PEPE ROBOT


Pepe es un robot que piensa.

Es una maravilla que no tiene brazos, piernas, ojos ni boca; Pepe es un cerebro electrónico, digamos una computadora diseñada y creada para hacer lo que el cerebro humano hace: pensar.

Gracias a una “alimentación” inmensa de datos de todo tipo, su programa, ante una solicitud, realiza el proceso de pensar, es decir de buscar datos en su “archivo”, seleccionarlos, compararlos, validarlos, unirlos a otros datos “de la misma familia” para construir el pensamiento, ese que, expresado en ideas, y que, gracias a su complicado sistema, se convertirán en frases que a su vez se convertirán en párrafos de correcta ortografía, párrafos y frases que podrán componer un aviso publicitario, en respuesta a lo pedido y que sea único, brillante, atractivo y eficaz …

Pepe habrá hecho su trabajo en seis segundos y de “yapa” producirá una ilustración ad-hoc a todo color, igualmente original y única como el texto; si es aprobado, lo enviará a la red, a los sitios y en las fechas previamente seleccionados por él mismo …

Fin del sueño. O de la pesadilla de un anunciante y de un redactor publicitario: sueño feliz para el primero y pesadilla horrenda para el segundo …

Sí es un sueño/pesadilla que puede producir el tema de la “inteligencia artificial” en este asunto de la publicidad; un sueño/pesadilla que puede haber llegado ya, o no estar muy lejano, porque todo parece ser cuestión de tiempo.

La ciencia ficción se ya se está volviendo ciencia nada más desde hace un tiempo y como dicen, el futuro nos alcanza y promete convertir en pasado muchas cosas …

Imagen: http://www.vdibrasil.com

Originalmente publicado en mentemochilera.blogspot.com

Anuncio publicitario

EL PROBLEMA ES EL PROBLEMA


Lo que podría parecer un juego de palabras, es una realidad problemática que parecería no tener solución porque se compone de una cadena sin fin de hechos –problemas- que se alimentan unos a otros y que, si fueran música, compondrían un “ritornello” macabro …

¿Dónde empezó todo esto…? ¿Cuál fue el punto inicial de esta situación catastrófica que a ojos vista no tiene solución posible …? ¿Por qué estamos en este túnel oscuro donde no se vislumbra –aunque sea lejana- la luz de una salida …?

Hay muchas teorías, pero tal vez la más cierta sea que siempre fue así y que no nos dábamos cuenta –o no queríamos enterarnos- porque nos sentíamos cómodos (con esa “comodidad” que da la ignorancia) y vivíamos distraídos por futilidades, que, como fuegos artificiales, nos llamaban la atención, hasta que de pronto… ¡fuego! La pirotecnia, entretenida y alegrona, produce incendios incontrolables que amenazan a todos, nos damos cuenta de la indefensión y de que estábamos viviendo en una muy conveniente “realidad paralela” ignorando olímpicamente la “realidad real” …

Roba, pero hace obra”, “nadie se va a dar cuenta”, “no importa…”, “déjalo así nomás”, “es lo que hay”, “a lo hecho, pecho”, son frases corrientes, que se dicen invocando un conformismo suicida que hoy nos presenta la factura …  Y ahora… ¿Qué hacemos? ¿Quién podrá salvarnos, si el “Chapulín Colorado” ha muerto…?

Imagen: https://www.calesan.cl