…BUM – BUM – BUM – BUM…


BUM

Es el sonido de un bajo eléctrico, amplificado, me da la impresión que a la enésima potencia porque remece el departamento, atraviesa la puerta, rebota en las paredes y produce una vibración sistemática –“rítmica”, dirían algunos- que se generaliza por todo el cuerpo y lo somete a una tortura que supongo será una de las que usan para “quebrar” a un prisionero y que confiese cualquier cosa, aunque sea que en realidad es primo de su madre e inventor de la bicicleta.

 

Emite el tal sonido un altavoz (o dos) del equipo de música que ubico por inevitable orientación sónica (y vibración insoportablemente física) al abrir, alarmado, la puerta que da al hall del piso y comprobar que tras la puerta cerrada del departamento opuesto, “algo” (porque me niego a darle la categoría de “alguien”) debe estar teniendo un orgasmo bajístico.

 

Primero, como ya dije, fue alarma, luego de un “tranquilízate Manolo” musitado por mí mismo y repetido como mantra a ver si me auto convencía de no tocar el timbre o patear la puesta de enfrente (“cosa que no puedo hacer porque me caigo” pensé); resistí la tentación de llamar por el intercomunicador a la vigilancia y comunicar (eso es lo que uno hace por el aparatito) que tenía el cuerpo involuntariamente rítmico, tembloroso y aguiñapado por el “bum bum bum” vecino, con los nervios hechos pomada negra para lustrar zapatos, pero me dije que dirían: “ahí está otra vez el viejito, (omito el “maldito” que rima con viejito) quejándose por algo” y regresé a sufrir el “bumbardeo” forzándome a pensar que peor lo deben pasar quienes son bombardeados de veras.

 

Y aquí estoy, con un café cargado por tomar, sufriendo en silencio, conociendo de primera mano – por experiencia propia – lo que es el acoso sicológico y escribiendo esto, esperando que acabe el raid sonoro y extrañando la música que esos imbéciles – gracias a Alan García por recordarme la palabra- no me dejan oír.

 

Imagen: musicaprofana.wordpress.com

Anuncios

CHUPACABRAS


 

CHUPACABRAS

El otro día, escribiendo para el blog, escuché la voz de un niño que llamaba (gritando, por supuesto): “Chupacabras… ¿estás ahí?… Chupacabras… ¿estás ahí…?” y supuse que se trataba de un juego de esconderse, de esos que los niños han practicado desde siempre y que les gustan tanto, en el que el “escondido” aparece intempestivamente y asusta al “buscador”…

 

Me intrigó el nombre porque “Chupacabras” no es un apodo popular, antes al contrario, es el nombre que sí, popularmente se le da en algunos lugares a un ser que aparece, creo, primero en España (“aparece” es un decir porque nadie lo ha visto, si no me equivoco) y su nombre derivaría del hecho de haber atacado a unas cabras, matándolas y bebiendo su sangre,  porque las encontraron “secas”; sé que la historia de este ser se ha reproducido en varios países, donde no ha sido visto nunca pero los efectos de su accionar al parecer sí.

 

Pongo todo en condicional, uso “al parecer” y lo que me permita decir que no es que lo afirme yo sino que es algo que las noticias y en especial las redes sociales tienen como tema, esporádico, pero existente; podría ser el embrión de una de tantas leyendas como la del “Lobizón”, “Drácula”” o esa “Novia” ubicua, que aparece en diferentes lugares y países e incluso se hacía presente ciertas madrugadas en la cocina (que quedaba en el sótano) de mi casa de infancia en Barranco…

 

“Chupacabras” no es pues un apodo corriente entre los niños y me extrañó el asunto, sobre todo porque cuando yo esperaba respuesta al niño gritón, el silencio era la contestación; luego de un largo rato y de un par de nuevos intentos de llamada del niño, escuché que su mamá venía para llevárselo a almorzar; digo yo que de pronto el niño oyó de sus padres el nombrecito, pero también que de pronto, tal vez, podría ser que exista un “chupacabras” en el condominio: claro, el problema es que por aquí no hay ninguna cabra, dificulto que el niño alguna vez haya visto una y entonces… ¿qué va a chupar ese pobre “chupacabras”?

Imagen: hauntedmario.com

TONELADAS Y MILLONES


DINOSAURIO DE 12,000 KILOS

Cuando uno se enfrenta a cifras gigantescas, lo primero que hace es asombrarse: por lo menos a mí me sucede.

 

La noticia del descubrimiento de lo que fue un dinosaurio  emociona no solo a los paleontólogos, sino a los curiosos, que como yo, ven esta noticia alimento para su “querer saber” que en mi caso específico (perdón porque estoy hablando aquí casi siempre de “yo”) empezó conscientemente cuando hojeaba la enciclopedia de mi hermano mayor, que se llamaba “El Tesoro de la Juventud” y entre sus muchos tomos y sus variadas secciones y artículos, leía con asombro “El Libro de los  Por Qué”, explorando un mundo desconocido que iba mucho más allá de las terrazas de la casa o del reducido circuito que puede tener un niño a los cinco o seis años.

 

Ahora, en Sudáfrica han descubierto un Dinosauriosaurópodo que vivió allí hace la friolera de 200 millones de años (200000000) y al parecer pesaba 12,000 kilos (12 toneladas); muchísimos ceros de esos que están a la derecha y cuentan: una cantidad inimaginable por el lector de a pie que nos pone en nuestro diminuto lugar de recién llegados, peso mosca o pluma…

 

Cuando uno lee algo así, de pronto no realiza mucho las magnitudes de las que se está hablando, la distancia en años (cientos de millones de ellos,  sobre todo pensando que cada uno tiene actualmente 365 días) y la cantidad de carne, huesos y cartílago que forman esa montaña ambulante;  le seguiría el Brontosaurio y esta mole caminaría en cuatro patas…

 

Imaginemos un tren inmenso, realmente inmenso, ramoneando con la tranquilidad de saberse el habitante más grande de la Tierra, ese planeta al que llamamos ahora “azul” porque de lejos, desde el espacio, presenta ese color que se debería a la enorme existencia de agua que hoy tiene, pero que en tiempos del “Trueno Gigante al Amanecer” (“Ledumahadi Mafube”, poético nombre que en lengua lesotho le han dado a la bestia grandiosa) tal vez sería visto por algunos ojos estelares de otro color…

 

¿Cómo no impresionarse con algo así? ¿Cómo no volver a ser niño y como mi nieta de seis años ser un “fan” de los dinosaurios, saberse los nombres señalándolos en el libro y hablar de ellos como quien lo haría del perro o del gato de la casa?

 

Este bicho anduvo millones de años antes que los populares Velociraptor y Tiranosauro Rex aunque no tenga su fama y haya salido en películas; y hoy que es lunes y viene Miranda a visitarnos, le contaré del “Trueno Gigante al Amanecer”, le enseñaré la imagen que ilustra este post y nos maravillaremos juntos porque como un cuentacuentos le narraré la historia que inventaré sobre el “nuevo” dinosaurio…

CON MIRANDA

 

Lo que no sé es si retendrá su nombre o simplemente será “el dinosaurio ése” pero tal vez si le repito muchas veces el nombre en lengua lesotho (que tendré que aprender) lo llame, propiamente, “Ledumahadi Mafube” o “Ledumafu” para abreviar…

 

 

¡UNA CUCARACHA, MARTÍNEZ!


CUCARACHA

No se trata del personaje del cuento infantil  “La Cucarachita Martina”, sino de la protagonista de un reality que hace que la fantasía, verdaderamente, supere a la realidad.

La cucaracha en la pizza y el aluvión de denuncias y descubrimientos que esta punta de iceberg cucarachoso ha producido en los medios locales, demuestra que un boom gastronómico, por descuido y desinterés se puede convertir en un ¡bum! explosivo que estalla en la comida, ante nuestras propias narices.

Cucarachas, gusanos y otros insectos o cuerpos extraños (¡una hoja de afeitar!) son algunos de los encuentros “del tercer tipo”, desagradables y peligrosos que los consumidores han encontrado en lo que se llevan a la boca.

Es cierto que se pueden quejar a INDECOPI, correr la noticia por las redes sociales y aparecer en la televisión, en periódicos y revistas, pero eso no repara el terrible momento pasado ni compensa lo que a todas luces es incompensable. El acto de consumo, en general, es un acto de confianza y en el caso de alimentos es mayor aún porque tiene que ver con la salud.

Esto tiene que ver con el desinterés que existe por el otro, por los demás. Tiene que ver también con la actitud personal a la que no importa nada con tal de “salir del paso”. Nos hemos acostumbrado a no exigir y cuando lo hacemos nos encontramos con la extrañeza y el rechazo de quienes, a fuerza de no exigir lo que es justo, piensan y creen firmemente que el reclamo “está fuera de sitio”.

El maltrato es una actividad diaria que sufrimos en diferentes frentes y “a llorar al río” si queremos quejarnos.

Claro, una cucaracha en la pizza o ratas en el cine son el resultado de una incuria doble: sucede por descuido y porque nos dejamos. Ojalá que a partir de ahora se tome conciencia que como ciudadanos, como seres humanos, tenemos deberes y derechos. Hay que cumplir a rajatabla unos y reclamar por los otros. Siempre.

 

 

EL DESTINO DE POCHITO


LECHUZA POR DURERO

Pochito era una lechuza.

Cuando llegó al “Club Deportivo Unión”, cuyo local quedaba en el garaje de mi casa, era pequeñita y no sé bien como fue a dar ahí, si porque alguno de los hermanos de Lucho nos la regaló o porque la atraparon desconcertada.

Lo que sí recuerdo es que el local del club se convirtió por un tiempo en el hogar de “Pochito”. Concluimos que era una lechuza, porque los búhos tenían en la cabeza unas “orejitas” de plumas y nuestro inquilino la tenía redondeada y sin vestigio alguno de las famosas “orejitas”. A nosotros, chicos, no se nos daba bien eso de las familias en zoología y aunque ahora sé que son diferentes búho y lechuza, acertamos: ¡era una lechuza!

Lo que sí nunca supe es por qué le pusimos “Pochito”, porque nunca averiguamos si era hembra o macho, es decir, lechuza o lechuzo.

En el club y le dejamos un recipiente con agua y un poco de carne molida, asegurándonos de cerrar las puertas para que no escapara y tuviera oscuridad, porque nos había parecido que la luz del día lo molestaba y no dejaba que viera.

Como el club quedaba, ya lo dije, en el garaje de mi casa, yo estaba encargado de vigilar a “Pochito”. La curiosidad me mataba y fui varias veces, a espiar primero, sin ver absolutamente nada (porque la lechuza era chiquita y el lugar estaba a oscuras) y después atreviéndome a entrar para comprobar su alimento y ver que parecía intacto. “Pochito” se había instalado en un larguero de madera cercano al techo y parecía dormir. No me atrevía a hacer luz para no molestarlo. En realidad me daba un poquito de miedo entrar y que el animalito me atacara (¡era carnívora la lechuza, habíamos leído no sé dónde!).

Un día nos armamos de valor y entramos a ver al huésped, que ya era mascota y socio honorario del club y tras mucho mirar descubrimos a “Pochito”, más asustado que nosotros, en una esquina. Eso sí, el club que no era un dechado de limpieza nunca, estaba “adornado” por las deyecciones del ave: ¡todo estaba cagado!

Definitivamente el club no era lugar para “Pochito”.

Decidimos entregarlo al zoológico de Barranco (ese que quedaba en “La Laguna”), pero antes había que atraparlo. No sé bien si lo hizo alguno de los hermanos mayores de Lucho, mi hermano Panchín o María, la sufrida empleada de la casa o su hermana Alejandrina (a la que “le dolían los zapatos”). Finalmente, “Pochito” pasó a ser residente del zoológico y fue el primer miembro del club (honorario, claro) que estuvo en una jaula.

 

ILUSTRACIÓN: “Lechuza” por Durero.