DUELO DE JIGANTES


La jiga es un baile de origen irlandés, de ritmo muy acelerado y también, el nombre se escribe “giga”, pero entonces el título de este articulito sería “Duelo de Gigantes”, que es una película con Marlon Brando y Jack Nicholson, dos verdaderos gigantes del cine, lo que da sentido al título del film y que seguramente eso decidió la elección de ambos protagonistas.

Pero después de aclaraciones –necesarias para justificar el uso de la “J” en este título- volvamos al baile, pero esta vez al baile/duelo que vienen protagonizando incansablemente el Ejecutivo y el Legislativo peruanos, que de ninguna manera son gigantes sino minúsculos personajes que se mueven aceleradamente, en una competencia boba y que francamente, ya cansa, por lo repetitivo y tedioso: dan vueltas en círculos, cruzándose a veces, mezclándose de vez en cuando, agarrándose a puñetes, patadas  y… ¡Ni siquiera entretienen!

Algunos-los más- “bailan al son que les tocan”, que no es otra cosa que el tintineo de las monedas y el “run-run” de los billetes que meten apurados en sus bolsillos; mientras tanto, el país se desarma, los ciudadanos, cansados de lo mismo, caminan entre escombros en busca de un Perú, que, a pesar de sus problemas, era un país. Ahora sobre las ruinas, la polvareda que levantan los pies de los bailantes, no deja ver y uno se tropieza, cae, y maldice a la oscuridad polvosa, a los “jigantes” y a la señora o señorita –esa de antiguo oficio- que los parió.

Imagen: https://es.123rf.com

Anuncio publicitario