EL SER HUMANO PONE EN PELIGRO LO QUE ÉL MISMO HIZO…


He visitado en mi país, Chan Chan varias veces y he sido testigo de cómo hay grandes esfuerzos de conservación que se suelen estrellar en la estupidez de algunos que graban sus nombres , fechas, mensajes u otras tonterías en los muros de este inmenso monumento histórico, creyendo que así la posteridad se acordará de ellos: y sí que lo hará, porque están pasando a formar parte de la historia mundial de la infamia.

 

😦  😦

Manolo.

 

foto:peru.com

 

a través de Ruinas de Chan Chan

Anuncios

HISTORIA PASAJERA


PLAYA

Algo estaba flotando en el mar, pero la luz del amanecer engañaba. No había forma de distinguir bien lo que era, que avanzaba lentamente, en paralelo a la playa.

Cuando hubo más luz, pudo ver que era como una choza y alrededor de ella había unas figuras que se movían. Poco a poco el sol fue definiendo la visión y pudo comprobar que la choza estaba sobre algo que flotaba y las figuras eran gente.

Nunca había visto algo así y de pronto aparecieron puntos que al acercarse, resultaron ser otras chozas que iban sobre el mar.

Corrió para avisar a los que aún dormían y pronto todos estaban en la playa, mirando anonadados a las chozas flotantes que cada vez eran más. Señalaban y se juntaron con temor a lo desconocido. Era la primera vez que en el mar veían chozas como las de su aldea, más atrás de las dunas. Los más viejos pensaron en prodigios de niebla y los chicos se entusiasmaron sin entender.

La flotilla de balsas siguió pasando en su viaje de ida.

En la más adornada y grande iba Túpac Yupanqui, pero ellos, los que miraban, nunca lo sabrían y quedaría para siempre el cuento de las chozas que flotan.

Era 1465, según el modo de contar de los que vendrían luego en casas que flotaban también,  y que ellos lo alterarían todo.

 

 

MACHU PICCHU: LA PUNTA DE UN ICEBERG LLAMADO PERÚ


MACHU PICCHU

Cuando se piensa en el Perú, se recuerda de inmediato la ciudadela inca que saltó a la fama desde que la “descubrió” Hiram Bingham. Machu Picchu se pierde entre las nubes y el misterio. Es como un barco inmenso que surcara los tiempos desde que sus constructores pusieron la última piedra. Es una de las maravillas de la humanidad.

Sin embargo el Perú es mucho más (aunque esto suene a frase hecha) porque cuando los incas llegaron, en el territorio existían numerosas culturas a las que dominaron, otras que no pudieron sojuzgar y muchas que existieron, floreciendo, antes que ellos vinieran.

Dicen, que en mi país, donde uno rasca un poco, encuentra los vestigios de los que nos precedieron. Es verdad, porque la inmensa existencia de “huacos” (vasijas de arcilla con formas diferentes y para distintos usos) repartida por los museos del mundo, que está en los museos del país y en innumerables colecciones privadas, es testimonio de un pasado muy rico que se interna en la Historia.

Recuerdo haber ido, de chico, con mi clase del colegio, a la zona de Cajamarquilla, cerca de la ciudad de Lima y en la excursión encontrar unas ruinas a flor de tierra. Entre ellas había trozos de vasijas, pedacitos de tejido y huesos. Me llevé un cráneo como “recuerdo” y al volver a la casa y mostrárselo a mi padre, él le dio vuelta y me señaló la parte occipital, mostrando lo que llamó “un hueso más”, que en realidad era una división que se llama el “triángulo occipital” o “el hueso de los incas” que al parecer los emparenta con alguna cultura asiática (lo que se usa para confirmar la llegada a América de los hombres, cruzando el estrecho de Bering, que queda entre Asia y Alaska) o según alguna publicación, con los extraterrestres, por una momia descubierta en Cusco, (que se creyó de un niño, al principio, pero parece haberse comprobado que se trata de los restos de un adulto, con órbitas inusualmente grandes, pequeña estatura -50 cm.- y cráneo triangular).MOMIA FOTO RPP

Mi “descubrimiento”, que guardaba celosamente en una caja, no sé dónde andará ahora: estuvo enterrado por siglos y en muy poco tiempo se perdió, víctima seguramente de alguna empleada de casa, supersticiosa, a la que no le pareció bien que conservara “la calavera de quién sabe quién”.

El Perú es una fuente inagotable de historias y misterios que superan largamente a las emblemáticas ruinas por las que se le conoce generalmente, y esta es solo una anécdota intrascendentemente personal.

 

Foto momia: RPP.

 

 

 

ATROPELLO HISTÓRICO


A los peatones los atropellan cada día: unos mueren, otros quedan maltrechos. Sucede en todas partes y en todas las épocas desde que hay vehículos.

Muy pocas veces se conocen atropellos que tienen una importancia histórica, como el que nos relata la noticia:

 Faraón Tutank.

“Científicos británicos creen haber resuelto el misterio que durante milenios ha rodeado la muerte del faraón egipcio más famoso, Tutankamón, n pudo haber fallecido a los 19 años, atropellado por un carruaje. Esa es la conclusión a la que llega un estudio de la Egypt Exploration Society, cuyo contenido completo será revelado próximamente en un documental de la cadena de televisión británica Channel 4.

La investigación revela que los restos del llamado “faraón niño “presentan heridas similares a las que produciría la colisión con un carruaje” a los medios el director de esa sociedad, Chris Naunton.

El científico también cree que la momificación de Tutankamón resultó fallida, a juzgar por las evidencias de carne carbonizada halladas en un examen forense de sus huesos realizado por el antropólogo Robert Connolly en la Universidad de Liverpool en 1969.

Howard Carter, descubridor de la tumba en 1922, y su mecenas Lord Carnarvon ya advirtieron entonces de que el cuerpo del faraón presentaba misteriosas señales de quemaduras, extremo confirmado por Connolly en sus pesquisas.
El antropólogo también logró determinar a través de pruebas químicas que la carbonización de la carne se produjo dentro del sarcófago cuando los aceites de embalsamar entraron en contacto con el oxígeno y las telas.
Esta reacción sometió el cadáver de Tutankamón a temperaturas superiores a los 200 grados centígrados y explica, en parte, otro de los misterios que han rodeado al faraón: es el único que fue encontrado sin su corazón.
Con todas estas pruebas sobre la mesa, Naunton ha trabajado con el Instituto Forense Cranfield para llevar a cabo una “autopsia virtual” y volver a analizar los traumatismos que presenta la momia.

Las heridas de Tutankamón han sido comparadas en un ejercicio de simulación en computadora con las que provocarían el impacto de un carruaje.

El resultado apunta a que el vehículo chocó contra el faraón mientras se encontraba de rodillas, lo que aplastó su pelvis y empotró las costillas contra los órganos vitales.”

 

FUENTE: RPP.

 

¡ESTO ES PENSAR DISTINTO!


Robótica S.A. Referencial

Pocas veces nos ven así.

Copio completamente este artículo, porque siento que por una vez no son las desastrosas noticias, la promocionada gastronomía  nacional u otros lugares comunes lo que nos señala. ¡Vamos, Perú! (perdón por el chauvinismo).

 

Perú usará drones para proteger su patrimonio cultural

POR JJ VELASCO

26 DE AGOSTO DE 2013.

Cuando se habla de los drones o vehículos aéreos no tripulados, normalmente solemos pensar en la flota de aviones no tripulados de Estados Unidos que se usan en misiones de vigilancia y también de combate. Afortunadamente, no siempre los drones se aplican en estos escenarios y existen iniciativas que usan estos vehículos para la protección del medio ambiente o vigilar playas atestadas de bañistas (y alertarles de la presencia de un tiburón). Siguiendo esta senda de usar los drones en causas nobles, un grupo de arqueólogos de Perú ha decidido aprovechar esta tecnología para luchar contra el expolio y el maltrato de los yacimientos arqueológicos de Machu Picchu.

La idea, francamente, es interesante y es buen ejemplo que demuestra que el uso de drones no siempre es militar. De hecho, no es la primera vez que se utilizan vehículos aéreos no tripulados en yacimientos arqueológicos y, por ejemplo, se han usado previamente para tomar fotografías aéreas o para escanear una zona geográfica y crear un modelo 3D basado en capturas aéreas. Ahora, el objetivo es usar los drones en tareas de vigilancia con el objetivo de proteger yacimientos arqueológicos de posibles expolios o malos tratos provocados por la explotación minera (sin control) o por efectos de la especulación urbanística (sin respetar el entorno o hallazgos arqueológicos).

¿Y por qué usar drones? Según los responsables de la iniciativa, la economía de Perú ha crecido una media del 6,5% anual en la última década y esta activación de la economía ha provocado que aumente la actividad del sector minero y de la construcción (y esta actividad no siempre ha sido respetuosa con los tesoros arqueológicos del país). Según los arqueólogos, aún se está trabajando, cerca de Lima, en los restos de una pirámide de 5.000 años de antigüedad que fue dañada por una constructora que primó su negocio frente a la preservación del hallazgo y, cerca de la ciudad Pre-Inca de Yanamarca, la actividad minera dañó unas estructuras de piedra de esta ciudad; por tanto, necesitan medios para poder evitar que este tipo de sucesos se sigan produciéndose.

El Ministerio de Cultura de Perú es uno de los impulsores de esta idea que, además de proteger los yacimientos arqueológicos, tendrá también como objetivo la documentación fotográfica (y con modelos 3D) de todos los lugares por si, alguna vez, hubiese que emprender tareas de restauración. El Gobierno correrá con los gastos de adquisición de los drones y, de esta forma, se agilizarán los plazos de inspección de un lugar para determinar si un hallazgo arqueológico puede paralizar o retrasar una obra o cualquier otro tipo de explotación comercial.

Según los datos del Ministerio de Cultura, Perú tiene alrededor de 13.000 yacimientos arqueológicos a proteger y solamente 2.500 están bien protegidos y delimitados; un reto en el que los drones tienen mucho que aportar para agilizar el trabajo.

 

Foto referencial: Robótica Internacional 

FUENTE: ALT 1040

 

PEQUEÑO DESCANSO


 

Hasta el próximo jueves.

Una semana de descanso para que leer no sea aburrido.

¡Hasta entonces!descanso

LA DESTRUCCIÓN DEL PARAISO


 

 

huacaparaiso Imagen www tv peru.gob.pe

imagen: www tvperu.gob.pe.

 

Empresas inmobiliarias decidieron “ampliar terrenos construibles”  y no encontraron manera más expedita y fácil que destruir para empezar una pirámide de más de 5000 años de antigüedad, para seguramente después continuar con las otras doce del complejo arqueológico protegido llamado “El Paraíso”.

La noticia ha saltado fronteras y mares denunciando lo que está sucediendo. Porque lo que aquí pasa no es en algún escondido punto del país (lo cual sería igual de malo, censurable y pasible de pena) sino en Lima, capital del Perú, este país donde parece que cualquiera puede hacer lo que quiere. Y digo que “cualquiera” aunque en este caso se tiene registradas las razones sociales de los vándalos y se conoce los nombres de quien los representa “legalmente” (¿es legal representar delincuentes?).

Es una muestra más de que el pasado no importa y tampoco la historia. Interesa el lucro y para obtenerlo las barreras no existen.

Me da vergüenza tener connacionales  de esa calaña. Me da vergüenza que alguien maquine esto y me avergüenzo de los operadores de las máquinas que hicieron tabla rasa de un pasado común  y que, es inútil decirlo, pertenece no solo a los peruanos sino a todo el mundo.

¿Qué está pasando aquí? La respuesta será “nada, lo de siempre” y pronto la terrible noticia será olvidada y de pronto, conforme pase el tiempo se venderán los lotes ganados en forma totalmente delincuencial, registrados por una institución desavisada o corrupta (no digo que lo sea, por si acaso alguien quiera acusarme por ser difamador), comprados, revendidos mucho más de una vez y allí se construirán casas y edificios, sobre el terreno en el que los antiguos vivieron, enterraron sus muertos y adoraron a dioses que hoy, para las religiones, son ídolos.

Lo que unos ojos malignos miran como un pampón con restos de construcciones y tierra, es donde hace cinco mil años caminaba lo que hoy es nuestra nación.

¿Qué hacer? La respuesta es compleja: para empezar lo que falta es lo más importante de un país; educación se llama.

Educación que trae conocimiento, respeto y que entrega valores poniéndolos en el lugar que corresponde. Y es que parece que no se quiere empezar. ¿Será porque un pueblo educado es un obstáculo para lograr lo que de otra manera no se conseguiría?

Tener un ministerio es solo poner curitas en el cáncer. Las raíces del mal se hunden en nuestra historia de colonia y república. Será así hasta que alguien, en algún momento decida que vale más un pueblo educado que cien años de lucro.

La destrucción de “El Paraíso” es una muestra más que aquí “no pasa nada” y que hablar sobre eso no es noticia, porque no es “positivo”.  De pronto, lo que se obtenga de esta acción ilegal será juzgado así. Total… ¡si se construye casas!