¿SON CREATIVOS EL “VIVO”, EL “OCURRENTE”, EL “CHISTOSO” Y EL “INGENIOSO”?


son-creativos.jpg

Sí, el “vivo”, el “chistoso”, el “ocurrente” y el “ingenioso”, son creativos a su manera, porque para “ser” reconocido por cualquiera de estas habilidades o cualidades, se necesita una buena dosis de lo que según Wikipedia es: “La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales. La creatividad es sinónimo del “pensamiento original”, la “imaginación constructiva”, el “pensamiento divergente” o el “pensamiento creativo”.

Todos esos individuos son creativos, pero no “creativos publicitarios”, porque serlo es una especialidad profesional que se adquiere como cualquier otra especialidad, la cual, para desarrollarse requiere de tener las bases mínimas. Creo que es lo que corrientemente se llama “vocación”, o sea algo que a uno le gustaría ejercer en el campo profesional…

Es que el creativo publicitario, como cualquier otra profesión y cualquier profesional que se respete, están en constante evolución y crecimiento. No sé de ningún profesional de éxito, en cualquier campo, que se haya quedado solo con lo primero que aprendió…

El creativo publicitario debe tener una cualidad que es necesarísima en este camino: la CURIOSIDAD. Esa curiosidad que lo llevará siempre más allá de lo “normal” para averiguar los porqués y poder explicarlos a los demás, ya que su trabajo primordial es comunicar e informar sobre algo, además de hacerlo atractivo.

Es verdad que la curiosidad sola no basta, pero como digo, es indispensable porque permite encontrar respuestas que luego serán “trabajadas” para lograr una comunicación fluida y lo que es más importante y necesario, publicitariamente correcta.

¿Solamente es eso…? Bueno… ¡Es el comienzo!

 

Publicado por codigo.pe el 4.3.2020.

EL CUENTO CHINO


EL CUENTO CHINO.jpg

Un “cuento chino” es algo en lo que no se puede creer; significa que nos están engañando, aunque el tema tenga visos de verosimilitud.

 

Y la publicidad tiene su “cuento chino” grandazo, que se repite una y otra vez, como un mantra; a fuerza de reiterarlo, muchos llegan a creer que es verdad.

 

“La publicidad vende” es un verdadero cuento chino que se suele contar siempre, lo que –he escrito más de una vez sobre esto- no en verdad en absoluto y sin embargo algunos publicitarios lo repiten, supongo que porque quieren dar más importancia que la que tiene en realidad a lo que hacen.

 

La publicidad comunica y sugiere. Si quieren, “enamora”, atrae, pero de ningún modo “vende”, o sea que produce una transacción donde se intercambia lo publicitado, por dinero. Esa es una labor de vendedores, que son las personas que cierran el ciclo que se inició con la producción, la fabricación o la generación del bien al que la publicidad puso comunicación, siguió con la persona de mercadeo lo hizo llegar a través de diversos canales a un público que finalmente, a través del vendedor, compró.

 

Decir que “la publicidad vende” es un errado lugar común que le adjudica a la comunicación un “poder” que no tiene. Lo siento mucho, peros los que lo dicen, cuentan un “cuento chino” y quienes se lo creen…

 

Imagen: http://www.chino-china.com

ESCRIBO, LUEGO EXISTO


ESCRIBO, LUEGO EXISTO 2.jpg

He  escrito para publicidad y acerca de la publicidad casi toda mi vida; en realidad, toda mi vida como profesional que ya lleva 50 años, lo he hecho y si bien el trabajo de quien escribe para la publicidad es generalmente anónimo, a no ser que algún premio o especial mención proyecte una luz distintiva sobre el personaje, el hecho de “no aparecer” para el gran público, puede ser frustrante en el caso de ciertos espíritus que buscan el reconocimiento.

 

La mayoría de redactores publicitarios que conozco, sin embargo, saben que el anonimato es esencial, porque la “estrella” es el producto, servicio o cliente en nombre de quien escriben, al que le dan voz y modelan, resaltando sus cualidades y características; no es posible una supuesta guerra de “egos”, donde sobresalga más el que hace la publicidad que quien es publicitado. Esto arruinaría la comunicación, confundiendo al público.

 

Por eso es importante el anonimato y todo redactor publicitario debería entenderlo así, porque los “divos” no funcionan en una profesión basada en la comunicación, donde el papel estelar siempre será de otro.

 

Creo que entendí esto desde el principio y por eso me asombra que de vez en cuando aparezcan “genios” que creen que las luces son para ellos y merecen todos los reconocimientos y aplausos; no niego que sean bueno en lo que hacen, tal vez excepcionales, pero no pueden ponerse por delante de quien es el verdadero protagonista. Es impensable que eso suceda, pero pasa.

 

Bueno, que conste que no es falsa modestia la mía, sino solamente que durante toda mi vida profesional no se me habría ocurrido “estar en la foto” siendo el protagonista.

Digo, nomás.

 

Imagen: encabezamiento de mis hojas de texto

 

A COCACHOS APRENDÍ


NICOMEDES SANTA CRUZ, DECIMISTA PERUANO.

TODA SU OBRA, MERECE UN SOLO COMENTARIO: ¡MARAVILLOSA!

 

TUVE LA OPORTUNIDAD DE CONOCERLO HACE MUCHÍSIMOS AÑOS CUANDO SE GRABÓ EL AUDIO PARA UN COMERCIAL DEL DETERGENTE “ÑA PANCHA” QUE YO HABÍA ESCRITO Y DECÍA, EN UN VERSITO RIPIOSÓN Y BASTANTE PRIMARIOSO:  “QUÉ LIMPIECITA…¡FAMILIA! ¡FAMILIA? ¡ES UN FAMILIÓN…! Y EL MÉRITO ES DE ÑA PANCHA, QUE LAVÓ TODO EL MONTÓN“.

 

NICOMEDES SE REÍA Y FINALMENTE, ANTE MIS INTENTOS POR LOGRAR UNA FORMA DE HABLAR ESPECIAL, BOBO YO, ME DIJO: “ERES LA PRIMERA PERSONA QUE ME HACE HABLAR COMO NEGRO“; ENTONCES ME UFANABA INTERIORMENTE DE ELLO…

AÑOS DESPUÉS Y AÚN HOY, DEPLORO HABERLO HECHO PORQUE ESTOY SEGURO QUE NO TUVE EN CUENTA SU MARAVILLOSO TONO DE VOZ Y SU PARTICULAR CADENCIA AL HABLAR…

 

SOLO PUEDO DECIRLE UNA COSA AL GRAN NICOMEDES SANTA CRUZ, QUE ESTÁ DESDE HACE TIEMPO, COMPONIENDO SUS DÉCIMAS EN EL BARRIO ETERNO: ¡PERDÓNEME, MAESTRO!

MANOLO.