ÁNGEL TECNOLÓGICO


pluma agua

Fuente imagen: http://florlys.blogia.com/

Mi amiga dio a luz una niña. Por   oscuras (u ocultas) razones, la niña falleció en la clínica sumiendo a los padres en desesperación inmediata,  tristeza profunda y comprensible rabia.

Al volver a su departamento, reunidos con familiares muy cercanos, dejaron en el vehículo el equipaje con lo que la niña hubiera usado al salir de la clínica y las múltiples cosas que situaciones así requieren. También quedó allí un pequeño arreglo floral.

De pronto, en la noche, el vehículo hizo sonar su alarma. Bajaron a ver y como no había nada extraño, accionaron el control remoto y la apagaron. Luego de un rato, volvió a ocurrir. Las luces se encendían, como suele suceder en estos casos, de forma intermitente. Otra vez neutralizaron la alarma y volvieron al departamento. El hecho se repitió.

Ya olvidé cuántas veces sucedió esto. Mi amiga me lo dijo pero yo no guardo la cuenta…

Finalmente, por curiosidad, con un teléfono celular grabaron la intermitencia de los faros.  Tuvieron que desconectar una alarma que, seguramente  cruzada, insistía en encenderse.

Mi amiga me cuenta que al parecerles raro el tema encargaron a un especialista en señales, que descifrara las imágenes grabadas con el celular. La sorpresa fue mayúscula cuando tiempo después les comentaron que en efecto, la intermitencia de las luces repetida varias veces y registrada con el teléfono, era código Morse.

El mensaje era: “Papá, yo estoy bien , cuida a mi mamá”.

Cuando mi amiga me lo contó luego de su larga y penosa historia, se me erizaron los vellos de los brazos y sentí que un escalofrío me corría por la espalda, para luego sentir una extraña tranquilidad.

Mi amiga, que es una mujer ejecutiva, seria y con una gran capacidad interior, me merece absoluta confianza. No es una maniática, no ve visiones ni -que yo sepa- cree en duendes, platillos voladores  o en otros signos que para muchos son sinónimo de imaginación desbocada.

Qué decir? Qué pensar?

Ayer, por el Día del Padre, mi amiga  llamó para felicitarme por la fecha. Agradecí su amistad y deferencia y le pregunté por las novedades. Me contó que el Día de la Madre  el fenómeno de las luces y la alarma se había repetido, alborotando al edificio entero.

Mi amiga y su pareja tienen un ángel. Un ángel que sabe código Morse y cómo hacer que una camioneta active la alarma, programándola para dar mensajes luminosos. Es maravilloso.

Anuncios

DÍA DEL PADRE


File0475

Hoy es domingo aquí en Lima y en muchas partes del planeta.

Hoy se celebra el día del padre;  una fecha no tan popular como el día de la madre, pero que los comercios aprovechan para vender…

Hoy, día del padre quisiera escribir sobre Manuel Enrique: mi padre.

A estas alturas tendría ciento seis años. Era del año tres y vio pasar el cometa Halley, subido sobre la mesa del comedor allí en el Cuzco y lo que recordaba eran las migas de pan que le picaban en los pies descalzos.

Mi padre era ingeniero y nunca mejor aplicado el término, porque su ingenio era infinito aunque su paciencia fuera corta. Capaz de encontrar soluciones inverosímiles a problemas sencillos, podía arreglar casi cualquier cosa que le cayera en las manos.

Estudió ingeniería electromecánica e ingeniería civil; empezó a estudiar medicina a la vez, pero un surmenage lo regresó a las ingenierías nada más.  Se craduó en electromecánica y siempre ejerció como ingeniero civil. Recorrió el Perú, especialmente la sierra, construyendo carreteras. Escribió un libro sobre pavimentos y fundó el primer magister en Vías de Transporte en la UNI.

Fotógrafo fanático, llevaba a cuestas su cámara fotográfica y los implementos de revelado. En un tiempo en que los negativos de vidrio eran no sólo más fiables sino prácticamente únicos, su bagaje de aficionado era voluminoso y lo acompañaba en sus largos meses de campamento. Guardadas tengo placas de hermosos lugares;  de mis hermanos, mi madre y sus amigos. Placas que en la época de la efímera fotografía digital, permanecen como hermosos dinosaurios en el blanco y negro de un pasado siempre actual.

Manuel Enrique leía mucho y de todo. También lo acompañaban tres cajones con libros, que servían además como asiento debajo de la carpa.

Cajones largos con asas de soga que acomodaban libros profesionales, novelas,  filosofía y religión. Contenido que era renovado por mi madre cuando le llegaban, en Arequipa,  los cajones llenos de libros ya leídos.

Manuel Enrique era Católico. Con C mayúscula.

Vivió su fe desde estudiante, cuando integró la mítica JEC. Una fe inquebrantable, meditada y actuada en cada instante de su vida. Una fe ejemplar, envidiable y alegre.

Fue perseguido por su fe y perdió más de un puesto público por ella. Lo persiguieron porque no se permitía ser concesivo con los mediocres. Lo hicieron porque era un ingeniero que rezaba, que no tenía empacho en ponerse en las manos de Dios cuando trepaba en mula por las sierras de La Libertad o cuando soportaba en solitario los fríos de una puna hecha para el ichu y no para los que la cruzaban construyendo caminos que el hombre pudiera recorrer.

Mi padre se fue en 1985.  No conoció Internet ni esta magia que me permite ahora compartir los recuerdos. Él que hizo su tesis de ingeniero electromecánico sobre los tubos de vacío, que  eran una promesa en ése entonces,  ¡cómo hubiera disfrutado de éstas maravillas!

Se me haría corto este domigo para hablar de él. Como ahora me doy cuenta que fue corto el tiempo en que lo conocí y tan poco lo que conversamos…

Siempre sucede. El tiempo pasa y nos damos cuenta de todo lo que quisimos decir, escuchar, charlar o simplemente mirar. Y ya es tarde. Quedará para otra ocasión. Ésa que ocurrirá cuando le dé el encuentro y lo ponga al día.

Hasta entonces, feliz día del padre todos los días.

COMO DECÍAMOS AYER….


bianchi

Dicen que Fray Luis de León  al volver a su cátedra universitaria,  luego de 5 años de prisión decretada por la Inquisición, empezó con el título de éste post: “Como decíamos ayer…” : el tiempo no había pasado.

Pues bueno, hace unos días me reencontré con un amigo entrañable  luego de por lo menos veintitrés años. Después de los abrazos, reanudamos simplemente la conversación interrumpida por la vida hace un tiempo.

Mi amigo alejandro Bianchi, músico increíble y persona extraordinaria, sigue igual. Si algo ha cambiado es tan poco notorio como sus algunas canas. Fanático del fútbol,  los  ejemplos que pone tienen necesariamente que ver con la música y el deporte rey.

Nos pusimos al día de inmediato bajo la premisa musical de que  “veinte años no es nada”  y así reanudamos la trama del tejido amistoso iniciado  donde Latinoamericanto ensayaba.

Me parece maravilloso recuperar de golpe tantos instantes, tantas imágenes y sonidos. Confieso que me tomó tiempo recuperarme, porque cuando lo vivido te atropella sin aviso, cuesta recomponerse; de pronto muchas cosas ya no son iguales y  tienen esquinas que parecían haberse fundido en días idos.

Qué bueno ver a mi amigo; saber que el vínculo inicial fue tan fuerte que es un puente inmediato sobre el calendario.

Alejandro Bianchi Murúa es una institución. A pesar de él.

Basta echar una mirada a  http://www.myspace.com/viditay y además escuchar allí algo de lo que musicalmente tiene que decir.

Estoy seguro que éste post le va a gustar y no le va a gustar. No importa.

Los amigos perdonan todo: hasta la emoción.

MARAVILLOSO MINI COOPER


The Cool Hunter me trae periódicamente tendencias y novedades. Es una importante ventana que me informa sobre un mundo que para muchos es sólo curioso o no existe. Alguna vez un alumno me dijo que quería ser un “cool hunter”; yo le dije que no me parecía lo suficientemente “cool” y muy poco “hunter” para serlo.

La cultura va mucho más allá de las colecciones de porcelana, los muebles antiguos y las pinturas para colgar. Más allá de la arqueología, la ópera y Bach.

The Cool Hunter ofrece estas pequeñas maravillas:

mini cooper convertible

mini cooper convertible 2minicooper convertible 3

cNews@thecoolhunter.net

YALE OTORGA DOCTORADO A GUSTAVO GUTIÉRREZ


pict

La Universidad de Yale otorgó un Doctorado en Teología al sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, creador de la Teología de la Liberación. La ceremonia de entrega se llevó a cabo en medio de la Celebración por el Primer Día de clases de la Universidad en el año 2009.Esta condecoración al sacerdote Gustavo Gutiérrez se realizó, según los directivos de la Universidad de Yale por “su trabajo social en los barrios de Lima y su estudio avanzado de la medicina y la teología”.

Esta ceremonia también contó con la presencia de la Secretaria de Estado Norteamericana, Hillary Clinton.

Sobre el sacerdote Gustavo Gutiérrez:
El P. Gustavo Gutiérrez estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde obtuvo el título de medicina en 1950 y se ordenó como sacerdote en 1959. Tiene un doctorado en Teología de la Universidad Católica de Lyon en Francia.

En el año 1971 escribió la Teología de la Liberación, libro que se ha convertido en el texto fundacional de dicha teología. Además tiene otras publicaciones como: El Poder de los Pobres en la Historia (1979), La Verdad os hará libres (1986) y Las Casas: En busca de los pobres de Jesucristo (1992).

Además, en 1974 fundó y puso bajo su dirección el Instituto Bartolomé de las Casas para apoyar a las personas de bajos recursos.

Entre los premios que ha recibido están La Legión de Honor por el Gobierno Francés en 1993 y el Premio Príncipe de Asturias por sus logros en el campo de las humanidades en el año 2003.

 http://www.rpp.com.pe/2009-06-03-universidad-de-yale-entrega-doctorado-a-sacerdote-peruano-gustavo-gutierrez-noticia_185644.html#postComment

FUENTE: RPP.

Ver cabeceras