RODODENDRO


El niño oyó la palabra “rododendro” y de inmediato pensó en un ratón grandazo, con un par de incisivos de dibujo animado, sonrisa ladina y con ojitos negros …

Así se llamará el ratón para la tarea que me dejaron en el cole, sobre el personaje que prefiero, del reino animal …”, dijo para sus adentros, después de pegar en su cuaderno el dibujo que encontró, mientras le hacía con cuidado, usando una regla, el marquito rectangular para que su trabajo escolar se viera bien bonito …

Ya en la clase, fueron presentando uno a uno sus trabajos a la maestra y cuando le tocó su turno, orgulloso, mostró su personaje; la maestra lo miró, hizo un mohín y le preguntó: “¿Por qué le pusiste el nombre al ratón de una especie del reino vegetal, de un arbusto…?”, mientras tachaba el nombre; el niño se la quedó mirando y no supo que responder, porque pensó que mejor hubiera puesto que se llamaba ratón, nomás.

Imagen: https://www.alamy.es

ESPIRITUFLÁUTICO


La primera vez que escuché esa palabra, fue a Ricardo Blume, y desde entonces supuse que era una palabra inventada, pero veo que se le da la acepción de “delgado” o “flaco”, tal vez por lo asociación con una flauta y el espíritu, que es inmaterial… También he leído que se usa para decir que alguien es “tonto”, que está “distraído” o “ido” …

En el blog “https://notasbiblia.com” encuentro lo siguiente:
“Supongo que tienes una gran pregunta al leer el tema de esta reflexión, ¿qué o quién es el Espiritufláutico? Los que estamos relacionados con el trabajo de las iglesias y eventos cristianos, solemos llamar Espiritufláutico a aquellas personas que hacen las veces de los escribas y fariseos de la época de Jesús, es decir, son aquellos que tratan de relucir su “santidad” frente a otros, aunque ellos no estén del todo bien.”

Y para no “hacerla larga”, buscando, buscando, en el blog “https://journals.openedition.org dice, como resumen, que es “el miedo a lo femenino: Estereotipos acerca del homosexual en los discursos institucionales mexicanos, finales del siglo XIX, principios del XX.”

Hay más, pero por ahora sufi.

Imagen: https://www.unionguanajuato.mx

CAMINANDO POR EL CAMPO


Hay un grupo de personas a mi alrededor que camina y va en la misma dirección que yo, lentamente, en silencio. Parecen absortos en sus pensamientos …

Es el campo y puedo adivinar los verdes, el cielo plomizo, las tapias por entre las que pasamos, algunas encaladas de blanco …

El camino sube y subimos todos, despacio; hay una reja que abren para que pase la gente, que lo hace de manera ordenada y avanzamos. Al parecer hemos llegado, nos detenemos y siento que todos miran hacia mí: El cortejo me rodea …

Mi cortejo fúnebre.

Imagen: https://www.xtrafondos.com

CASI


Es una palabra que define aquello que estuvo a punto de suceder, de ocurrir, pero por alguna razón que se conoce o desconoce, no pasa …

La vida está llena, plagada diría, de “casis”, de posibilidades que se desvanecen y a veces dejan un recuerdo que se traduce en un “y si …”, que puede abrirse a un universo de posibilidades, al que no tenemos acceso real, sino a través de lo que llamamos “especulaciones”, plural de una palabra que significa “Meditar o pensar con profundidad en términos puramente teóricos, sin ánimo de aplicación práctica”, lo que nos remite a la palabra latina “speculum”, que es “espejo” en español,  y es como se le llama al espejo que usan los médicos para examinar y ver el interior de la boca, por ejemplo …

El “speculum” es pues un espejo, y en él las imágenes se ven “volteadas”, como podemos comprobarlo si nos miramos en uno de tamaño grande, es decir que la izquierda es la derecha y viceversa … Curioso el lenguaje, porque parecemos ver lo que no sucedió y lo adivinamos, pero dado vuelta; o sea que un “casi”, podría ser “isac”. Esto, por supuesto, no tiene ninguna aplicación práctica, a no ser que la “i” sea mayúscula, le agreguemos una “a” y se convierta en un nombre masculino, pero eso sería, como dicen, “rizar el rizo”.

Imagen: https://www.conmishijos.com

ROCHE CON “R” DE RICHARD


El recién nombrado embajador del Perú en Venezuela, señor Richard Rojas García, (que suma cuatro eres –las de Richard, en su nombre y el primer apellido y la de García, en el segundo-), es un tema de esos que, en jerga, se llama “rochoso”; es un “roche” para el gobierno nacional, o sea da vergüenza, o debería darla …

Tal vez se diga que cuatro erres en nombre y apellidos, “cuatrijustifican” que el señor sea embajador, porque esta palabra termina con ere (y las cuatro eres del señor Richard Rojas García, son más y para mejor, dos son mayúsculas, no una sola erecita minúscula y al final, como en “embajador”.

  Por si fuera poco, el canciller (una sola ere) Oscar Maúrtua De Romaña, tiene solamente tres eres en sus nombres y apellidos y una sola es mayúscula o sea que de acuerdo a la “lógica de las erres”, no debería ser ni embajador ni canciller, pero da la casualidad que es diplomático y aunque la palabra no tenga eres ni por asomo, resulta que califica para ambos cargos. Pareciera que es una cuestión de eres, como roche, rochoso, Richard, Rojas y García.

Al señor (con ere), lo nombraron embajador en Panamá y desde el país del istmo, no dijeron nada por un mes, lo que en “diplomatic language”, significaría “no” o un cortés “no se oye padre” …. Sin embargo, ahora va como representante oficial peruano para Venezuela, pero resulta que la fiscalía está pidiendo su impedimento de salida del país, porque es investigado por un asunto dinerario sospechoso …

Pero si de eres se trata, ni Venezuela ni Panamá tienen eres en sus nombres, pero como son Repúblicas, Cantinflas diría… “¡Ahí está el detalle!”.

Imagen: https://www.deperu.com

Nota: Cuando es una “r” mayúscula, o está al empezar la palabra, se “duplica” fonéticamente, acentuándose el sonido (o sea que “suenamás importante…)

BAJO EL SOMBRERO


El sombrero es una prenda de vestir. Puede ser deportiva, formal y de trabajo. Protege del sol en general (algunos especialmente), abriga la cabeza, puede ser fieltro, de paja o hasta de plástico. Se usaba mucho, formalmente, pero desapareció del uso común (ahora algunos todavía lo llevan, es cierto); visualmente, al prolongar hacia arriba la cabeza, hace que quien lo tiene puesto, parezca más alto …

Hay una obra teatral de 1851, que se titula “Un sombrero de paja de Italia”, del autor francés Eugène Labiche, que fue adaptada al cine por el también francés, René Clair, en 1928 y después en Checoslovaquia y Rusia, pero esa historia trata de un sombrero de mujer …

Hace muchos años, cuando el sombrero era un “must”, para las ceremonias existía el de copa o “tarro”, que tenía su versión plegadiza, el “clac” (onomatopeya del sonido que hacía el mecanismo, al “achatar” el sombrero). Es todo un símbolo el “sombrero de mago”, que es precisamente uno de copa, del que se sacan “mágicamente”, conejos o palomas y es bien conocida la frase “sacar conejos del sombrero”, que alude ciertamente a los magos y a su profesión artística …

Típico es el “sombrerote” de los charros mexicanos, tradicional el que usa la policía montada del Canadá, popular el de los “cowboys” norteamericanos.  Hubo también sombreros “hongo”, el “canotier” francés, al que en español se le conocía como “sarita” y los espías de las historietas los usaban, así como el detective de ficción Dick Tracy …

La educación y la cortesía indicaban (y creo firmemente que lo hacen aún), quitarse el sombrero a modo de saludo, o sin hacerlo, tocar levemente el “ala”; la educación también decía (y sigue diciendo) que no se debe tener el sombrero puesto en un lugar cerrado o bajo techo (una habitación, por ejemplo), ni tampoco prenda de cabeza alguna (un gorro). Comer con sombreo es algo impensable, a no ser que se haga al aire libre (esperando que, si hay viento, no haga que se vaya volando) …

En el campo, es una costumbre llevar sombrero de “ala” ancha, como dije antes, para protegerse del sol y que puede servir de abanico, en caso necesario …

Ahora bien, “ajo del sombrero”, por lo general hay una persona, que tiene cabeza; esta contiene un cerebro y dentro del cerebro, se generan ideas, esperanzas, sueños, deseos, fantasías y todo lo que hace que un ser humano, sea precisamente eso; lo correcto es un adecuado balance entre las ideas, los deseos, las esperanzas, los sueños, la fantasía y algo que es MUY importante, que se llama REALIDAD. De cómo se perciba esta y se organice todo lo demás, en forma coherente, dándole la verdadera importancia que tiene, va a depender la conducta de quien lleva el sombrero …

Para terminar, creo que el sombrero no “hace” al hombre, pero lo vuelve visible y es de esperar que debajo, no esconda nada …

Imagen: https://www.tiempodesanjuan.com