“¡SONRÍA, LO ESTAMOS FOTOGRAFIANDO!”


“¡SONRÍA, LO ESTAMOS FOTOGRAFIANDO!”

 

 

Fuente asat org. pe.

Las papeletas con fotografía que testifica la infracción, popularmente llamadas “fotopapeletas” han emergido a la protesta ciudadana que ve esta imposición de multas de tránsito como una manera de “recaudar” dinero a costa de los choferes y citan infinidad de casos en que las mencionadas multas se aplicaron en situaciones imposibles, como aquella en la que el vehículo “infractor” estaba guardado. Pareciera ser que algo raro hay en todo esto. En definitiva, como dicen “cuando el río suena es porque piedras trae”.

No es el caso de ciertos choferes de transporte público que acumulan papeletas y liquidan a la gente  en cualquier esquina, impunes totalmente. También eso es raro: que sigan manejando y no sean ni impedidos de hacerlo, ni vayan a la cárcel, continuando con su sembrío de víctimas mortales; quejándose además que los multen y promoviendo “paros”.

Son dos casos distintos y el olor es de miasmas. ¿Parte estrecha del mismo embudo para unos –los menos- y ancha para otros –los más? Huelen mal los asuntos del tránsito: un monstruo con distintas cabezas, de las cuales ninguna parece tener responsabilidad alguna.

Reforma es lo que se está pidiendo a gritos.

Acabar con los casos de dolo administrativo, unificar criterios bajo un solo timón y devolver autoridad a las autoridades que la perdieron y ahora son burocracia dorada, postes uniformados y ventanillas negras de recepción de plata.

Tiene que venir alguien que interprete el “¡basta!” que resuena, no como una chanza. El juego donde nadie tiene responsabilidad ni culpa debe acabarse ya. No podemos seguir viviendo en una ciudad donde el “ampay me salvo” sea la realidad de “autoridades” que miran fijamente donde las moscas vuelan. El tema de las “fotopapeletas” es una desvergüenza, como lo es el de los malos choferes impunes.

La factura nos va a llegar a todos en muy poquito tiempo:

Este río que suena y piedras trae, se puede desbordar.

Foto: asat.org.pe

 

 

 

 

 

Anuncios

LIMA REAL: SE ESTÁN ROBANDO UN PUENTE


El puente Balta, sí ese que todos conocemos y por el que más de una vez hemos pasado, se lo están robando de a pocos. Lima ya no solo es la meca de la gastronomía, del caos vehicular mayor del mundo según un documental norteamericano, sino que también debe ser la única ciudad donde un puente va desapareciendo poco a poco porque se lo roban. En el tema de la inseguridad ciudadana, ni los puentes están seguros: vigas y planchas de metal deben acabar en alguna fundición gracias a le desidia las autoridades y a la audacia tranquila de los ladrones que cuentan con la despreocupación total de quienes deberían velar porque esas cosas no pasen.

Construido durante el gobierno del presidente Balta, entre 1870 y 1872, ha resistido todo este tiempo y se ha vuelto irresistible para los sinvergüenzas que creen que una obra pública es propiedad privada (de ellos, pues) y se la llevan para venderla a chatarreros a los que solo importa la “chatarra” sin preguntar de donde viene,  o a inescrupulosos individuos que buscan arabescos de hierro para “adornar” alguna construcción de una Lima moderna y huachafienta.

Las llamadas de alerta ya son varias, conforme este, más que centenario monumento, va desapareciendo. Alertas que no escuchan los que sí deberían oír y actuar.

Es una triste imagen de la ciudad que crece desordenadamente sin importarle para nada su Historia. No le importa la Historia, no le importa la gente, no le importa que el caos se la coma, la basura la apeste y las ratas de cuatro y de dos patas caminen libremente.

Es un tópico ya, pero si Sebastián Salazar Bondy viviera, vería que su “Lima la horrible” es tan solo un reflejo de esta Lima actual.

¡Hagan algo, se están “tirando” el puente!

Foto: RPP.
Fuente RPP

PEQUEÑO DESCANSO


 

Hasta el próximo jueves.

Una semana de descanso para que leer no sea aburrido.

¡Hasta entonces!descanso

EL TREMENDO JUEZ


Tremendo

No se sabe si reír o llorar con la sentencia emitida por un juez que parece tener más trastienda que una bodega de barrio. En todas partes han mencionado sus problemas que se evidencian al leer los inconexos pensamientos que trata de hilar en su pomposo escrito. Salta de un lado a otro y hace citas que contienen un error por lo menos. Con ímpetu justiciero (es un juez, pues) arremete contra quienes cumplieron su deber y en el afán del perdonavidas dice “respetar la voluntad popular” y no sacar de su puesto a la alcaldesa.

Lo que ha hecho es atraer como un imán la atención de todos, ha sido entrevistado por la prensa y ha “dicho su verdad” en la televisión para quien quiera oírlo y verlo, claro.

Da tristeza que la miseria humana se exponga de tal modo y que asuma que otros podrán modificar su fallo. Sabiéndolo trató de gritar fuerte y aparecer como una especie de Robin Hood criollo que será “derrotado”. Derrotado, no por los demás que ríen abierta o encubiertamente, sino por la misma Justicia, cuya imagen está vendada y de la cual se dice que es ciega, pero nunca que es tonta.

VOLVER AL PASADO


20130128-caos-_basura_y_delincuencia

Mucha gente piensa que “todo tiempo pasado fue mejor” sin darse el trabajo de mirar lo que sucede a su alrededor y avizorar en algo el futuro.

A través de un juez que adelantó opinión y como diría Cervantes “de cuyo nombre no quiero acordarme”, se retornará a un estado de cosas que ya creíamos superado.

Lo de “La Parada” no termina y como dije en un post anterior, la Hidra renueva cabezas, porque el incentivo es muy grande. El poder que parece llamarse Poder Perjudicial, falla en favor del caos, la suciedad y el desorden. Falla en favor de quienes agreden a Lima y a sus ciudadanos, haciéndonos creer que “la justicia actúa”, sin importar que con una institución como esa los narcotraficantes salgan de prisión impunemente, los asesinos caminen por las calles y la delincuencia ponga en jaque a la sociedad.

La ambición personal, el dinero como acicate y la absoluta falta de vergüenza logran este “volver al pasado”. A un pasado nefasto donde el crimen impera y bajo capas de mugre y desperdicios se esconde lo peor. ¡Pobre nuestra ciudad! Estará condenada mientras no se mate a la Hidra, porque cortando sus cabezas solo se logra que le nazcan otras nuevas. La corrupción es la Hidra a la que hay que matar. Urgentemente.

LA HIDRA


hidra-lernaean 

A la alcaldesa de Lima quieren llevársela de encuentro de todas maneras. Buscan cualquier pretexto y excusa para lograr que se vaya a su casa. No les importa haber perdido una votación ciudadana, ni que sus intenciones se descubran. Hay mucha plata de por medio y grandes ambiciones para un futuro que ellos quieren acelerar. Ambiciones que se esperanzan en más dinero y poder que esperan va a generar aún  más plata. Se mueven todos los hilos posibles y ya no importa la visibilidad acusadora con tal de lograr el objetivo que pensaron lograr y se les escapó porque la ciudadanía decidió respaldar a la decencia.

Ahora resulta que un abogado suspendido por no pagar sus cuotas al Colegio de la Orden y los dejados fuera de un negocio turbio entre otros, piden que “por justicia” la alcaldesa se vaya. ¡Altoparlantes de escondidos parlantes?

Son los coletazos de ese dragón infame, de esa hidra maligna a la que le crece una nueva cabeza cuando otra es cortada. Son los coletazos de un sistema corrupto que se niega a morir.

Enarbolan su “triunfo” si llegan a vacar a regidores. ¿Un triunfo sobre qué o sobre quién? Sobre el ciudadano corriente, sobre usted y sobre mí. Consideran y declaran haber “ganado”, pero curiosamente babean por más. Es que saben que el trofeo preciado fue defendido y sufren al ver las arcas alejarse. Sufren porque saben que no podrán medrar. Sin embargo volverán a intentarlo.

VACACIONES


anteojos

Escuché en las noticias que la recientemente confirmada alcaldesa de Lima, había dicho que se tomaría unos días de vacaciones. De inmediato algún periodista agarró al vuelo el tema y comentó. Su presencia desde el lunes en la Municipalidad desmiente el hecho, pero si lo expresó, fuera de que las merezca, es un error que indica que hay temas que pueden ser banales, pero serán mal recibidos. Saltan como una mancha en un vestido acabado de lavar.

Estoy seguro que ella cuidará al milímetro de sus acciones, pero ocurre que volvemos al tema de ser dueño de lo que callas… No es cuestión de “políticos” sino de personas normales y corrientes el cuidar lo que se dice para no terminar de mala forma. Si el tema de los revocadores es que no hacía nada,  estas declaraciones abonarían en un sentido que estoy seguro ella no comparte en absoluto.

La ciudad es en este momento un gran oído, no solo los ojos fijos de la observación. Como dicen en las películas, “todo lo que usted diga puede ser utilizado en su contra”. A curarse en salud.