PAN CON SANDWICH.


Muy peruano y muy popular. El “pan con sandwich” es éso: una curiosa mezcla donde hay algo apachurrado entre las dos partes de un pan.

Así veo al doctor Del Castillo. Están haciendo pan con sandwich y él es lo apachurrado del medio. Las mitades del pan son por un lado muchos miembros de su propio partido (provoca en este caso hacerle repetir las célebres palabras de César: “Tú también, Bruto?”) y por el otro sus enemigos de siempre y los coyunturales.

Y no es que defienda al llamado “tío George”, pero da la impresión que hay un cargamontón, una especie de callejón oscuro de curiosa remembranza activista. El frefrán dice que “del árbol caído todo el mundo hace leña” y aunque el arbolito Del Castillo aún no ha terminado de caer, ya se abalanzaron sobre él desde los cuatro puntos cardinales. Insisto en que no es mi intención defender a quien todo parece apuntar como si fuera una no tan “sancta” persona, pero lo divertido es ver quiénes se desmarcan. Sus propios y hoy infraternos compañeros que en muchos casos no llegan a ver la viga que adorna sus ojos. Quienes no le perdonan sus veleidades presidenciales y su presunción al decir que él no entraba en algo para perder y los que siempre estuvieron a la espera de que hubiera un muerto para roer los huesos.  Y allí, en medio de esta arrebatiña, el populorum desconcertado no sabe a quién creer: a la indignada y -al parecer-  documentada vocería de la señora denunciante, a la seria y ofendida negativa del acusado, a los oscilantes medios o a quienes parecen pescar a río revuelto.

Esto, señores, es el Perú. El héroe de ayer es el abyecto delincuente de hoy, mientras los fariseos se rasgan las vestiduras. A los fariseos, se les llamaba “sepulcros blanqueados” en clarísima alusión a su hedor disfrazado. Las viejas decían que alguien “comía caca  y eructaba pavo” para significar esas limeñísimas “apariencias”. Y nunca como ahora vemos esto que ya no es otra cosa que un sainete con figurantes en vez de actores. Se fruncen las narices y los ojos se ponen en blanco. La pregunta es si alguno de los interfectos tiraría la primera piedra, porque dicen que cuando el techo es de vidrio preferible es abstenerse de apedrearlo, porque se va a romper:  los vidrios cortan y las piedras duelen.

Vuelvo a preguntarme como en el post de ayer: nos creen estúpidos?

Me revienta que ahora todos sean hermanas clarisas y se santiguen ante lo que podría ser olor a basura. Al doctor Del Castillo le están aplicando por ambos lados una “medicina” que lo convierte en pan con sandwich. Nada lo exime de responsabilidad si la tiene. NADA y le debe caer TODO si se le comprueba la retahila de imputaciones.  Lo malo es que ninguno podría tirar la primera piedra; hasta los que callan esperando a ver si sacan alguito de su silencio tienen  parte. Porque al final de todo, sale fuera de la liza un competidor y a rey muerto, rey puesto.

ahora bien: y si todo esto no fuese sino algo mac-quiavélicamente urdido? Todo puede suceder, porque como dice el dicho: “en tiempo de guerra todo hueco es trinchera”.

S.E. u O. (salvo error u opinión).

AY ALCALDES, CUÁNTAS HORAS SE PIERDEN EN SUS NOMBRES….!


Para el ciudadano de Lima, la pérdida de horas que el caos vehicular le ocasiona, termina sumando un número astronómico.

Todo se retrasa y si uno no quiere llegar tarde, tiene que calcular en muchos casos una hora adicional.

La congestión vehicular, producida por la fiebre de reparación-construcción-destrucción de vías que la gran mayoría de alcaldes de nuestra ciudad ha contraído, convierte las calles en un verdadero desastre. En lo más parecido a los escombros que una guerra suele dejar atrás.

Se rompen pistas, se obstruyen avenidas, se recalientan motores y sulfuran ánimos. Mientras tanto, los responsables que NO SUELEN CIRCULAR por las zonas del desastre, planean reelecciones o completar los presupuestos no cumplidos con trabajos hechos a la carrera que durarán lo que demore en secarse el cemento.

Hay cierre de calles y bocinas desesperadas. Los vehículos van contra el tráfico y contra la lógica y los microbuses hacen lo que se les da la gana, matando peatones y gritando sus destinos desde la garganta de cobradores con los que evitarías cruzarte en una calle a pleno sol.

Los policías pitan o se hacen los desentendidos cuando el nudo es imposible de desatar y los ladrones hacen su agosto recorriendo las largas filas de vehículos que no avanzan sino centímetros por hora.

Ahora, para más inri, como dicen, la avenida Aviación estará cerrada hasta el próximo año, porque el tren eléctrico se construye.

Más caos, esta vez porque el gobierno (?) central ha decidido terminar el elefante blanco que tenía guardado desde su anterior actuación y hacer circular un vehículo que está envejeciendo desde hace cerca de 25 años, a pesar de que los gigantescos maceteros de acero y cemento nos recuerdan que “un fracaso más qué importa”. Pero resulta que los alcaldes son las autoridades más cercanas al ciudadano. Están ahí, elegidos por el barrio, para que solucionen problemas y no para crearlos. Sin embargo, en el Olimpo Municipal, los lamentos del público común generan silencio, respuestas balbuceantes o burla. En el Olimpo Municipal los responsables se creen impunes y cuando los pongan en evidencia estarán lejos o echarán culpas a terceros, confiando en que las comisiones que debían investigar se pierdan en la maraña burocrática, la neblina de los días o el olvido que da el aburrimiento.

Quién, es la pregunta general paga todo esto? Alguien saca la cara y es responsable? Las horas-hombre perdidas por la incuria, la desverguenza y la falta total de planeamiento, cómo se recuperan?

Todo se retrasa, el ánimo se daña y una rabia sorda está instalada en toda la ciudad. Repito lo que dije alguna vez parafraseando al romano: Hasta cuando van a abusar de nuestra paciencia? Es que nos creen estúpidos? Incumplen, hacen las cosas mal y según parece roban. El otro día comentaba que esto ya eran solamente los 40 ladrones, porque la cueva y Alí Babá habían desaparecido. La causa ha sido el robo.

LA BURDELIZACIÓN DEL PERÚ


www.funpub.net/

Esta mañana, mi amigo Ricardo dijo algo que me pareció resumía nuestra situación (por lo menos lo que se ve en los medios), diciendo que el Perú se ha “burdelizado”. Me pareció acertadísimo. Yo venía pensando en un post que dijera algo así como “estamos un poquito hartos”, pero esta palabra lo expresa todo.

Hoy, que cumplo 63 años (disculpen el comercial) un amigo ha encontrado la palabra justa para definir una situación que al parecer se deteriora aceleradamente. Cualquier observador que no mire los números que pueden ser positivos, verá que es una caída libre. Como si no se hubiera abierto el paracaídas. Parece que nada para la caída.

Todo está revuelto, todo el mundo grita, cada uno rema para su propio lado y nada tiene el aspecto de funcionar. Termina tomándose a broma lo que en cualquier país serio le costaría la cabeza a funcionarios públicos que -por lo visto- mienten descaradamente o escamotean la verdad. Cada uno tiene “su verdad” y ha desaparecido (supongo que asqueada) la VERDAD con mayúsculas. Cayendo en el lugar común en que se ha vuelto la frase-pregunta de “Conversación en la Catedral”, la respuesta habría que buscarla en la formación de nuestro nombre nacional. Sin embargo ahora, luego de todo este tiempo de mi vida, no recuerdo una época más desconcertada y desconcertante (a pesar de la frase de Basadre escrita hace tanto tiempo). Tal vez lo único cercano es la época del desmoronamiento de la última etapa de Fujimori, con sus correrías de serie barata de TV, sus descubrimientos, traiciones y latrocinios. Sus fugas y sus videos.

¿Lo que vemos/vivimos ahora es más de lo mismo? ¿Es peor?

Como de costumbre, la distancia que suele dar el tiempo otorgará la perspectiva. Pero para quienes estamos viviendo el hoy, todo esto es…¡un burdel! El Perú se jodió, Zavalita, sí, pero es mejor decir que se burdelizó, porque como en los lupanares hay plata de por medio, amor comprado, caricias de mentira, llamadores, aguateros y más de un cabrón.

QUÉ PASA EN BOLIVIA?


Me ha llegado un documento importante, que poca o ninguna difusión ha tenido en nuestro Perú. Sin embargo, ya el diario EL PAÍS de España se ha ocupado del tema. Creo que deberíamos poner atención a lo que parece  estar ocurriendo tan cerca…

VÍCTOR HUGO CÁRDENAS CONDE, CARLOS D. MESA GISBERT, JORGE QUIROGA RAMÍREZ Y EDUARDO RODRÍGUEZ VELTZÉ

A LA ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL Y A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL

En nuestra condición de ciudadanos, de ex Presidentes, ex Vicepresidentes y ex Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República por mandato constitucional, que pusimos nuestro mayor esfuerzo para contribuir al fortalecimiento de la democracia -aún en construcción- basada en la búsqueda de justicia, inclusión,  pluralidad y en la generación de consensos, sin otro interés que la defensa del Estado de Derecho, la justicia y la libertad, queremos expresar ante la opinión pública nacional e internacional lo siguiente:

PRIMERO: Nos preocupa la decisión del gobierno del Presidente  Evo Morales de someternos a procesos penales, violando los derechos humanos así como las garantías ciudadanas consagrados en la Constitución Política del Estado y los Tratados Internacionales, desconociendo principios de derecho universalmente reconocidos.

La misma persona que nos ha acusado, ha designado inconstitucionalmente a los jueces que nos van a juzgar, quienes podrían aplicar retroactivamente la ley penal y condenarnos sin derecho a recurrir una eventual sentencia condenatoria, pone en evidencia el grave riesgo de que se vulneren, no sólo nuestros derechos esenciales, sino los de todos los ciudadanos bolivianos.

SEGUNDO: Ninguno de nosotros pretende convertir esta denuncia en un proyecto político. Tampoco buscamos rehuir los cuestionamientos que se puedan hacer a las decisiones y acciones que llevamos a cabo cuando ejercimos funciones públicas. La justicia boliviana debe garantizar la búsqueda de la verdad, la transparencia e imparcialidad de los fallos, evitando la judicialización de la política, independientemente de circunstanciales resultados electorales.

Toda ciudadana y todo ciudadano en democracia, tenemos el inalienable derecho a procesos justos, con normas que respeten las garantías civiles. Nadie en democracia debe ser perseguido por su opción política y sus valores. Que no se condene a nadie sin un proceso justo e imparcial que le garantice el derecho a la defensa en condiciones de igualdad y justicia.

TERCERO: Hemos permanecido y permaneceremos en el país, porque nuestras acciones públicas y privadas estuvieron siempre sujetas a la legalidad y a la transparencia. Bolivia, Nación a la que amamos, es nuestro país y nos asiste el derecho inalienable de vivir y trabajar libremente en su suelo.

Aún tenemos la esperanza -y queremos creer- de que cuando haya autoridades legítimas encargadas de administrar justicia, éstas guiarán sus decisiones por la vía de la legalidad y la imparcialidad, evitando juicios y condenas ideológicas y políticas.

CUARTO:  Anunciamos que acudiremos a todas las instancias nacionales e internacionales que sean pertinentes, basados en las garantías de la Constitución Política del Estado, que además reconoce el valor pleno de los Tratados Internacionales y su preeminencia sobre la legislación local, especialmente en materia de derechos humanos y justicia.

La Paz, 17 de Marzo de 2010

Víctor Hugo Cárdenas Conde             Carlos D. Mesa Gisbert

Ex Vicepresidente de la República       Ex Presidente de la República


Jorge Quiroga Ramírez               Eduardo Rodríguez Veltzé

Ex Presidente de la República       Ex Presidente de la República

Las mentiras más exitosas de Cristina


REPRODUZCO ESTE ARTÍCULO PUBLICADO EN “LA NACIÓN” ARGENTINA.

Por Jorge Oviedo
Especial para lanacion.com

Lunes 29 de marzo de 2010 | 01:20

// A fuerza de repetir consignas llenas de falsedades, hay gente bien intencionada que les cree. Con otras, como las falsificadas estadísticas oficiales a partir del copamiento del Indec utilizando incluso métodos patoteriles, no han tenido éxito. Nadie cree, por ejemplo, en el índice de precios al consumidor oficial.

La siguiente es una breve e incompleta lista de las falsedades económicas con las que el Gobierno consigue confundir a muchos:

  • Hay inflación porque hay crecimiento

  • No resiste el menor análisis. Desde 2002 en adelante la economía se recuperó primero y creció después. Primero sin inflación. Pero cuando las políticas oficiales se volvieron claramente inflacionarias, en lugar de cambiarlas se comenzó a falsificar las estadísticas, persiguiendo y humillando a los técnicos que las confeccionan.

En 2009 hubo recesión y sin embargo siguieron subiendo los precios, a punto tal que la Argentina fue uno de los países con más inflación en el mundo. En Uruguay el año último el PBI continuó aumentando, y sin embargo, la inflación fue menor que en la recesiva Argentina.

  • No hay que hacer ningún ajuste, porque ajuste es mala palabra

  • La Presidenta ha conseguido instalar la intangibilidad del aumento del gasto público. Su nivel es, además, sacrosanto. Los políticos opositores tiritan cuando en público algún oficialista los desafía diciendo que ellos no van a hacer un ajuste. Y se apresuran a decir con vergüenza: “Nosotros tampoco”. El gasto público astronómico, el más alto y probablemente el más ineficiente de la historia, es intocable.

Pero ¿está bien que la hija del matrimonio gobernante utilice un avión de la flota oficial para ir y venir a Río Gallegos, donde vuela regularmente la hiperdeficitaria Aerolíneas Argentinas? ¿Es razonable que se envíe un avión presidencial para llevar un jarrón a una residencia patagónica de los Kirchner o para hacerles llegar los diarios cuando ellos están allá? ¿Es lógico y prudente que se hayan gastado fortunas para que personajes oscuros de la administración contraten jets ejecutivos como si fueran multimillonarias estrellas de rock? Si es discutible que el Gobierno pierda millones por día subsidiando una aerolínea, que para colmo sigue siendo propiedad de un grupo privado, ¿cuánto menos razonable es que se dilapide más de un millón de pesos por día para subsidiar a la AFA con el “Fútbol para todos”?

  • El Gobierno no hará ningún ajuste

  • Error, el ajuste es la inflación. La recaudación de impuestos relacionados con los precios, como el regresivo IVA, que es el que más recauda en el país aunque el gobierno se dice progresista, sube con la inflación. Mientras, a los beneficiarios del gasto social que cobran sumas fijas, como la asignación universal por hijo, el dinero cada vez les rinde menos, gracias a la inflación. Al que paga, cada vez le cuesta menos pagar, mientras que al que cobra, todos los meses le alcanza para menos. ¿No es eso ajuste?
  • La renegociación de la deuda en 2005 fue la más exitosa de la historia

  • La primera pregunta lógica es: ¿entonces por qué hay que reabrirla? Desde finales de 2005 los Kirchner dijeron que los que no habían aceptado entrar al canje no cobrarían nunca más un centavo. Sacaron las sumas impagas de las estadísticas y pidieron en el Congreso una ley cerrojo que impidiera a cualquier administración futura reconocer esos pasivos. Muchos economistas, políticos y periodistas dijeron entonces que la situación era insostenible, que la Argentina no podía dejar un default de 20.000 millones de dólares impago sin sufrir consecuencias como altas tasas de interés y falta de acceso a los mercados. Hoy la Presidenta dice que hay que pagar como sea, porque si no las tasas de interés serán altas y el crecimiento menor. Acusa de conspiradores que quieren defaultear a quienes dijeron que la ley cerrojo era una tontería, pero mandó a derogarla.
  • Las reservas fueron ahorradas por todo el pueblo argentino

  • No es correcto. Las reservas son, como dice la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, en gran medida producto del superávit comercial. Y el superávit comercial es generado en la Argentina por empresas privadas. Las empresas estatales, como Aerolíneas o el sistema de medios públicos, tienen déficits horrorosos, de manera que generan pérdidas y necesitan permanentes subsidios para sobrevivir.

De manera que el Banco Central para incorporar dólares a sus reservas necesita comprarlos. Pero los adquiere emitiendo deuda. Imprime pesos, que son una deuda con sus tenedores. O entrega letras y bonos (Lebacs y Nobacs), que son otra deuda. Cuando se usan las reservas para pagar deudas del Tesoro pierden respaldo los pesos y las Nobacs y Lebacs, que en parte tienen los bancos y por lo tanto respaldan los depósitos. Las reservas serían un ahorro si hubieran sido con superávit propio y no con instrumentos de deuda.


LOS ERRORES DE JUVENTUD COMO PRETEXTO por Gustavo Carrión Zavala


lunes 1 de marzo de 2010

del blog  TIEMPO COMPARTIDO

En estos días de lanzamientos de candidaturas, mediciones de intención de votos, veladas acusaciones entre dos posibles candidatos a la alcaldía de Lima, respaldos, oposiciones y recuerdos de actos anteriores de estos pre candidatos, el doctor Kouri ha esgrimido como pretexto de su paso recurrente por la salita del SIN de Montesinos, que se trató de errores cometidos por su juventud.

Este argumento, como recordaremos, fue igualmente esgrimido por el actual presidente de la República para demandar el apoyo del electorado, atribuyendo a su juventud los desastres de su primer gobierno, principalmente en su visión económica del país, y es posible que en ese aspecto haya cambiado, pero lo que se repite de su anterior gestión es la poca claridad en el manejo de los asuntos públicos y los recurrentes casos de corrupción que afectan la escena nacional.

Si pretendiéramos discriminar el error del acto deliberado, podríamos decir que el error no es privativo de los jóvenes, los viejos también cometen errores. Pero error es equivocarse en acciones de un propósito alturado. Si el señor Kouri hubiese decidido luchar contra la dictadura fujimontesinista, como correspondía a todo político demócrata, y en ese propósito se hubiese equivocado en opiniones y acciones, estaríamos evidentemente frente a un error. Pero si el señor Kouri decidió apoyar a la dictadura fujimontesinista para perpetuarla y sugerir en sus reuniones con Montesinos estrategias para destruir a otros actores políticos, -que sí luchaban contra el infame binomio Fujimori-Montesinos-, sugerir acciones populistas a favor de Fujimori y obtener ventajas para un proyecto que se encuentra actualmente judicializado, no estaríamos hablando de un error, estaríamos ante un acto deliberado de corrupción política y económica, y desde su perspectiva, sí logró los propósitos esgrimidos en sus arcanas reuniones con Montesinos, habría, y digo siempre desde su perspectiva personal, incurrido en un acierto y no en un error; un acierto logrado en el ámbito de corrupción liderado por la dupla actualmente encarcelada.

No es propósito de estas líneas adherir ninguna de las pre candidaturas, pretendemos señalar la relativización de la moral cuando nos toca ejercer nuestro derecho a elegir. Se ha venido diciendo que se trata de confrontar planes de gobierno regional y municipal, que debemos olvidarnos de las ofensas a la democracia, que la experiencia en asuntos municipales y regionales es suficiente argumento para garantizar una buena gestión, que de las visitas a la famosa salita de Montesinos sólo se acuerdan los periodistas, que a los ciudadanos lo menos que les interesa es el perfil demócrata del candidato, que se acepta al gobernante regional o alcalde que “robe pero que haga”.

Creemos que no es exclusivo de la experiencia el lograr una buena gestión edil, que se presentarán al proceso candidatos que pueden con orgullo exponer una limpia trayectoria y consecuencia democrática y que igualmente pueden hacer de la gestión municipal, expresión de eficiencia, solución de los urgentes problemas que afectan a la capital. Que en esta particular ocasión debemos meditar sobre el conocido aforismo: “preferido malo conocido que bueno por conocer”, pues corremos el riesgo que después de las elecciones sigamos en este vicioso círculo de reclamar claridad y transparencia en la función pública.

Concluimos señalando, que en el caso tratado, el error de juventud no puede esgrimirse como pretexto, pues se trató de actos deliberados de agresión a la democracia y contribución al intento de perpetuación de la dictadura.