BODAS DE ALEGRÍA


aros-de-matrimonio-de-oro-18-k-calderon-459-MPE4687264624_072013-F

Tony y Enrique están celebrando sus Bodas de Alegría en el cielo. En 1931 se casaron, vivieron siempre para los demás, tuvieron 4 hijos, pasaron pellejería y media, recorrieron entero el Perú y tomados de la mano fueron felices cada minuto que pasó.

Ellos son el Ejemplo.

Se fue primero él y ella lo alcanzó luego porque los que son compañeros no deben estar solos. Ahora celebran sus Bodas de Alegría y nosotros, desde aquí, festejamos con ellos.

SIN COMIENZO NI FINAL


Matri

Hoy, Alicia y yo estamos de aniversario de matrimonio:

Nos casamos un 30 de diciembre de 1971, casi al terminar el año, hace ya 42.

Fin y comienzo; los extremos se tocan y forman un anillo. Son cuarenta y dos años de empezar cada día, renovando el sol de las mañanas y arropando a la noche para soñar el sueño que nunca se termina.

Caminamos vergeles, transitamos desiertos y paramos sedientos a beber en oasis. Subimos las montañas y al divisar un valle corrimos hasta el río, que saltaba entre piedras, para mojar gozosos nuestros pies.

Sembramos las semillas que hoy florecen y a su vez dieron frutos; cuarenta y dos años suenan a mucho tiempo y sin embargo es poco el que pasó. El camino nos invita a seguir… Nos llama a descubrir nuevos paisajes y a continuar viviendo esta hermosa aventura que, juntos, un día comenzamos; su principio se pierde entre sonrisas y el final no lo vemos. Por eso es que este es un “no tiempo” y significa amor intemporal. Seguimos caminando y sabemos que nos esperan más sorpresas detrás de cada cerro. Caminamos con la curiosidad puesta y la esperanza en ristre. Caminamos alegres, porque como recuerda el poeta Machado, se hace camino al andar y eso es lo que hacemos.

 

PEQUEÑO DESCANSO


 

Hasta el próximo jueves.

Una semana de descanso para que leer no sea aburrido.

¡Hasta entonces!descanso

FOR IF THE FLIES (Literalmente traducido: por si las moscas)


 

 

 

moscas

Salió y dijo que no sería candidata.

Nadie Heredia dijo claramente que no aspiraba a ser candidata para las elecciones del 2016. Ya lo había dicho anteriormente por interpósitas personas. Sin embargo la desconfianza, azuzada por pensamientos extraños exigía que fuera ella en persona la que se pronunciara. Lo dijo y se acabó. ¿Se acabó?, como en el juego, “no señor, yo diré lo que pasó”. Ahora resulta que se le achacan “segundas intenciones” y que tuvo que decir que desistía porque los gastos de sus viajes y presentaciones eran tan grandes, que prefería la sombra y acogerse al impedimento de la Constitución. Algunos se quedaron con los crespos hechos o como dicen de ciertas novias “vestidos y alborotados”. No les parece claro, no les parece bien.

Se ha desarmado de pronto y de un solo sopapo la construcción que habían pacientemente levantado, para tener un referente negativo y la oportunidad de crear enemigos poderosos necesarios que buscaban “reelección conyugal”.

De pronto hubo algunos que se quedaron sin banderas, pero por si las moscas encuentran o predicen protervas intenciones. ¿Soy “humalista”? ¡No! Y tampoco me mueve un afán “nadinista”, simplemente me parece que en un instante en que a esos, los fantasmas que se corporeizaban  (y que tal vez de pronto el dúo conyugal albergó), se los llevó el viento. Digamos que la cordura ha imperado, en buena hora y quedaron sin piso los que clamaban un “NO a la reelección”. En ese sitio el suelo está parejo aunque la realidad nos muestre quebradas y fracturas y los desbarajustes en que vive el Perú. Negadas las banderas y emparejado el suelo, tal vez este 28 podamos respirar un poquito sin pensar en el cuco que para muchos es pensar que las parejas se quieren reelegir. No es fácil, queda un largo camino que no creo que este gobierno alcance a completar. Pero sí me parece que se anda en el camino; a trompicones quizá, sin “smoothness” tal vez, pero tratando. Ojalá que así sea y yo no me equivoque.

41 AÑOS


matri

Se lee rápido, se pasan volando y sin embargo están llenos de instantes hermosos y de eso que se llama construir una vida. Cada día que ha pasado es uno más en los que la esperanza nos ha hecho avanzar, abriendo camino siempre, aún por territorios inexplorados. Esperanza de lograr, alegría de conseguir y compartir. Esperanza de ser y convertir el dos en uno solo para despertar cada mañana a la felicidad y agradecer el día por las noches.

Prolongación de vida en hijas y nietos que van ampliando el sendero por el que caminamos cogidos de la mano, confiando en la guía del que hizo todas las cosas.

Ha cambiado todo y nada cambió, porque creció la alegría y seguimos con la misma ilusión.

 

CUARENTA AÑOS


Alicia y yo cumplimos hoy cuarenta años de casados. Como ella dice siempre: “más cuatro de enamorados”. O sea que mucho más de la mitad de mis sesenta y cuatro años, los hemos pasado juntos: con sus altas y sus bajas, como todo aquello que crece y se prolonga, pero que gracias a cuidados mutuos, oportunos silencios y podas inteligentes, hemos podido conservar lozanos, con la alegría de los tiempos primeros.

Hemos pasado juntos mil y una vicisitudes,  que a veces nos parecieron infranqueables o imposibles de resolver: Sin embargo aquí estamos. Hemos caminado un sendero complicado, pero el verde de los campos, la nieve de las cumbres y la sombra generosa de los árboles han sido un premio constante y un acicate para descubrir nuevos amaneceres. Y así seguimos caminando, de pronto más lentos, sentándonos más a menudo, pero sabiendo que la dirección es correcta y que nos queda mucho por ver juntos.

A veces, como hoy, las palabras sobran y el estar cerca el uno del otro es lo que importa.

Compartimos este 40 aniversario con todos los que quieran sumarse. Gracias a cada uno.