PARA ESCUCHAR EN UNA TARDE DE DOMINGO…


RAY CONNIFF NOS LLEVA A LOS SETENTAS…

 

 

¡GRACIAS YOUTUBE!

Anuncios

SOÑAR EN COLORES


ÁNGEL SOÑANDO

Generalmente uno no se pone a analizar si es que sueña en colores o en B&N: simplemente sueña.

Pero estoy seguro que quien ve los colores, los transmite a sus sueños, aunque a veces estos sean como una película antigua, donde el blanco, el negro y los grises reinan.

Leí que antes de la llegada de la televisión, una enorme mayoría reconocía soñar en colores. Vino la TV, primero en blanco y negro y luego a colores, y cierta cantidad de personas post-televisión, que habían visto la tele en blanco y negro,  admitía soñar también así  (en blanco y negro); tal vez sucedía que habían conocido este modo de ver por la televisión y no de modo natural…

No soy psicólogo y no he investigado nada acerca de esto, pero me pareció curioso. Seguramente desde el lado científico habrá explicaciones y no soy yo nadie para contradecirlas. Sin embargo el tema me parece aparente para reflexionar. Un amigo me decía que el mundo onírico es “verdaderamente” nuestro. Lo decía a propósito de mi post anterior, en el que confesaba haber perdido un día y me comentaba que en sueños no parecen existir las fechas.

Es cierto, se traslapan momentos y personas; lugares y hechos. A veces soñamos (¿imaginamos?) una mezcolanza curiosa e imposible. Otras veces los recuerdos (¿sueños?) son reales y vívidos. Creo que por lo general –nótese bien la frase que uso- los sueños suelen ser silentes.

Recordémoslo o no, siempre soñamos. Son las horas en que se desarrolla ese mundo maravilloso, que cuando no nos gusta se llama “pesadilla”. En colores o en blanco y negro: soñar es un modo de volar, de vivir lo imposible o revivir la vida: nuestra vida. Única e intransferible.