EL PODER Y LOS DELINCUENTES


Un delincuente es muy peligroso y si el delincuente tiene poder, es mucho más peligroso porque puede llegar a ser letal. Es decir, a matar.

¿Por qué es más peligroso un delincuente con poder? Porque el poder adquirido o “conquistado”, lo protege. Se auto-protege.

En todas partes existe un “poder delincuencial”, pero cuando estos buscan o consiguen detentar el PODER, con mayúsculas, además de peligrosos se vuelven impunes, porque lo invaden todo y anulan cualquier posibilidad de ser investigados, reprimidos y castigados …

El “poder delincuencial” se extiende ominoso, como una sombra maligna y poco a poco va adquiriendo “normalidad”, “carta de ciudadanía”, ante la incapacidad –culpable o no- de quienes son los llamados a imponer el orden …

Esta incapacidad de reacción, parece que “ataca” en general y no se hace nada. ¿Estamos en un “laissez faire, laissez passer”, o sea en ese “dejar hacer, dejar pasar” que nos lleva indefectiblemente al abismo?

Imagen: https://steemit.com