MH17


LAZO NEGRO

Me parecen terribles las fotografías y los testimonios de los testigos sobre el caso del avión de Malaysia Airlines.

Los anuncios acerca de que “son imágenes que pueden dañar la sensibilidad”, lo único que hacen es dar una excusa. Pienso que el respeto que se merecen los deudos de las víctimas y las víctimas mismas, debió haber actuado de inmediato, pero no ha sido así. Con el pretexto de informar ha habido una inundación de imágenes macabras y desafortunadas: sí, es cuestión de no mirarlas, pero lo que el sentir humano dice, es que no se han debido difundir.

Las declaraciones de quienes oyeron la explosión y vieron llover cadáveres y objetos diversos, no solo es tremenda, sino que da una pálida, pero terrible idea de la magnitud de la tragedia.

Toda guerra, no importa lo “justa” que ella sea, es monstruosa y desde el inicio de los tiempos, hasta hoy, solo ha traído desgracia tras desgracia.

Han fallecido todos los que volaban en el avión malasio: han muerto, sin saberlo, en una guerra. Un misil ha destruido vidas, sueños y futuros. Ha diezmado familias y nadie es responsable: todos se echan la culpa.

Una vez más la vergüenza cae sobre la raza humana. ¿Hasta cuándo?

 

TRES SOLES POR DOS HORAS


TRES SOLES POR DOS HORAS

 

 

Tres soles China.

¡Hay tres soles en el cielo! 

Durante dos horas los vecinos de Chifeng, ciudad situada al norte de China, en Mongolia Interior, pudieron ver tres soles en el cielo (algunos dicen haber visto hasta cinco).

La noticia da cuenta de un hecho raro, que podría servir para una novela de ciencia ficción; este fenómeno astronómico ocurre cuando a una altitud de unos seis mil metros se forman cristales de hielo que reflejan la luz solar y crean la ilusión de soles múltiples. Felizmente nadie acusó a una potencia extranjera…

Digamos que allí, los chinos son ricos en soles (aunque el tema dure poco, su moneda sea el yuan y no el sol peruano).

 

 

PEQUEÑO DESCANSO


 

Hasta el próximo jueves.

Una semana de descanso para que leer no sea aburrido.

¡Hasta entonces!descanso

¿RETRATO DEL “FIAT LUX”?


FIAT LUX

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz.”

 

 

Los científicos han obtenido una “fotografía” del instante:

 

“El telescopio espacial Planck ha capturado una imagen de la primera luz del Universo, un fósil cosmológico transformado hoy en “hiperfrecuencias” que surgió hace más de trece mil millones de años, poco después del Big Bang, informó hoy la Agencia Espacial Europea (ESA).

Se trata de la imagen con más detalle jamás producida de lo que los científicos llaman la radiación cósmica de fondo o radiación cósmica microondas (CMB, por sus siglas en inglés), cuyo origen se remonta a 380.000 años después del Big Bang, explosión que se produjo hace 13.800 millones de años.

“Para un cosmólogo, este mapa es una mina de oro de información”, señaló el astrofísico de la Universidad de Cambridge George Efstathiou, miembro del equipo científico de la misión Planck.

Esa luz primitiva, congelada en el espacio durante millones de años, tiene ahora una temperatura de solo 2,7 °C por encima del cero absoluto de -273,15 °C, cuando la mecánica cuántica establece que las partículas dejan de moverse.

No obstante, esa luz mostraba en sus orígenes pequeñas fluctuaciones de densidad que corresponden a las “semillas” de lo que después fueron las estrellas y galaxias que conocemos actualmente.”  (Fuente: EFE)

Hasta ahora solo contábamos con dos palabras (en latín) y de pronto nos llega de un pasado tan remoto que no podemos ni imaginarlo, la confirmación visual del instante. Estamos viviendo lo que nadie y viendo lo que nuestros padres y nosotros hasta hace unos días solo podíamos contar metafóricamente. Estamos en presencia de “la semilla”. Y eso, nos deja solo con dos palabras: ¡Fiat lux! Como al principio.

 

¿APEDREAN A LA TIERRA?


meteorito

El reciente meteorito que cayó en Rusia e hizo un hueco gigante, el que pasó “rozando”  la Tierra (en base a medidas siderales) y los muchos que deben caer y pasar inadvertidos en lugares desolados o sin que nos demos cabal cuenta de ellos, parecieran decir que nos están “apedreando” desde fuera, como si nos advirtieran, castigándonos, por los desastres que la humanidad provoca en el planeta desde hace miles de años.

Si es cierto, como parece, que los dinosaurios desaparecieron debido a una catástrofe inmensa, ya nos toca.

Nos toca, porque no hemos sabido desarrollarnos armoniosamente con el entorno, porque para “construir” destruimos. Somos una especie de la que se diría lo mismo que del caballo de Atila, el huno: “Donde pisa no vuelve a crecer hierba”. A pesar de todo, seguimos excavando, arrasando, secando, marchitando y exterminando. Caminamos rumbo al suicidio y no hacemos caso a las señales. Ni la sed ni la sangre parecen alertarnos. De pronto, ese Gran Alguien que rige el cosmos ya se hartó y en una última acción nos recuerda que el fin nos va a llegar como a los dinosaurios. Las piedras son un aviso de algo peor: algo que solo podemos imaginar y describir en novelas, porque no somos capaces de ver la realidad.