VACACIONES


anteojos

Escuché en las noticias que la recientemente confirmada alcaldesa de Lima, había dicho que se tomaría unos días de vacaciones. De inmediato algún periodista agarró al vuelo el tema y comentó. Su presencia desde el lunes en la Municipalidad desmiente el hecho, pero si lo expresó, fuera de que las merezca, es un error que indica que hay temas que pueden ser banales, pero serán mal recibidos. Saltan como una mancha en un vestido acabado de lavar.

Estoy seguro que ella cuidará al milímetro de sus acciones, pero ocurre que volvemos al tema de ser dueño de lo que callas… No es cuestión de “políticos” sino de personas normales y corrientes el cuidar lo que se dice para no terminar de mala forma. Si el tema de los revocadores es que no hacía nada,  estas declaraciones abonarían en un sentido que estoy seguro ella no comparte en absoluto.

La ciudad es en este momento un gran oído, no solo los ojos fijos de la observación. Como dicen en las películas, “todo lo que usted diga puede ser utilizado en su contra”. A curarse en salud.

 

NO GANÓ EL SÍ


Pies pirata

Escribo esto cuando los resultados oficiales de la votación de ayer, al parecer favorecen oficialmente al movimiento que planteaba que a la alcaldesa de Lima debía  terminar el período para el cual fue elegida.

Hemos asistido y participado en un proceso que no solo debería dejar de repetirse en el Perú, porque aunque esté sancionado por una ley, ha demostrado fehacientemente que no funciona como se creyó en un principio. Muchas voces sensatas se opusieron a que se diera, pero no fueron escuchadas. El resultado además de los ejemplos nefastos que pueblan el país, ha tenido que ser este sainete- porque de otra manera no se le puede llamar- que hemos vivido.

Bajo la capucha de la “voluntad popular”, escondidas ambiciones maniobraron para hacerse del poder perdido y continuar medrando. Quienes debían informar además de hacer, solamente hacían. El vacío de comunicación fue llenado con medias verdades y mentiras, con omisiones y silencios por los que están acostumbrados a ganar aunque sea engañando.

Dicen que los huevos de gallina se venden y no así los de pata, porque la primera cacarea y anuncia. La población debe saber, MERECE saber y no se puede confiar en que los hechos van a sustituir a las palabras, sino que estas TIENEN que acompañar a los primeros. Una población desinformada, informada a medias o mal informada verá solo lo que otros quieran mostrar: el ejemplo de Lima es evidente.

Y lo que queda claro es que no se pueden tomar decisiones si no se tiene en cuenta la opinión, pero vuelvo al tema, la opinión informada.

Hay algunos que se van y otros que se quedan. Suena a “vuelta a empezar”, a un “borrón y cuenta nueva” que no es tal, porque lo que marcha hay que seguirlo, pero esperamos que con la lección aprendida. Duramente tal vez, pero es que cantar un triunfo ahora y celebrar victoria, es lo peor que se podría hacer porque solo se ha ganado una batalla y las fuerzas contrarias se reagruparán y volverán de nuevo: habrá otras batallas porque el mal no descansa, solo toma aire.

 

EL CORAZÓN DEL SÍ


images

Una vocera del “SI” tuvo un problema al corazón que le impidió participar en el “debate”;  el motor de la revocatoria tuvo un problema al corazón que lo obligó hace un tiempo a internarse en una clínica (curiosamente la misma en el caso de los dos). Parece que el “SI” está sufriendo del corazón. Es decir, del centro de sí mismo.

Eso no es novedad realmente, porque a todas luces se ve una inconsistencia en las idas y venidas de aquellos que dan la cara. Sin embargo el “verdadero corazón” no parece estar afectado, salvo que como siempre utilice la callada por respuesta y mire a otro lado, disimulando la patada que dio.

Dirán que “El corazón es un gitano” refiriéndose a que hoy pueden estar aquí y mañana allá; lo cierto es que el mayor índice de fallecimientos en el mundo, lo provoca el corazón.

Joseph Conrad escribió “El corazón de las tinieblas”. Mejor cuidarse.

NO IR


ACTA

Lo ocurrido anoche hace que hoy mi post, al tratar el tema, sea muy corto porque en el tan cacareado y esperado “debate” entre los representantes del “NO” y el “SI” resultó un fiasco. Primero porque no fue “debate” ni tenía visos de serlo cuando cada uno empezó leyendo y al no presentarse quienes debían exponer parte de las posiciones de un “SI” que pidió en todos los tonos una confrontación de ideas.

La gente del “NO” dijo lo que tenía que decir y la solitaria defensora del “SI” presentó una serie de acusaciones que luego fueron luego rebatidas u obviadas. Fue una muestra de lo que nos espera con un “SI” revocador: la ausencia, por decir lo menos.

No aparecer a una confrontación por ellos exigida y habiendo aceptado las reglas oficiales para luego decir que se quería “silenciar” su voz y echarle la culpa al Jurado Nacional de Elecciones, desnuda de nuevo su orfandad de motivos, carencia de argumentos y esta vez en un evento esperado y que la TV transmitió “en vivo”, impidiéndoles así hablar de “manipulación”, que previsiblemente el “SI” amenazó ya con denunciar.

“Esto es el SI  ¿qué les parece?” podría ser su eslogan prestándoselo del partido que hoy los acompaña.

Este ha sido el remate de la crónica de una desgracia anunciada. Que se puede evitar.

 

 

MASCARÓN DE PROA


FIGURA PROA SEA CLOUD MARCO

Servía para embellecer a los barcos o para asustar. En un tiempo fue parte del integral del barco y en otra era una pieza adicional.

Estaba destinado a “parecer” pero no  a ser. Era, si lo queremos, una metáfora. Detrás estaba el verdadero buque con sus intenciones.

Algo similar encuentro en estos días en que la campaña en contra y a favor de la revocatoria se agudiza. Los mascarones de proa han perdido su efecto y es que la verdadera identidad se nota.

Ya se cree saber, porque de un lado han izado la bandera negra con la calavera y las tibias cruzadas: resulta otro engaño, pues en verdad son corsarios que buscan el botín para otros que los patrocinan.

Piratas o corsarios, gente fuera de la ley que entrará, si la dejan,  a saco en la ciudad para arrasarla y poner a uno de los suyos que funja de dirigente. Atrás, los verdaderos titiriteros contarán su botín y buscarán más. Los titiriteros que prefieren una retaguardia que da sombra, cobijo y creen, anonimato.

¿POR LAS PURAS?


Pinta

No parece ser amor al chancho si no a los chicharrones que este puede dar. Claro que para obtenerlos hay que matar al chancho, pero los muchísimos millones de chicharrones jugosos (verdes, si no me equivoco) serían un botín apreciable para quienes están detrás de que “la tía Susana” y los 39 regidores se vayan a su casa, dejando la cancha libre.

Digamos que hay “razones de peso” (como cuando no hace algún tiempo en el Perú si se quería cambiar una cantidad grande de dólares, los devaluados billetes nacionales no se contaban, se pesaban) que convierten en urgente  hacer alharaca y lanzar infundios e invectivas. El “miente que algo queda” está siendo aplicado en el mejor estilo.

Definitivamente el color verde es el color de la esperanza y están tratando por todos los medios amalgamarlo al verde de los dólares que los contratos prometen.

Por supuesto que la verdadera “ganancia” será para unos cuantos: los demás se tendrán que contentar con fideos y algaradas.

No es por las puras que se quiera un despelote general. No es por las puras que no se ofrezcan alternativas. Es por los verdes, porque las opciones cuestan: hay que pensarlas y cuando se realicen, compartir: ¡Ahí está el detalle! como diría Cantinflas.