LOS PISCOSOCIALES.


Raro no? Deberían ser psicosociales, pero resultan “piscosociales”.

Montesinos nos tuvo acostumbrados a las vírgenes que lloraban, las colegialas endemoniadas de la selva, la boa monstruosa que para abrirse camino derribaba árboles y dejaba lista una nueva carretera marginal. Eso y muchas cosas más.

Psicosociales; actos mediáticos inventados para distraer la atención en situaciones críticas o adormecer la vivacidad de los ciudadanos y excitar la fantasía y la avidez por noticias estrambóticas. Finalmente la realidad superó a la imaginación, como suele suceder.

Hoy asistimos a una oleada de eventos de este tipo; algunos evidentemente originados y otros reales que han sido magnificados para que el eco resuene en todas partes. En el caso de los reales, la oportunidad de utilización me parece magistral. Así como también pareciera que a quien los está necesitando, le llueve la suerte y como a la oportunidad la pintan calva…

Sin embargo también existen estos  piscosociales, tan mal planteados, que parecen producto de una tranca individual o una mona colectiva. Ya muchos se han ocupado de todo ésto. Incluso yo he escrito algo en un par de posts, pero a veces es tan evidente que no sé si nos toman por tontos o es que hay una colección de argumentistas que planean temas que quedarían bien a los Hermanos Marx, a Los Tres Chiflados o al despistado Boris Grushenko de Woody Allen.

Anuncios

ANTES LA BASURA SE ENTERRABA.


Hoy en el Perú la basura se recicla por lo menos en parte; es decir que se vuelve a usar aquello que es útil.

Sin embargo podemos encontrar basura en los sitios más insospechados: en ciertas “barras bravas”, por ejemplo. O en algunas agrupaciones de “trabajadores” de la construcción. Ojo que no generalizo porque así como la ciudad de Lima no está totalmente cubierta por la basura, tampoco todos los hinchas y camisetas del fútbol son lumpen delincuencial, ni todos los trabajadores (sin comillas esta vez) de la construcción son delincuentes lumpenescos.

Pero a los múltiples problemas que nuestra ciudad y el país tienen, se agregan estos dos.

Hay basura que camina en dos patas -pues sólo los seres humanos tienen pies-  y hace de las suyas en contra de ciudadanos que lo único que buscan es vivir en una atmósfera cada vez más invivible.

Basura que asesina a chicas, pinta paredes y camina en hordas por las calles (curiosamente cuidadas por la policía) bajo la excusa de ser hinchas de lo que alguna vez fue un deporte y hoy es un negocio mundial terabillonario; de la versión local por supuesto, bajetona, misérrima y patotera.

Basura que extorsiona a los constructores cobrando cupos por el “trabajo”de los llamados “chalecos”que no son otra cosa que lo más bajo de la delincuencia, disfrazados para holgazanear mientras los reales obreros de la construcción levantan ladrillo a ladrillo -literalmente-  el país y son muertos impunemente por esta morralla que no merece ni siquiera ver la luz.

Y quienes deben controlar y eliminar esto? Investigando, averiguando, conferenciando y en algunos casos canjeando impunidades por dinero, prebendas o votos. Pero de actuar efectivamente, nada.

Es tan difícil vigilar a un gremio o a grupos de hinchas?  Es que el dolor de los familiares de las víctimas, los sobreprecios, el miedo y la repulsa ciudadana no valen ni un comino?

Es que la basura ahora se pasea impune por las calles infectando lo que toca y convirtiendo a la sociedad en un estercolero?

Basura, que al parecer no tiene la redención del reciclaje.

Antes, la basura se enterraba para que su descomposición no produjera enfermedades.

“Cosas veredes Sancho” es la frase de Don Quijote que parece tener la mayor vigencia en nestro Perú.




LA INGENUIDAD


Ingenuidad, candor o creer lo que se quiere creer?

No hay otro modo de describir la recepción que tuvo en una radio principal de alcance nacional  y su rebote en diferentes medios, además de su rápida corrida por Tweeter y correo electrónico la llamada que hizo “el verdadero controlador – espía chileno”, por la cual interrumpieron al primer ministro peruano que hablaba sobre la situación con Chile.

Era, por supuesto, una patraña. Sin embargo el señor José Soto Vargas logró no sólo captar la atención, sino su momento de gloria.

Los espías no declaran, no hablan y menos envían saludos y cariños a quienes se supone son sus víctimas…por radio! Hasta en las peores novelas sobre espionaje esto no sucede.

Hoy leo en “El Comercio” una página completa explicando el caso y citando la excelente frase de Lucía Méndez: “La inmediatez es enemiga de la calidad”. Allí se alude a la también al desmentido y al rápido retiro de la información donde esta apareció. Mi antiguo profesor el Hno. Santos García S.J. decía: “Antes de decir una burrada, cállate”.

Y si este señor chileno, mitómano según parece, fuera un “elemento de distracción”? Y si su declaración rápida y sorpresiva estuviera destinada a demostrar que el tema es más bien usado por locos y bromistas y que no es serio?

Su llamada es tan evidente…

Sí, ya leí su historia de cuentos y pasadas en la página a11 de “El Comercio” hoy. He visto su foto y estoy seguro que la investigación del diario es seria. Pero hay preguntas que quedan flotando. Especialmente una que las resume a todas con sólo agregarle lo que se quiera: “Y si….?”

No sé si la ingenuidad campea o es que disimulamos. Insisto en lo que escribí en mi post “Hay humo en tus ojos” : parece que alguien cree que se puede tapar el sol con un dedo.

¿LA HORA DE LOS BRUJOS?


 

aprendizdebrujo
El Aprendiz de Brujo

Este artículo de Mariano Grondona en “La Nación” de Buenos Aires, nos muestra un país que parece irse deshaciendo en medio  del caos, tal como aquel que creara el personaje de Goethe, llevado a la música por Dukas y mostrado en forma animada a través de “Fantasía” por Walt Disney.

Al leerlo, uno no deja de mirarse en un espejo múltiple y profundo como los gustados por Borges. Y éso que algunos brujos ya no son aprendices y se graduaron hace tiempo en el quehacer de los desastres; son ahora sus propios maestros.

EL APRENDIZ DE BRUJO

por Mariano Grondona / “La Nación”, Buenos Aires, Argentina /11.11.09

“El aprendiz de brujo” es un poema sinfónico compuesto por el francés Paul Dukas en 1897, basado en una balada de Goethe. Narra la historia de un joven aprendiz de brujo que consiguió que una escoba volara pero se desesperó después cuando no supo cómo hacerla bajar hasta que su maestro, bondadosamente, lo auxilió.

 

¿Es Néstor Kirchner un nuevo “aprendiz de brujo”? Que el desorden que hoy reina en las calles y hasta en las bocas de distribución de los diarios se debe al menos en parte a los piqueteros y camioneros subordinados a él, no caben dudas. En su editorial de ayer, LA NACION, al referirse a estas turbulencias, habló de “los golpes desde el Estado”. Pero al generar o cobijar estos “golpes” desde el centro del poder, ¿no conspIra el Estado contra sí mismo? La Presidenta acaba de decir que “hay un plan de desestabilización”. La pregunta siguiente parece absurda pero es al mismo tiempo inevitable: ¿qué parte le toca al propio matrimonio presidencial en esta presunta conjura?

 

No describiríamos por completo el cuadro anárquico que se ha creado si no advirtiéramos también que, frente a los agitadores sumados al Gobierno, hay otros que se han lanzado a las calles “en contra” de él. La “burocracia sindical” de Moyano ya no puede contener, por ejemplo en el conflicto de los subterráneos, a expresiones sindicales de la CTA o de la “Corriente Clasista y Combativa” que la han desbordado. Al lanzar a sus huestes a la acción directa, ¿no han previsto acaso los Kirchner que su acción estimularía a otras huestes que ya no le responden? Las movilizaciones callejeras parecen reflejar el choque entre olas oficialistas y contraolas protestatarias que luchan por dominar el espacio público ante la inercia policial, con ocasión de la disputa clientelística por los nuevos subsidios sociales que ha anunciado el Gobierno.

 

Para explicar el clima de perturbación pública que se ha creado, caben dos hipótesis. Una es que el Gobierno, como el aprendiz de brujo de Goethe, se ha visto sorprendido al no poder controlar la escoba que él mismo había lanzado por los aires. ¿Vendrá un maestro bondadoso a rescatarlo? Pero esta primera hipótesis, con ser grave, no es la peor, porque según fuentes opositoras el desorden se atribuye no ya a la imprevisión sino a la “intención” del propio Gobierno como una manera de “castigar” en cierto modo al 75 por ciento de los argentinos que no votó por él. El supuesto aprendiz de brujo, ¿sabía entonces que la escoba no bajaría? ¿No era entonces un ingenuo aprendiz sino un promotor consciente de la conmoción?

 

EL ADOQUÍN ES CHIC.


Adoquín Consumer Eroski diario del consumidor, España.

San Isidro y Miraflores están siendo adoquinados en ciertos lugares.

Encontramos adoquines en veredas, “pasos de camello”, pistas y neo-paseos peatonales.

Adoquines, está demás decirlo, que aportan un concepto estético a la selva urbana donde los huecos, baches y otros crean un paisaje casi lunar.

El adoquín, que en Arequipa desde antiguo era el común en las calles y servía a universitarios y protestatarios para levantar barricadas, negro pizarroso él, ha hecho su ingreso a la modernidad.

El adoquín es “chic”. Muchas veces de color ladrillo (debe ser un ladrillo chato y pequeño, un poquito mayor que los de revestimiento) o gris; en realidad por su calidad pareja denota ser un producto de maquinaria.

Los alcaldes rompen calles que tan mal no estaban, ponen bermas centrales en avenidas de dos sentidos para evitar que los vehículos den “vuelta en u”, cierran el tránsito o lo dificultan, no suelen poner avisos sobre las interrupciones, impiden que los vecinos guarden sus carros en los garajes de las casas, llenan todo de tierra y claro, entre otras obras que debemos soportar “porque mañana las cosas serán mejores”, colocan adoquines.

La pregunta que flota en el ambiente es: quién fabrica y vende estos adoquines? Qué curioso que de pronto el “embellecimiento” de diferentes distritos use adoquines para lograr su fin. Es que hay alguien interesado en colocarlos? Es que son lo único existente para tal efecto? Es que se trata de uniformizar el paisaje de los suelos urbanos?

Como diría Augrha, el personaje de “The Dark Crystal” -hermosa película de Jim Henson- : “Preguntas, preguntas, preguntas. Haces demasiadas preguntas..! “