integridad del ciudadano, no lesionarla.

ESCRIBIENDO CON IRA


FUENTE RT

Estoy haciendo algo que sé que no debía hacer.

Sé que guardar distancia y tiempo de los sucesos no sólo ayuda a comprenderlos mejor, sino a que las reacciones sean lo menos “hepáticas” posible.

Sin embargo, hoy rompo este precepto pues un video que vi en Internet sobre el abuso de soldados israelíes contra un niño palestino que hirieron, y del que se burlaron tomándose fotografías mientras actuaban, consiguió en mí, como de seguro en todos los que lo vieron, su objetivo: me indignó y en mi caso la impotencia hizo que escribiera estas líneas que estoy seguro no solucionarán nada.

¿Por qué lo hago entonces? Porque por milésima vez compruebo que el poder y el abuso suelen ir de la mano. Porque me siento convencido que alguien que sí puede hacer algo escuchará las súplicas, los gritos de dolor y actuará en consecuencia.

La foto y el video que vi en Internet son tan solo un símbolo; un detonante de esa carga pesada que la injusticia deposita cada segundo en capas alrededor del mundo. Por eso escribo hoy para los pocos que me leen; porque me vuelve a dar vergüenza un animal llamado hombre y que es capaz de cosas que otros animales no hacen.

El hombre, el único animal que mata por placer, se cree superior y mira por encima del hombro a lo que considera alimañas. El hombre, que quiere conquistar las estrellas, se estrella ante una realidad malsana y personal.

El niño palestino abusado, la niña de la India violada, la esposa de Villa El Salvador golpeada y quemada, el cambista de Miraflores muerto, el alcalde que roba a sus vecinos, el “padre de familia” prepotente, el sicario que mata por encargo a cambio de dinero, el banquero que “legalmente” roba… Todos son pálidos ejemplos de lo que hace una sociedad mundial que confundió bueno con malo, arriba con abajo, izquierda con derecha o viceversa…

A veces me invade el desaliento y recuerdo la historia de la Biblia que cuenta el castigo divino a las ciudades porque no hubo ningún justo en ellas.

Es entonces que pienso que indiferencia no es lo mismo que paciencia, aunque las dos palabras rimen.

https://www.youtube.com/watch?v=FzOVD4vDGAU#t=54

FUENTE: RT