TE VI EN TV.


 

Anoche estuve jugando un rato con el control remoto de la TV y me quedé en un canal nacional chiquito, pero cuyo panel me interesó por el tema y porque reconocí a Ronald, hermano de mi amigo Luchín. Trataba el panel donde también estaba Héctor Vargas Haya, sobre cómo nos ven a nosotros los peruanos en el extranjero a través de la televisión y de allí se generalizaba algo hacia los medios.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dijeron sobre la imagen que nos hacen fuera. La mala imagen, trabajada por los mismos peruanos. La imagen deplorable creada por una “conductora” de televisión, que estuvo prisionera en un estudio, lugar desde el cual grababa sus programas para Miami. Programas de gran éxito allí que mostraban un Perú totalmente distorsionado y muy de acuerdo con los deseos distractores de quien sabemos.

Líos fueron y vinieron, dimes y diretes destinados a levantar ratings alicaídos y a vender más programas. Una imagen fabricada a pedido. El Perú, los peruanos, no somos así.

Luego conversando, pasaron revista a otros canales y dijeron lo que es cierto. Las noticias policiales dominan los noticieros en general y los muertos, las violaciones y el desorden casi total nos hacen ver como un país violento y con habitantes que parecen más bien una pandilla de retrasados mentales con alguno que otro sinvergüenza que se aprovecha de la situación. Somos maestros en el arte de destacar no lo bueno sino lo peor.

Este tema que es la primera vez que veo en televisión debería hacernos reflexionar. No ganamos nada con mucho dinero, con exportaciones que crecen y que el país vaya adelante. Si nuestra imagen está por los suelos, no hay –concuerdo con eso- Machu Picchu que nos salve. Todo lo conseguido con esfuerzo y tesón se pierde por uno o dos estúpidos que saben que lo bizarro y negativo llama la atención y lo utilizan para sus fines. ¿Donde está el Estado, me pregunto yo con los panelistas de ese programa, que no endereza las cosas donde puede? ¿Dónde estamos los peruanos que no protestamos masivamente y decimos que en el Perú suceden cosas buenas muy seguidas que no tienen que ver con un “boom” económico que suele ser pasajero y beneficiar a uno pocos?

Me parece bien que pongamos al aire este tema. Escribiría mucho más y de hecho lo haré, porque –repito- los peruanos somos como todo el mundo. O mejores a veces.

EL TIEMPO DE LAS GRACIAS.


Es tiempo de dar gracias. En primer lugar, por la vida, porque seguimos aquí, mucho más activos de lo que esperábamos.

Es tiempo de dar gracias a la familia y a los amigos. A todos los que han hecho posible que hoy pueda estar escibiendo esto. A quienes creyeron en mí y en las posibilidades que habían y que a mi me parecían tan pocas. Es tiempo de dar gracias y demostrarlo poniéndose mejor cada vez y con la ayuda de Dios y de todos, ir volviendo de a pocos, si no a la normalidad total, sí a ése estado totalmente positivo, donde las dificultades se ven como vallas en una carrera que hay que correr deportivamente.

Creo que no voy a decir más sobre esto, porque no tengo el derecho a hacerlo. Gracias, muchas gracias.

Lo digo públicamente. Gracias!

LO MEJOR ESTÁ POR VENIR.


Siempre hay algo más allá.

Podemos hacer la “extra mile” que los gringos proclaman y llegar más lejos que todos. Los ejemplos sobran en el mundo.

Sucede que no queremos, nos quedamos tan tranquilos y solemos quejarnos cuando no todo sale a nuestro gusto.

Hemos hecho de nuestra parte?

Lo que hemos hecho es lo mejor que podemos?

Muchas veces nos gana el cansancio, el desánimo o la autocomplacencia. Es entonces cuando todo se va a la basura.

Es entonces cuando vemos todo negro… Y es culpa nuestra.

De nosotros depende.

El viejo “estado de ánimo” cobra una importancia inusual. Hace la diferencia y nos permite ver que lo mejor está por venir.

Las cosas no tienen color. Son del color con el que las mires. Tenemos en las manos el futuro y buscamos fuera, lo que está dentro.

Porque dentro de nosotros está. Es ése “estado de ánimo” con el que enfrentamos cada acto.

Si esto suena a autoayuda barata, no es sino lo aprendido. Lo que ha tomado largos meses de idas y vueltas, hasta hacerse carne.  Puede sonar muy sencillo. Pero es que las cosas sencillas valen más. Como la sal.

Seguiremos, si me quieren leer.

 

 

DE REGRESO.


Hola! Hace muchísimo tiempo que no escribía. Seis meses. Es una eternidad si estás casi hemipléjico, ves cada vez peor y hablas mal. Pero las ganas de vivir se mantienen y estoy aquí, peleando con las letras y con una memoria frágil que no me deja hacer tiradas largas.

Es lo que hay y a aguantarse… Ahora estoy flor con relación a cinco o tres meses atrás. Me han ayudado todos: desde los que lo hicieron porque son amigos, los médicos y la familia. Dejo a Dios para el final porque sin El nada hubiese sido posible. Ni el infarto, ni la familia, ni los médicos,  ni los amigos. Ni yo mismo.

Seguiré luego, porque todavía me canso un poco (falta de entrenamiento, que le dicen. Hasta pronto y gracias por leer.

PERRO RESCATA A PERRO


Mi amigo Christian Mac Lean publicó este video en su Facebook.

Lo busque y hallé en Youtube para compartirlo a través del blog.

Reflexiono acerca de la capacidad que los animales tienen y que parece ir mucho más allá de lo que creemos. Por lo pronto, la frase del filósfo: “Mientras más conozco a la gente más quiero a mi perro” no sólo cobra una vigencia inusitada sino que se convierte en un axioma.

Es muy hermoso el video.

FUERZA CHILE!


Bligoo.com

La tragedia de Chile sólo provoca dolor, al igual que la de Haití. Lo sentimos profundamente en el Perú porque además de hermanos, son los vecinos de la casa de al lado a quienes conocemos desde siempre. Por éso hoy, con el desastre que sigue creciendo, desde este solitario blog quiero -como uno de tantos- pedir ayuda para Chile y su gente, colocando una dirección a la que pueden dirigirse en Internet para colaborar: www.chileayuda.com

Gracias por hacerlo!