PEQUEÑO DESCANSO


 

Hasta el próximo jueves.

Una semana de descanso para que leer no sea aburrido.

¡Hasta entonces!descanso

Anuncios

¡ACABÁRAMOS!


explosión

Si por las “profecías” fuera, el mundo debería haberse terminado y no una, sino muchas veces, de acuerdo a la cantidad de vaticinios sobre diferentes fechas y momentos.

El “milenarismo” (que ocurre cada mil años, por supuesto), Nostradamus, diferentes sectas religiosas y una larga lista de nombres se pelean por acertar en la fecha de la Destrucción Final.

Tal como vamos estas parecen coartadas para lo que primero lentamente y luego a un ritmo acelerado, hace la especie humana al mundo en que habita. No sé si caerá el sol y los planetas se convertirán en polvo llevado por un extraño viento sideral. Lo que sí es un hecho, es que lo que nos atañe directamente, que es esta Tierra que gira en el espacio, cada vez está peor y literalmente se cae a pedazos que saldrían volando si no fuera por la ley de la gravedad que los retiene. De ser el “rey de la creación” el hombre se ha convertido en el depredador número uno. Lo que hace es tan estúpido como serruchar la rama del árbol estando sentado en ella. Pero se sigue adelante en defecar donde se come, haciendo todo lo posible por destruir.

No se necesitan profecías si uno lee las estadísticas del desastre. Caminamos “alegremente” hacia la destrucción de nuestro entorno y como bobos nos reímos de la desgracia.

Cualquier profecía se queda corta. Lo que está pasando es, como diría García Márquez,  la “crónica de una muerte anunciada”. Y los hombres tan “graciosos” que hacen fiestas de la destrucción del mundo: ¿no es patético?