¿SERÁ UN DONUT…? ¡NOOOO! ES UN AGUJERO NEGRO…


SERÁ UN DONUT

Lo que –perdonen la irreverencia- parece un donut o  una dona común y corriente, es la primera fotografía obtenida de un Agujero Negro, ese misterio cósmico del cual hay varios (innumerables, creo que no se sabe cuántos) y sobre los cuales se ha teorizado pero nunca se había tenido una constatación visual alguna.

 

Resulta que un Agujero Negro es eso: un agujero negro y supongo que se seguirá teorizando a dónde lleva (si es que lleva a algún sitio), o qué es lo que hay dentro; se dice que hay “materia oscura”, lo cual es lógico si el color es negro y que sería una especie de aspiradora que absorbe todo lo que se le pone a tiro, digamos que es un agujero o boca de succión de dimensiones híper inimaginables…

 

¿No será que las polillas cósmicas se están comiendo la frazadita estelar y que esos huequecitos luminosos que llamamos estrellas son lo que las polillitas han producido y los agujeros negros son los que las mamás y papás polillas producen con su hambre sideral…?

 

Por ahora tenemos la foto de un misterio y este tiene pinta de donut y la teoría sobre las polillas estelares resulta posible en un mundo donde tendemos a encontrar parecidos en todo.

 

Recuerdan el famoso “¿Es un pájaro…? ¿Es un avión…?  ¡Es Superman!”…?  Bueno, esto, es… ¡Un Agujero Negro!

 

Imagen: Centro de Messier 87 – Internet

TONELADAS Y MILLONES


DINOSAURIO DE 12,000 KILOS

Cuando uno se enfrenta a cifras gigantescas, lo primero que hace es asombrarse: por lo menos a mí me sucede.

 

La noticia del descubrimiento de lo que fue un dinosaurio  emociona no solo a los paleontólogos, sino a los curiosos, que como yo, ven esta noticia alimento para su “querer saber” que en mi caso específico (perdón porque estoy hablando aquí casi siempre de “yo”) empezó conscientemente cuando hojeaba la enciclopedia de mi hermano mayor, que se llamaba “El Tesoro de la Juventud” y entre sus muchos tomos y sus variadas secciones y artículos, leía con asombro “El Libro de los  Por Qué”, explorando un mundo desconocido que iba mucho más allá de las terrazas de la casa o del reducido circuito que puede tener un niño a los cinco o seis años.

 

Ahora, en Sudáfrica han descubierto un Dinosauriosaurópodo que vivió allí hace la friolera de 200 millones de años (200000000) y al parecer pesaba 12,000 kilos (12 toneladas); muchísimos ceros de esos que están a la derecha y cuentan: una cantidad inimaginable por el lector de a pie que nos pone en nuestro diminuto lugar de recién llegados, peso mosca o pluma…

 

Cuando uno lee algo así, de pronto no realiza mucho las magnitudes de las que se está hablando, la distancia en años (cientos de millones de ellos,  sobre todo pensando que cada uno tiene actualmente 365 días) y la cantidad de carne, huesos y cartílago que forman esa montaña ambulante;  le seguiría el Brontosaurio y esta mole caminaría en cuatro patas…

 

Imaginemos un tren inmenso, realmente inmenso, ramoneando con la tranquilidad de saberse el habitante más grande de la Tierra, ese planeta al que llamamos ahora “azul” porque de lejos, desde el espacio, presenta ese color que se debería a la enorme existencia de agua que hoy tiene, pero que en tiempos del “Trueno Gigante al Amanecer” (“Ledumahadi Mafube”, poético nombre que en lengua lesotho le han dado a la bestia grandiosa) tal vez sería visto por algunos ojos estelares de otro color…

 

¿Cómo no impresionarse con algo así? ¿Cómo no volver a ser niño y como mi nieta de seis años ser un “fan” de los dinosaurios, saberse los nombres señalándolos en el libro y hablar de ellos como quien lo haría del perro o del gato de la casa?

 

Este bicho anduvo millones de años antes que los populares Velociraptor y Tiranosauro Rex aunque no tenga su fama y haya salido en películas; y hoy que es lunes y viene Miranda a visitarnos, le contaré del “Trueno Gigante al Amanecer”, le enseñaré la imagen que ilustra este post y nos maravillaremos juntos porque como un cuentacuentos le narraré la historia que inventaré sobre el “nuevo” dinosaurio…

CON MIRANDA

 

Lo que no sé es si retendrá su nombre o simplemente será “el dinosaurio ése” pero tal vez si le repito muchas veces el nombre en lengua lesotho (que tendré que aprender) lo llame, propiamente, “Ledumahadi Mafube” o “Ledumafu” para abreviar…

 

 

SONRISAS ESTELARES


SONRISA

Hay un brillo de estrellas cada vez que uno sonríe. No solo por la alegría, sino que literalmente, el flúor que es el ingrediente principal de las pastas de dientes, parece que proviene del espacio exterior.

La noticia nos cuenta que ciertas investigaciones científicas lo sugieren.

Probablemente, hace millones de años, en estrellas que hoy ya no existen el flúor se formó tras haberse consumido el hidrógeno del núcleo y enfriado la superficie de las llamadas “gigantes rojas”. Nils Ryde, astrónomo de la universidad de Lund, en Suecia, es el autor de la propuesta.

El flúor empieza a formarse de forma lenta desde el centro hasta los límites de una “gigante roja”, que se sacude después expulsándolo junto con los nuevos elementos creados, en una nube de gas llamada “nebulosa planetaria”. Otros Astrónomos creen que este provendría de la explosión de supernovas o de polvo estelar.

Sea como sea, por lo visto nuestras sonrisas brillan con una antigüedad estelar.

 

 

Fuente de información: RPP 

LA MEMORIA EN LA LUNA


LUNA

Estar en la luna, o estar en Babia, es estar despistado, lejano, abstraído o desconcentrado (a pesar que Babia está en el territorio de León, en las montañas, en España, bien localizable, pero de seguro representando un punto que está lejano, perdido… ¡vaya uno a saber!).

El hombre pisó la Luna, puso una bandera, recorrió un poquito del terreno selenita, trajo a la Tierra piedritas y escudriña al satélite desde que se dio cuenta que la noche cuenta con una lámpara.

Ahora, la noticia nos dice que por la suma de 90 dólares se podrá enviar una memoria digital y enterrarla (¿enlunarla?) en una “capsula de tiempo”. Claro que hay que donar para que el proyecto Lunar Mission One se materialice. El proyecto costaría 1,000 millones de dólares y quiere recaudar un millón de dólares en un mes. Es decir que si eres donante, tienes la oportunidad por un extra de nada (de acuerdo a tu donación) de enviar un chip con lo que quieras a la Luna, para que alguien, hipotéticamente, lo “desenlune” en un futuro que puede tener muchos ceros detrás y se entere de cosas importantes (o que consideren importantes los que puedan y quieran donar y paguen los 90 dólares) que pueden ir desde la famosa cadena de ácido desoxirribonucleico (ADN) hasta alguna canción “con contenido”. O tal vez suceda también que envíen sus memorias personales en un supremo acto de trascendencia cósmica.

El tema es que probablemente la Luna sea depositaria (hasta que los encuentren) de temas que pueden ser retazos de la memoria de un grupito de habitantes del Planeta Azul.

La Lunar Mission One lo que busca es saber y lo de la memoria en el hueco no es sino una manera de incentivar a los donantes. Es, por lo que dice la noticia, una misión científica que trata de probar la teoría que la Luna es producto de una violenta colisión entre la Tierra y un cuerpo celeste del tamaño de Marte, 4,000 millones de años atrás y que 500 millones de años después, los deshechos se aglomeraron y formaron la Luna.

Bueno,  la luna que puede ser de miel o de queso, podría ser en un futuro el lugar donde cierta memoria repose. Es solo cosa de 1,000 millones de dólares, decisión, curiosidad y buena voluntad.

Digo yo, ¿lograrán hacerlo?; si lo consiguen, ojalá que sea antes que la Tierra se apague para que así haya unas memorias póstumas de los que un día se creyeron dioses.

WC “INTELIGENTE”


inodoro

La “inteligencia” parece estar llegando a lugares insospechados, incluso hasta aquellos lugares que por mucho tiempo fueron poco considerados.

Alumnos de la Universidad de las Artes, en Londres, han presentado un prototipo que se podría calificar de insólito.

Se trata de un WC o inodoro capaz de corregir la postura del individuo, indicando la más adecuada. Además, analizando los desechos humanos podrá indicar los niveles de diabetes, si hay déficits en la alimentación y detectar probables embarazos o también si hay alguna enfermedad.

Según afirman, es natural sentarse “en cuclillas” para el ser humano y esta postura puede ayudar a prevenir el cáncer del colon y otras enfermedades.

El estudio de este peculiar y múltiplemente práctico artilugio está aún en sus comienzos, pero es importante porque está ofreciendo soluciones que antes ni siquiera se soñaban ¿o usted pensaba que su inodoro, algún día diría a su hija que está embarazada?

 

Fuente: Artículo de Santi Araujo en ALT1040.  

EL CEREBRO ENTRENADO


 

Este es un tema importante y que suele pasar desapercibido para una gran mayoría,  para la que el cerebro es “eso que queda entre las orejas y está debajo del cabello”.

Varias veces e este blog me he ocupado de él y no puedo dejar de maravillarme con todo lo que representa, significa y hace. El cerebro es sin duda el órgano más importante que tenemos y gracias al cual “somos”.

Todas nuestras acciones y pensamientos se generan allí.

Esa masa rosado-grisácea que pesa entre mil doscientos y mil cuatrocientos gramos (casi un kilo y medio) en el adulto, ofrece algunas cifras asombrosas: en un solo milímetro cúbico de nuestro cerebro hay unas 40.000 neuronas y 1.000 millones de conexiones de fibras nerviosas. En cada conexión se transmiten trenes de impulsos eléctricos variables en intensidad e intervienen más de 30 productos químicos diferentes. Las neuronas más grandes llegan a tener más de 60.000 conexiones con otras 600 neuronas. En todo el cerebro, el número de neuronas supera los 100.000 millones, con más de 100 billones de conexiones (10 elevado a la 14) o para entenderlo mejor, 100 millones de veces un millón y si se pusieran en línea recta todas las fibras nerviosas, abarcarían una longitud de 400.000 kilómetros. El cerebro, esa maravilla, como cualquier atleta que se respete, puede y debe entrenarse, para rendir mejor.

Leyendo “El cerebro: manual de instrucciones” de John J. Ratey, un libro que leí muchas veces y que junto con lo escrito por Rodolfo Llinás  (médico neurofisiólogo, nacido en Bogotá en 1934) constituyen una especie de oráculo con respuestas, para mí, que tengo tres infartos cerebrales que provocaron muchas cosas, desde la ceguera temporal hasta la inmovilidad casi total y pérdida de habla (ya recuperadas diría en un 90%), entresaco la historia de las monjas de Mankato:

“La plasticidad del cerebro no solo ayuda a la recuperación, sino que puede desempeñar verdaderamente un papel en la prevención de las enfermedades cerebrales. Como prueba, basta con visitar el convento de monjas Escuela Hermanas de Notre Dame en el remoto Mankato, en Minnesota. Muchas tienen más de 90 años y un número sorprendente llega a los cien; de media, viven mucho más que la población en general. Sufren además de mucho menos casos y menos graves, de demencia, mal de Alzheimer y otras enfermedades cerebrales. David Snowdon, el profesor de la Universidad de Kentucky que ha estado estudiándolas durante años, cree que conoce el porqué.

Acicateadas por su idea de que una mente ociosa es juguete del diablo, las monjas se retan a sí mismas obstinadamente con preguntas de vocabulario, problemas y debates acerca del cuidado de la salud. Celebran seminarios cada semana sobre asuntos de actualidad y escriben a menudo en sus revistas. La hermana Marcella Zachman, que salió en la revista Life en 1994, no dejó de enseñar en el convento hasta los 97 años. La hermana Mary Esther Boor, retratada también en Life, trabajaba todavía en la portería a los 99.

Snowdon, que ha examinado más de cien cerebros donados a su muerte por las monjas de Mankato y otras casas de las Hermanas de Notre Dame de Estados Unidos, mantiene que los axones y las dendritas que suelen contraerse con la edad se ramifican y hacen nuevas conexiones si hay suficiente estimulación intelectual y proporcionan un sistema de respaldo mayor en caso de que fallen algunas rutas.

Snowdon ha comprobado que las monjas que se licenciaron en la universidad, enseñaron en la escuela y enfrentaron permanentemente sus mentes a problemas en la vejez vivieron más y resistieron el mal de Alzheimer mejor que las monjas que tenían una educación formal menor y pasaban la mayor parte de su tiempo limpiando habitaciones y preparando comida. La conclusión de Snowdon y de otros científicos que han estudiado el envejecimiento del cerebro, es que cualquier actividad intelectual exigente estimula el crecimiento de las dendritas y se suma a las conexiones neuronales del cerebro. Las hermanas que se han exigido más tienen más conexiones neuronales, gracias a lo cual pueden redirigir mensajes cuando un ataque o una enfermedad afectan al cerebro, por lo que se contrarrestan los efectos perjudiciales en el cerebro y se mantienen más sanas y más activas durante más años.*

Larga la cita, pero esclarecedora. El entrenamiento de nuestro cerebro es básico: allí están los crucigramas, el leer, los juegos de palabras y todo aquello que signifique pensamiento, dirigido a aprender siempre cosas nuevas y establecer relaciones entre ellas y lo ya sabido. No hay enemigos mayores que la rutina y el mínimo esfuerzo.

Creo que nuestro cerebro es tan importante que no llegamos a comprender la importancia que tiene.

 

*“El cerebro: manual de funciones” por John J. Ratey (Random House-Mondadori) S.L. – 2002)

 

 

 

LA “MANO DE DIOS”


God´s hand

No, no es la publicitada “mano” del jugador de fútbol Maradona, que encendió polémicas. Es algo mucho más grande y de escala sideral, al lado de lo cual lo primero queda como lo que siempre fue: una “viveza” bien terrenal.

 

El telescopio espacial de rayos-X de la NASA ha capturado la imagen de un cuerpo celeste a la que han bautizado, por su semejanza con esa extremidad humana, como la ‘Mano de Dios’.

La ‘mano’ sería producto de la explosión de una estrella en una supernova y la posterior expulsión de una enorme nube de materia cósmica, visible en la zona azul de la imagen, explicó la agencia espacial estadounidense, citada por el portal Space.

“La ‘Mano de Dios’ es una nebulosa que se encuentra a 17.000 años luz de distancia de la Tierra”, agregó el Observatorio de rayos-X Chandra de la NASA, que además indicó que las imágenes de las partes verdes y rojas de este cuerpo celeste se lograron capturar gracias a la utilización de rayos-X de baja energía.

Se presume que la iluminación captada por los rayos X es el resultado de la interacción del material expulsado tras la explosión de la estrella con los campos magnéticos cercanos.

Sin embargo, los científicos de la NASA no están seguros de si el material expulsado de hecho ha tomado la forma de una mano o de si su interacción con las partículas del púlsar de una nebulosa de viento hace que se vea de esa forma.

“No sabemos si la forma de la mano es una ilusión óptica, pero con NuStar [telescopio espectroscópico de gama nuclear, por sus siglas en inglés] la mano se ve más como un puño, lo que nos está dando algunas pistas”, indicaron los investigadores.

El equipo de NuStar espera que la ‘Mano de Dios’ ayude a proporcionar muchos más detalles sobre el fenómeno de los agujeros negros y la forma en que “crecen e interactúan con las galaxias”.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/116633-nasa-captura-imagen-mano-dios?utm_source=browser&utm_medium=aplication_chrome&utm_campaign=chrome