MÁS BUENO QUE EL PAN


Era definitivamente bueno y tenía una paciencia de santo.

Sin hijos, se prestaba gustoso para cuidar sobrinos y muchas veces a estos y a sus amiguitos …

Su casa siempre era bulliciosa y él, desde un sillón, miraba a los mocosos travesear, correr, saltar y por supuesto, pelearse de vez en cuando.

Nada parecía alterarlo y es que tampoco nadie sabía de su secreto, y era que, en el cajón de su mesita de noche, dentro de una pequeña caja plástica, guardaba los audífonos que le permitían escuchar algo, porque era recontra sordo y la sonrisa que le bailoteaba en la boca, era de satisfacción por serlo.

Imagen: https://www.directoalpaladar.com.mx

Anuncio publicitario