SILENCIO


 

Silencio 2

Luego de una semana se fueron la algarabía, las risas, las preguntas curiosas y las palabras que sonaban tan raras, por adultas, en la boca de un niño.

Ayer, nuestra hija menor y nuestro nieto regresaron temprano a Buenos Aires, para dejarnos los aires buenos de su corta estadía y eso que ahora pesa: el silencio.

Cuando la bulla está, a veces se reniega. Cuando falta, se extraña. Curiosamente ayer salió el sol pero hizo frío. Para mí fue una despedida. Se fueron pero regresarán por Skype y teléfono; no va a ser lo mismo, pero es lo que hay.